Reflexiones sobre el primer beso y ¿Qué hacer cuando te voltean la cara?

Publicado en Abr 6 2016 - 7:35pm por Álvaro Bonilla
Hoy voy a hablar de un tema que se ha movido mucho en mis redes sociales últimamente y es el del primer beso.
El primer beso que buscar darle a la mujer que te gusta.
O mejor aún ¿cómo pasar en una interacción a acercarte y besarla?
Por lo general somos los hombres los que tenemos que dar este paso. Incluso mujeres muy enamoradas pero tímidas no actúan aunque se sientan demasiado atraídas por un hombre si éste no toma la iniciativa.
Es importante decir que para dar un primer beso debe existir cierta temperatura y que la lógica de este paso no se da por el hecho de robar besos, o darlos cuando ella no se los espera. En este sentido el mejor de los primeros besos debe llevar anticipación, es decir, en la mujer debe existir la expectativa de recibirlo.
Recuerdo haber escuchado de muchas mujeres algo que para mí es curioso y es que “un beso no se le niega a nadie.”
La verdad es que sí, si no eres la persona adecuada créeme que una mujer te volteará la cara.  Ya más adelante te ilustraré sobre qué hacer cuando una mujer te voltea la cara.
Por ahora centrémonos en cómo generar esa temperatura. Y se genera basado en conexión y tensión sexual. Muchos creen que es absolutamente necesario que exista contacto físico, lo que se ha llamado Kino o lo que se llama “escalar físicamente”, no necesariamente. Por ello cuando me dicen “me volteó la cara” mi explicación más lógica es que o el momento no fue oportuno o que malinterpretaste sus señales de reciprocidad.
Es posible, y sucede muchísimas veces, en las cuales es posible darle un primer beso a una mujer sin haberle tocado la mano o haber tocado su piel. De hecho, en muchos casos el supuesto mandato de “tocar” hace que se dilate ese momento y que se pierda el instante, porque en la cabeza de nuestro aprendiz hay un mensaje que le dice “debo tocarla más para estar seguro”.
La verdad es que casi nunca estás al 100% seguro de que una mujer te vaya a corresponder un beso y te puedes llevar una sorpresa, sobre todo en mujeres ambigüas, mujeres excesivamente coquetas que luego cuando les va a besar te dicen que les has malinterpretado, cuando en realidad te han mandado mil mensajes positivos. Son excepciones pero pasa.
Lo importante es que estés centrado y conectado con esa mujer. La gran mayoría de mujeres aunque no tomen la iniciativa para el beso si van a darte pistas, se van acercando, te van sonriendo, te miran los labios, y sientes que algo se está generando. Para muchos es un total desafío leer esta “tensión” en el ambiente, y por ello se confunden y dejar pasar oportunidades.
Yo puedo recordar todas las veces que dejé pasar la oportunidad de besar a una mujer. Las recuerdo porque algo en mí me decía que era el momento, pero una voz interna me hacía dudar y me hacía temer un rechazo. Y lo recuerdo porque repasando la escena era evidente que debería haber actuado, y lo recuerdo porque tenemos algo llamado “memoria emocional” y es una parte de nuestro cerebro que recuerda eventos cargados de emoción, y un evento semejante es propicio para dar un primer beso. Seguro que a ti también te ha pasado.
Repito muchas veces no es necesario tocar a una mujer para darle un beso, simplemente es tener una distancia de proximidad bastante cercana y lanzarte. Fin. Generalmente si ella te rechaza no lo hará diciéndote que “es que no me has tocado antes, es que quería que me agarraras la manito”, no, simplemente te dirán que no les atraes y ya.
Ahora bien, vamos a ver lo del rechazo del beso. Es algo que también pasa y muy seguido y no significa que hayas perdido todo. De hecho, aún tienes mucho juego. Me ha pasado que las mujeres voltean la cara, en muchos casos he descubierto que ha sido por un error de calibración mío, porque no ha sido el momento de besarles, porque no puedes ir hablando del clásico de futbol y luego zamparles un beso. Otras veces me di cuenta que era un acto reflejo de ellas, es decir, que aunque yo les gustara su reacción física instantánea era voltear la cara. Algunas también lo harán porque sienten que se les juzgará por dar un primer beso tan rápido.
Casi nunca se debe abandonar un proceso de cortejo porque te volteen la cara. Básicamente hay que tener presente que NUNCA debes disculparte, lo cual es una reacción automática de los hombres, y muy promocionada en las películas románticas de Hollywood, donde hay frases como “oh, lo siento”, “nunca quise….”. Y con ello es como si sacaras un par de tijeras y que quitaras tú mismo un testículo.
Las mujeres usualmente buscan cambiar de tema. En su lógica buscan ayudarnos a pasar la “incomodidad” y lo que hacen es seguir la conversación o algo así. Mi punto es el siguiente: si ya te has puesto en evidencia lanzándote por un beso lo que debes hacer es conservar el marco ¿cómo lo haces? Expresando tranquilamente que te gusta, que te atrae y que por eso te has movido. Usualmente las mujeres van a racionalizar su comportamiento, incluso te dirán que no les gustas, otras te dirán que era el momento, otras te dirán que fue muy rápido, otras que fue inesperado. No prestes atención a las palabras ni te dejes desanimar por ellas, es simplemente una racionalización, un discurso programado con anterioridad y que se dispara en esa circunstancia. Por tu parte simplemente enfócate en continuar.
Si bien, que te volteen la cara no es lo ideal, no te dejes avergonzar, no te dejes bajar el ánimo, continúa adelante. Luego de tomar el marco dirígelo tú mismo hacia dónde deseas, orienta la conversación a otro tema,  a lo que sea, pero sigue adelante. No te dejes tampoco ver frustrado o enojado, tampoco te victimices, ni le hagas creer que estás herido, eso solamente operará en tu contra.
Mi experiencia ha sido la siguiente: incluso en la misma salida, una hora o dos después vuelvo a subir la temperatura, esto es, sigo actuando de forma coqueta, de forma directa, y lo vuelvo a intentar. En mi experiencia 8 de cada 10 veces lo he logrado en un segundo intento. Es una estadística muy buena porque muestra que he calibrado bien, que he conectado bien, que he interpretado correctamente señales, que no me he equivocado en mi percepción de gusto hacía mí. Simplemente uso el rechazo para amplificar la tensión, el marco es:
“Ella ya sabe que le gusto, ¿vamos a ver qué hace con esto”
Y con ello voy mirando si hay nervios, si hay tensión en ella, voy observando su lenguaje no verbal, y voy avanzando en coquetería, en ser directo, sólo ella puede frenarme. Si no lo hace sólo significa que puedo seguir avanzando.
Luego de que me dan el beso en el segundo intento siempre les digo “eso estuvo intenso”. Es decir, yo le pongo el significado a lo que ha ocurrido, puede ser “intenso”, “excitante”, “mágico”, “sexy”. Y con ello llevo mi marco al significado del evento que luego será compartido. Te aseguro que cuando ella le cuente a sus amigas utilizará el marco de significado que le he dado.
Nunca la sigas besando “ad infinitum”, como si nunca hubieras besado a nadie. Algunos hombres se pegan y puede uno ver que las mujeres ya no cierran los ojos sino que simplemente esperan que dejen de chuparles los labios. Recuerda que aquí opera el principio de escasez de Robert Cialdini, y es que menos es más. Recuerda también SIEMPRE que tú terminas el beso, es más trata de calibrar si es ella la que quiere más, eso también es un fuerte indicador de atracción, incluso te muestra si puedes pasar pronto a otra fase.
Una buena conversación no basta como indicador para dar un beso, debe haber algo más, y ese algo es la conexión profunda, la tensión sexual, cercanía y algo en el ambiente que muestra que hay algo más.
Muy rara vez una mujer te va a salir con una escena, donde grite o te diga algo inapropiado, eso sólo ocurre cuando un primer beso está en el marco del abuso, del acoso o de la manipulación. Así que no imagines el peor de los escenarios y toma iniciativa, nadie te castigará por tomar la iniciativa, si fracasas, revisa cuidadosamente los puntos en los que te has perdido y a la próxima busca mejorar, sólo así podrás ser un maestro en este tema y amplificar tu porcentaje de acierto.
Por último te recomiendo ver este video donde se hizo el experimento de pedirle a 20 extraños que se besaran. Fíjate muy bien en el lenguaje corporal y en la timidez y nerviosismo que rodea todo. En últimas el beso es un acto íntimo, y por ello es importante que el contexto donde lo busques sea ante todo emocional.
Y acá hay uno más:
¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!