¿Qué es ser un “tipo malo” para una mujer?

Publicado en Feb 9 2015 - 7:48pm por Álvaro Bonilla


Ya hace 8 años había escrito de esto. Pero hoy día me dicen a diario “Naxos, a las mujeres sólo les gustan los hombres malos. Es increíble que sólo estén pendientes de los hombres que las tratan mal”. Incluso en los foros y en mi grupo son frecuentes las preguntas del tipo “¿Cómo hacer para ser un tipo malo”. Y básicamente es el reclamo de hombres que se autodenominan buenos y que desean tener mayor impacto en la mente femenina. Y están cansados de recibir rechazos y para ello optan por desear volverse malos.
Y vaya si es una transición realmente difícil.
Yo mismo he trabajado con muchos que llegan a mi consulta y el objetivo que se plantean es “quiero ser más malo porque la verdad es que soy muy bueno con las mujeres y me rechazan o se aprovechan de mí”. Y la verdad es que cuando los miro me veo a mí mismo hace unos años, casi llorando cuando veía que las mujeres sufrían por lo que yo llamaba los tipos malos. Y yo era el que o las consolaba o las veía irse a lo lejos en la moto con ellos (metafóricamente hablando).
Me preguntaba, pero por qué las mujeres buscan hombres así. Es más, muchas de ellas me decían que yo era el hombre perfecto, que yo era el hombre que elegirían para casarse, pero eso era lo que pensaban y otra muy diferente lo que hacían. Y ni ellas mismas se lo podían explicar. Sufrían, lloraban, y no sabían porqué.
Lo que descubrí es que estos hombres despertaban en ellas un DESEO IRRESISTIBLE. Era increíble el grado de control que estos hombres lograban en estas mujeres.
Aprendí con el tiempo a discriminar varias cosas:
1. Mujeres tóxicas que buscaban hombres bastante dañados porque ellas también estaban bastante dañadas, y lo que en últimas obtenían eran relaciones tóxicas, donde ambos eran un par de infelices.
2. Mujeres normales que simplemente sentían mayor magnetismo, atracción y deseo hacia hombres más complejos.
Decisiones, todo son decisiones. ¿Qué piensas que era lo que yo quería? Pues mujeres normales y equilibradas que buscaran hombres más complejos, lo que se ha llamado el “tipo malo”, pero que no es el delincuente, o el tóxico, o el rey del autosaboteo, o el maltratador del punto 1.
Mi meta siempre fue el equilibro y el balance y porqué tener una relación tóxica cuando lo que yo deseaba era placer, diversión, crecimiento, pasarla bien, compartir, etc. No quería una relación de maltrato psicológico, de tragedias, de drama, ya la vida tiene de por sí mucho drama y dificultad como para añadirle más drama por cuenta de una relación dañina.
Por aquella época fue que descubrí a las mujeres espinadas y a las mujeres tóxicas, y pude ver cómo eran sus sutiles formas de seducción y cómo atrapaban a hombres buenos como yo. Era increíble su mecanismo, que ya he explicado aquí y aquí.  Y pude ver que despertaban en mí al salvador y al redentor y que yo tenía un tipo de personalidad bastante convenientes para caer en aquellas trampas.
Pues ¿qué te digo? A base de dolor y tener que padecer algunas relaciones con mujeres así, más mi experiencia en psicología clínica pude desarrollar un cierto radar para estas mujeres y sobre todo pude distanciarme de mí mismo y pude ver los mecanismos que estas mujeres activaban en mí y básicamente me hice libre de él. Es como descubrir a un ladrón interno que te roba, cuando lo descubres simplemente estás alerta.
Pasé a desarrollar admiración hacia las mujeres equilibradas y sanas. Y estando con ellas, pude ver su gusto por los hombres “complejos”, y pude ver en mi compartir con mujeres de toda clase, educación y proyección lo que ellas piensan de nosotros. Y pude identificar cuáles son los rasgos que para ellas representan un tipo bueno/neutral y un tipo malo/complejo/atractivo y son los siguientes:
1. Las mujeres quieren que tomes decisiones, así de sencillo. He visto como muchas de ellas examinan el criterio y el carácter de un hombre, en muy pequeñas decisiones. Y desean ver en ti decisión y determinación, no importa el resultado, que te equivoques o aciertes, sino que decidas, que no te enredes, que no seas burocrático y actúes rápido.
2. No quieren ver ningún rasgo de dependencia, es decir, no quieren ver que dependes para hacer las cosas de tu mamá, de tu papá, de tu jefe o de ella misma. Necesitan ver que eres un hombre libre y que tomas tus decisiones de acuerdo a tu conveniencia, sin pedir permiso y sin poner tu vida en manos de otras personas.
3. Desean ver en ti un hombre sexualmente adulto, ya lo habíamos hablado acá. Pero desean ver en ti un hombre determinado en su vida, en los lugares a los que vas a ir, pero también en tu búsqueda del sexo y del placer CON ELLA. Es decir, desean que seas decidido a la hora de buscar los encuentros sexuales y sobre todo que te muestres rápidamente como un hombre sexual con ellas, claro está, una vez tengas conexión emocional o al menos hayas despertado atracción.
4. Desean ver en ti un hombre intenso, ocupado, tremendamente curioso, innovador, creativo y que está sediento de aventuras. A ver ¿qué crees que prefiera ella? Un tipo de corbata, con maletín, oficinista, que trabaja de 8 a 6, y los fines de semana ve fútbol y está el domingo todo el día en casa o el tipo que tiene un trabajo apasionante, no importa lo mucho que trabaje pero disfruta de lo que hace, que tiene aficiones, deportes, que te puede invitar a un vino caliente en su casa y que él mismo cocinará un salmón teriyaki, y te muestra en su casa fotos de sus viajes, videos divertidísimos y que improvisa una salida a una ciudad cercana  para pasar el fin de semana?
Si te identificaste con el oficinista y con que estás muy cansado y tensionado para hacer otras cosas, necesitas espabilar y darte cuenta que estás vivo, que tienes que vivir la vida mientras dure.
5. Buscan hombres optimistas y guerreros. Los tipos buenos usualmente viven pequeñas o grandes tragedias personales, se les nota heridos, se les nota como que necesitan a mamá para que les cure las heridas. Esto les hace ver a las mujeres que ni siquiera puedes cuidarte tu mismo y resultas poniendo en ellas cargas que no desean cargar, porque es mucho para ellas, porque te ves débil, porque te ves que te vas a quebrar por dentro. Y al ver eso descubren que más que una mujer tú necesitas una buena amiga, y para eso estarán.
6. Buscan hombres que ante las dificultades, las cosas inciertas, las cosas duras, y las dudas, simplemente las cuenten pero tomen decisiones pronto. No los quieren ver confundidos, por mucho los quieren ver preocupados y tensos pero siempre enfocados en encontrar la solución, en hacerlo mejor si pierden, en seguir pedaleando y caminando.
Una cosa es decir: “no se qué  hacer… estoy desesperado… estoy es muy duro… no sé qué hacer… necesito ayuda”. Y otra muy diferente es decir “tengo tres opciones… estoy dando pasos inciertos… pero he pensado en esta solución y la haré, he buscado x recurso que puede ayudar y pues nada hay que seguir adelante y ya te contaré cómo me va”
A ver ¿con cuál te quedas tú?
7. No buscan directamente e intencionalmente algo serio, es decir, no se le notan las ganas de controlar una relación o una mujer, se muestran impredecibles, incluso incontrolables, y son ellas las que terminan buscando una relación seria con ellos y tratando de concretarlos. Ellas pierden generalmente el interés cuando te notan preocupado por formalizar o por concretar, y como consecuencia se preocupan cuando tú no das señales de para dónde va eso, allí te posicionas de manera diferente en su mente.
8. Buscan un hombre que las trate como un igual, no que las veas como un ser superior llegado de las nubes. Cuando las tratas como un igual, cuando ellas notas que eres auténtico con ellas, que no te da pena ser como eres despiertas un mayor atractivo que cuando le juegas al decente, al bien hablado, al niño bueno. Cuando las molestas, hablas como eres, no disimulas nada de tu verdadera esencia ellas descubren algo de autenticidad que les da una gran confianza. Ellas no quieren que seas perfecto, simplemente que estés orgulloso de lo que eres.
9. Buscan un hombre que no les de garantía de nada, aunque incluso estés en una relación necesitan un hombre que las saque de la zona cómoda, que las desafíe, que siempre tenga una parte nueva, desconocida, apasionante, que cada día descubran algo nuevo de él, de su pasado o de lo que quiere en su futuro. Buscan un hombre adicto a reiventarse,  a moverse, a no estarse quieto en la vida. Un hombre que ellas quieran amarrar y que el no se deje. 

10. Buscan un hombre con un marco mental abundante, y que en el tema de mujeres también las conciba como abundantes. Este hombre a primera vista no parece ser tan fiel como ellas quisieran, por lo cual se activa el factor impredecible que dispara el deseo. 

11. Dicen las cosas como son. Son directos, no se hablan con rodeos, y usan las palabras más coloquiales y burdas para hablar de las cosas. No soy muy adornados, son francos, directos, incluso cortantes. No dicen cosas como “es que te deseo y quiero estar contigo”, más bien cosas como “te quiero comer toda y ver a qué te sabe (giño)”. Claro está todo ello tras la debida conexión y atracción. 
12. Buscan un hombre experto, un hombre curtido, con la piel dura, que se las sepa casi todas, que no les coma cuento, que  las ponga a dudar, que no tome su palabra como si fuera palabra de Dios. Un hombre que parezca que ha tenido una amplia experiencia con las mujeres, con el sexo, con el mundo, con lo bueno y con lo malo que hay en él. 
No buscan un niño asustado por lo malo en el mundo.
Buscan un sobreviviente.
Te reto a que en los comentarios pongas cuántos puntos tienes tú y en cuáles necesitas trabajar.
Para lograr esos puntos tu vida debe dar un giro. Y pues nada, el miedo a vender es el mismo miedo a abordar y seducir, y como ya no tengo ni uno ni otro, te recomiendo mi libro. Acá lo encuentras.
¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!