La ilusión de ser la excepción

Publicado en Nov 19 2014 - 9:34pm por Álvaro Bonilla

Hace unos días en mi escrito sobre la infidelidad publicaba lo siguiente: 

¿Qué pasa si alguien se lanza de un séptimo piso de un edificio? La lógica nos dirá que se matará o que quedará al menos bastante deteriorado, quizá con daño cerebral y paraplejia. Quizá sí, alguien, alguna vez, se habrá lanzado de un séptimo piso y no le habrá pasado más que un esguince de tobillo, pero esa es la excepción, no la regla. No puedes tomar decisiones estúpidas solo porque creas que tú eres la excepción, cuando la lógica te indica que todos los componentes involucrados llevan al desastre.

Y pienso que requiere un post completo porque la gran mayoría de errores en la seducción, corazones rotos, ilusiones destruidas y lágrimas derramadas se da por que creemos eso de que “a mí no me va a pasar eso”, “esas cosas no me pasan a mí”, “yo seré la excepción”, “yo la haré cambiar”, “conmigo será diferente”. 

Una de las cosas que realmente me hartan es cuando como terapeuta (y acá quiero remarcar el rol de terapeuta, porque en coaching es diferente) es cuando llega alguien y te dice lo que quiere hacer y tras un largo diálogo llegamos a demostrar que es evidente que hacerlo sería un error, sería una enorme equivocación, y la persona concluye, allí, que también sería un error hacerlo. 

Pero termina haciéndolo. 

Exactamente lo que racionalmente sabe que es un error termina haciéndolo. Casos tengo por montones, desde una conocida con la que concluimos que después de dos semanas de conocer a alguien no podía casarse al mes siguiente con él, cosa que terminó haciendo para divorciarse dos años después, y luego otra conocida que tras decirle de forma argumentada que su pareja parecía cuanto menos homosexual siguió con ella meses y llegó a comprometerse con él, una cliente que comprendió lo tóxica que sería la relación con un hombre en proceso de divorcio y continuó la relación hasta ser vomitada de la misma en el momento en que su enamoramiento estaba en el punto más alto y, para terminar los ejemplos,  otro cliente que tras hacerse consciente de lo inconveniente que sería seguir humillándose por sexo siguió haciéndolo hasta que logró ser humillado tan cruel y dolorosamente que terminó con la autoestima destruida. 

Mientras veo cómo estas personas se estrellan contra el frío cemento, como terapeuta me pregunto siempre por qué, por qué vemos un campo minado y decidimos vendar nuestros ojos y pasar por allí a ver si no nosotros salimos sin ser heridos.  

Así es la naturaleza humana de contradictoria sino mira la siguiente evidencia: pensar que eres la excepción es tan riesgoso como lanzarte a una autopista de 10 carriles con el semáforo en verde y esperar no ser atropellado, y tu creyendo que no te va a pasar nada PERO, por otro lado no eres capaz de aproximarte a una mujer, lanzarte por un beso o ser directo con ella. 

¡Absurdo mundo¡

¿En qué situaciones esto es un tópico común? A continuación van:

1. Deseo de ser el salvador de una mujer tóxica, dañada, espinada o de dudosa reputación, y pensar que contigo podrá ser diferente, podrá cambiar, rehabilitará sus caminos, 

2. Intención de quitarle la novia a un hombre y esperar que ella te sea fiel

3. Buscar ser su amigo primero para que una vez conociéndola bien puedas luego tener una relación romántica o sexual con ella

4. Pensar que aunque en una relación que no hay atracción, deseo  y amor saldrá adelante, y que esa situación se revertirá por arte de magia

5. Creer que porque ella te gusta a ti eso automáticamente implica que tú ya le gustas a ella

6. Pensar que cuando ya te has equivocado con ella hasta el punto de haber sido etiquetado como “intenso” o “desagradable” puedes hacer algo para revertir la tendencia

8. Salir con una mujer que ha sido infiel en sus relaciones anteriores y pensar que contigo será fiel

9. Dar terceras, cuartas y quintas oportunidades luego de una infidelidad

10. Pensar que podrás seducir y sacar de una relación a una mujer enamorada y satisfecha

11. Establecer una relación con una mujer que acaba de terminar una relación afectiva y pensar que va a hacer “reset” y que la relación funcionará a las mil maravillas

12. Comprometerte con el “amor de tu vida” luego de muy poco tiempo de conocerla

La Seducción Inteligente implica aprender a tomar decisiones sabias, que ahorren en términos de economía, emociones y tiempo, e implica optimizar las acciones para sacar los máximos resultados, lo cual implica un poco de cálculo frío y no dejarte llevar sólo por las emociones, por el instinto o por las ganas de ser amado, aceptado o simplemente tener sexo. 

Uno puede pensar que puede ser la excepción, y ese engaño mental es el que guía estos comportamientos altamente irracionales, el mismo engaño mental que padecen las personas que compran la lotería esperando ganársela aunque las probabilidades son absurdamente ínfimas. 

Si estás en alguna de las situaciones descritas tienes que pensar estratégica y racionalmente tus acciones y revisar las tendencias de lo que puede ocurrir. Puedes actuar contra la corriente es tu decisión, luego no te quejes de las consecuencias. Si vas a lanzarte al menos, al menos, protégete de alguna manera, no te mandes de forma suicida a la boca del dragón.

¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima!