Hombres suaves y hombres fuertes

Publicado en Jun 9 2016 - 1:19am por Álvaro Bonilla

vivir la masculinidad

Hoy continuaré con una breve ampliación sobre la necesaria muerte del hombre bueno, aclarando algunos puntos que los lectores me han mostrado y algunas preguntas que ha suscitado el texto.
Hoy día es necesario la conexión de los hombres con su propia masculinidad, con las particularidades de su género, y ello nos expone a emprender un viaje personal dentro de nuestra propia psicología para hallar nuestro lugar particular en el mundo. El mundo actual nos ha vendido imaginarios de la masculinidad estética (parecer) que nada tienen que ver con la auténtica masculinidad (ser). Y se ha promovido una especie de “vergüenza” o “culpa” asociada al ser un hombre. Constantemente los medios de comunicación nos bombardean con la “ideología de género” según la cual ser hombre es malo, ser masculino es malo, y las fronteras entre hombres y mujeres cada vez deberían desdibujarse más, de tal manera que estaríamos frente a personas que se mueven entre los sexos, sin comprometerse con ninguno en particular. También se promueve el igualitarismo, según el cual hombres y mujeres son iguales, lo cual resulta en desconocer nuestras diferencias, comenzando por las evidentes diferencias anatómicas. Al hombre se le ha culpado de la guerra, de la muerte, de la violación y de todos los males de este mundo.
Esta cultura ha generado una búsqueda de lo políticamente correcto, que atenta contra la verdad. Hoy día no es posible decir algo que frente a las mayorías suponga un desafío, al contrario, es necesario callar, corregirse, pedir disculpas, ofrecer perdón, retractarse. La semana pasada Fox pidió disculpas ante un colectivo femenino que demandaba el poster promocional de la película “X Men Apocalipsis” porque mostraba al villano ahorcando a una mutante. La interpretación del colectivo es que era una incitación a la violencia  de género y que por ello era insultante. Si llegamos a esos extremos la ficción debería desaparecer, así como la literatura y deberíamos vivir en un mundo de fantasías infantiles donde se promovieran los valores más nobles. Irónicamente, quienes hemos visto esta película sabemos que quien al final vence al villano es una mujer quien de hecho es la más poderosa en el universo de los mutantes de Marvel.
El problema no es la queja como tal, cada uno tiene su interpretación, el problema para mí está en la cultura de la no argumentación, de no encarar el debate y simplemente pedir disculpas por absolutamente todo. Los productores de Fox, como sucede con muchos, prefiere no entrar en conflicto y disculparse, creando un precedente nefasto en esta cultura de lo políticamente correcto donde el principal perjudicado en este momento es el hombre, porque al ser denunciado o señalado por una mujer ya se supone que ella es la buena o la que tiene la razón o la que tiene la verdad y el malvado, mentiroso o equivocado es el hombre.
x-menapocalipsis-violenciadegenero
 
Sin embargo, una cosa es que se te intente castrar. Otra es que lo permitas sin decir nada o más aún ofreciendo excusas por ser un hombre.
Tras la revolución industrial hemos perdido tres elementos fundamentales en la construcción de nuestra masculinidad que nuestra particular psicología extraña:
1.     La labor de mentoría del padre: hoy día existe un vacío importante en las figuras paternas: son distantes emocionalmente, indiferentes, perezosas, mediocres, no cumplen su función inspiracional y en muchos casos sólo se les ve en las noches o los fines de semana.
2.     La distancia emocional con la madre: Las madres han adoptado el papel principal en la enseñanza y mentoría de los hombres y con ello sus hijos han cargado con el peso emocional de las madres abandonadas, de las madres auto sufiencientes, de las madres que se han distanciado del padre y que luego nos han adoptado a sus hijos como sustitutos. Los niños han crecido con un vínculo emocional demasiado cercano a sus madres y ese vínculo se ha mantenido a costa de la distancia del padre, absorbiendo los conflictos de la madre con el mundo masculino representado en su esposo.
3.     La pérdida de la masculinidad sagrada basada en rituales de iniciación, en la mentoría de hombres mayores (en la antigüedad llamados “ancianos”) y con ello hemos perdido la conexión con arquetipos masculinos como el héroe, el guerrero, el mago. Nuestra masculinidad es plana, basada en signos externos y no en características esenciales y es una masculinidad tremendamente débil, sumisa y suave.
Lastimosamente las alternativas que se han generado resultan incluso más nocivas. Por una parte está la exaltación del Macho Alfa, como un hombre arrogante, bravucón, matoneador, que no ha trabajado sus emociones, que no se conoce y que simplemente adopta una masculinidad postural que disfraza una enorme debilidad. Es la masculinidad hueca. Es la masculinidad del ruido, pero que omite la sabiduría del hombre, que disfraza de soldado a un hombre que no sabe lo que es ser guerrero y no sabe lo que es la guerra.
Por otra parte están los grupos MGTOW, que fundamentan su protesta en un profundo resentimiento que se huele a kilómetros. Son hombres en generar con una herida emocional tremendamente grande, con un nivel de rabia y dolor que ellos disimulan con la crítica a los patrones relacionales actuales y a las mujeres en general. Para ellos ninguna mujer es buena, ninguna mujer sabe amar y todas son enemigas naturales de los hombres, pues mantienen una “agenda oculta” para debilitarnos. Algunos logran ser algo más argumentados, pero sus seguidores son hombres que han encontrado una tribu para drenar su odio pero sin establecer puentes de comunicación con ellos mismos y con las mujeres.
El error del feminismo radical ha sido el divorcio de lo masculino, el repudio a lo masculino en la sociedad, a los hombres y a lo masculino en ellas. Lo mismo ocurre con los grupos masculinistas y con la secta MGTOW, verdades a medias, generalización, odio tribal, sectarismo, supramacismo, discriminación. Ambas son muestra de masculinidades o femeneidades que no se han comprendido, y que omiten el diálogo, pues sean feministas o masculinistas es imposible el diálogo constructivo sin que seas tratado de idiota, ignorante, traidor, etc.
Tras este análisis quiero proponerte cinco alternativas de trabajo personal que para mí son fundamentales en el trabajo con tu propia masculinidad:
1.     Cargar con la culpa: El hombre suave es una persona que siempre se siente más responsable y culpable de sus acciones. Es un hombre que siente que si hace algo genera daño o lastima a otros, sobre todo a las mujeres, y ello hace tremendamente pusilánime, pues teme tomar opciones. Uno de los rasgos propios de la masculinidad es la capacidad de ser decidido y avanzar y muchos hombres suaves y bondadosos sienten que sólo respirando ya dañan y causan dolor. La liberación de esta extremada sensibilidad y culpa es un trabajo personal muy importante, en el cual es necesario reconocer que las relaciones humanas y las decisiones harán felices a unos y provocarán dolor a otros, y eso es algo que hay que vivir si deseas una vida auténtica y libre. El hombre suave vive encadenado a los otros y sobre todo a las mujeres que dice amar.
2.     No ser consistente con sus propios deseos y necesidades: El hombre suave y bondadoso se olvida de sus deseos más egoístas, justamente porque siente que el egoísmo es malo, y evita reclamar lo que quiere, no quiere ser demasiado demandante, antes de pedir algo ya se excusa, advierte que lo que quiere quizá lo haga parecer egoísta y cuando logra reclamar algo para si lo hace con demasiados rodeos, evidenciando debilidad en su carácter. Tema relevante en cuanto a las mujeres se trata, mostrando rasgos demasiado blandos “cuando tú quieras”, “como tú te sientas cómoda”, “cuando sea tu momento”, “no quiero parecer egoísta”. Y con ello van cavando dentro de sí un hoyo lleno de resentimiento, fantasías y expectativas de que sus parejas adivinen lo que para ellos es deseable o placentero.
3.     Ponerse en último lugar: En relación con lo anterior el hombre suave o blando tiene una vocación de mártir y de sacrificio, y es allí donde es posible ver el impacto de una relación disfuncional con la madre. El hijo carga con la responsabilidad de redimir, para su madre y para las mujeres, a todos los hombres del mundo. Recibe el mandato de ser el mejor hombre posible y lo hace renunciando a lo que le hace masculino: renuncia a la dominancia, renuncia a la sexualidad activa, renuncia a su carácter, a su criterio, y se vuelve un conciliador y un empático que en actitud sumisa decide ir de último. Cree que hace lo correcto pero se añade sufrimiento al ver cómo los demás no se interesan por él y cómo ellos son prioridad para sí mismos.
4.     Reprimir los reclamos justos hacia otras personas: El hombre bueno a pesar de tener la razón no ha cultivado las habilidades emocionales para ser asertivo, para decirle en la cara y de manera firme a las personas que se han equivocado, no les indica que lo que le han hecho le produce dolor o sufrimiento. Deja a las personas impunes. Olvida la justicia y su masculinidad guerrera y olvida sacar la espada en ciertos momentos. Le teme a la espada y al hacha y busca siempre conciliar, perdonar, ser en extremo tolerante, no es capaz de expresar su enojo, su rabia con las personas que le han ofendido o le han hecho daño.
5.      Ser extremadamente correcto: Dentro de la cultura de lo políticamente correcto nuestro hombre se conecta con las causas femeninas y modera su propia personalidad para ajustar. Teme ser juzgado de machista, de anticuado, de ordinario y siempre posa de bien educado y de tremendamente tolerante y suave. Prefiere no discutir, prefiere no cortejar a una mujer, prefiere siempre decir “cómo te gusta a ti”, en lugar de “a mi me gusta así y así”. Prefiere aislarse y no enfrentar a esas mujeres que tanto le asustan, pues entre más ganan las mujeres espacios los hombres preferimos enclaustrarnos y vivir una masculinidad “Homero Simpson”, pues también los medios están felices mostrando a un hombre cada vez menos heroico y cada vez más torpe y estúpido.
No trabajar la masculinidad tiene un alto precio: un vacío emocional, una desconexión del propósito, un sentimiento de no tener energía vital para emprender, vivir relaciones sentimentales suaves  y sumisas o la soledad apegados al temor a lo femenino.
Hombres y mujeres debemos sentarnos a hablar, conocer cómo piensa cada uno, discutir si es necesario, pero no salir corriendo diciendo que el otro es el enemigo o que simplemente es un monstruo.
Aún más, no debes sentir que ser hombre te hace un monstruo depredador y un ser malo. Ser hombre, el modo en que te correspondió vivir tu existencia, es un modo de ser que debes honrar y vivir al máximo.
¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!
¡Hasta la próxima!
  • Anónimo

    Wow, Naxos! Este artículo es para leerlo siempre, esto me trasformará para ser un hombre mejor.

  • Anónimo

    Hola maestro Álvaro, pienso que es super de apoyo este post. Me encantaría que hicieras uno nuevo mostrando la antítesis de estos últimos puntos que caracterizan al hombre suave, pero potenciados a loq ue verdaderamente deberían ser los mismos puntos de forma positiva y masculina correcta, desde tu punto de vista psicológico..

    Saludos desde Honduras amigo!

  • Anónimo

    Acerca de este tema y su podcast en itunes, creo q es una genial tema para iniciar una serie, ambos escritos son sumamente especiales. Felicidades Maestro.

  • Anónimo

    Sabes, me facino tu texto. Es una obra imprescindible que debe leer todo hombre en la actualidad inmanente de la moda feminista; me gusto mucho tu obra, me hace recordar al súper hombre de Nietsche. Saludos, tenía hace mucho sin leerte.

  • Anónimo

    Hola Naxos. Como siempre completamente de acuerdo contigo pero me perturba que a pesar de lo claro que lo has dicho todavía hay comentarios llenos de odio y resentimiento. Usando términos despectivos y generalizando. Es una lastima que este post sea mal interpretado por gran cantidad de personas.

  • Anónimo

    Hola, Fernando Esposito. Yo fui la persona del primer comentario.

    Mi historia con el padre ausente fue, básicamente, que cuando él y mi madre se conocieron, ella quería algo serio, pero él no, y cuando vino el embarazo, él no se hallaba emocionalmente preparado para eso, y le sugirió abortarme. Ella se negó a hacerlo, y él huyó.

    Durante los primeros años de vida vivía con mi mamá, mi abuela y mi hermano mayor. El referente femenino siempre sustituyó al masculino. Eso es lo que hace que sea dificil relacionarse con las mujeres, debido a que tu mamá y tu abuela te van a decir siempre que "no debes jugar con los sentimientos de las mujeres", "que debes respetarlas", "que debes ser siempre un caballero y comprarles flores, etc, etc.", pero cuando ponías en práctica esos consejos, eras rechazado sin mayor contemplación.

    Y lo más curioso es que cuando finalmente encontrabas a una mujer, ¡qué casualidad! se parece muchisimo a tu mamá/abuela. Es como estar casado de manera inconsciente con ellas; a mí me pasó con mi primera novia. Era como tener a mi mamá al lado mio.

    Hay otra cosa: las mamás (y las mujeres) siempre te van a decir que les disgusta las mentiras. Pero ellas también mienten. En mi caso personal, siempre pensé que el papá de mi hermano era mi papá. A los 8 años era consciente de que solo tenía un apellido, cuando mi hermano tenía dos. Luego de un tiempo, el papá de mi hermano me reconoció como su hijo, pensando que efectivamente había sido hijo de los dos. Pero cuando regresé de un viaje que hice al extranjero, la mejor amiga de mi mamá me contó que en realidad mi papá biológico era el señor que le había sugerido abortar a mi mamá. Le pregunté a muchas personas la misma información y todos me la confirmaron. Pero mi mamá solo me contó la verdad hasta que la amiga de ella le dijo que lo hiciera.

    Entonces, lo que dice naxos es muy cierto: muchas madres solteras descargan en sus hijos los conflictos que tienen con el mundo masculino, sobre todo con el hombre que las abandonó. Es así como muchos hijos se quedan viviendo en el hogar paterno, con sus madres, sustituyendo ese rol. Pero de uno depende comportarse como un verdadero hombre, o quedarse viviendo a la sombra de un exceso de femineidad.

    Hoy vivo solo, me he independizado de ese hogar hace dos años. Guardo buenos recuerdos, pero tengo decidido seguir adelante con mi vida y reconectarme con ese patrón masculino que nunca tuve, utilizando otros modelos (que no sean tan MGTOW) y sobre todo, diciendo lo que siento y lo que pienso, sin restringirme y sin ser politicamente correcto.

    Espero te haya sido de utilidad.

    Saludos

  • Anónimo

    Excelente post naxos. He estado convencido sobre todo lo que dices desde hace diez años cuando descubrí a Camille Paglia. La doctora Paglia tiene razón cuando afirma que la psique masculina es inestable; la mujeres saben cuándo se han vuelto mujeres (la menstruación),los hombres teníamos en cambio nuestro rituales de iniciación:la cacería,la guerra, los batallas, etc. Que llevarte a una mujer a la cama por medio de la seducción es sin duda un gran aliciente para sentirte una vez más HOMBRE.

  • Anónimo

    Oh no, ya llego una feminista, ALERT!!! ALERT!!!

  • Anónimo

    Naxos: ¿Por qué razón no has desarrollado más el blog de seducción para Mujeres?

  • Anónimo

    Recuerdo un compañero de la U, intentando contentar en todo a su enamorada, le hacia favores de todo (parecia su mascota) hasta el bolso le cargaba, daba lastima verlo y aunque se le dijera lo estupido que se veia, el pensaba que hacia lo mejor para enamorarla bahh.

    En ocasiones mujeres me han pedido algun favor o les digo si algo me molesta de ellas, ellas solo se molestan o me dicen: antipatico, grosero blabla , pero muchas de ellas les gusta esa determinacion, caracter, no es ser grosero o no tener valores, solo amor propio.

    buen post naxos, cuando vi esa noticia de FOX pidiendo disculpas y retirando el muro con la imagen, senti pena ajena por ellos.

  • Anónimo

    naa aqui como que ya te dio yuyus verdad naxos? el anterior post parecia que estaba escrito por un general y este ya es escrito por un hippie (sin ofender pero es la verdad :/)

  • Anónimo

    Offtopic.
    Naxos debes de hablar con el administrador web de tu sitio, porque ya le hace falta modernizarse bastante, en primer lugar le faltan los famosos likes los cuales servirían de mucho para poder resaltar los temas que más interés suscitaron en tus lectores. Por otra parte también es necesaria la opción de poder citar los comentarios, ya que muchas veces son muy valiosos y quedan en el aire al ser anónimos.

    Ontopic.
    Reprimir los reclamos justos hacia otras personas: Considero que ese es mi punto con más prioridad a trabajar, en mi época de estudiante (entre los 13 y 20 años) sufrí bastante de bullyng (apodos y burlas acerca de mi obesidad), hoy por hoy también he sufrido de ofensas hacia mi persona pero muy pocas veces he tenido LOS HUEVOS de defenderme a tales agresiones, siempre escudándome bajo la frase YO NO QUIERO PROBLEMAS. Y debido a esto la gente que es pasadita de la lanza no me respeta y ve la oportunidad de molestar u ofender.

    Considero que he dado pasos importantes pero aún así me falta camino por recorrer ya que si bien es cierto tampoco busco respeto por miedo si busco que me respeten. Ahora Naxos yo te pregunto, ¿en que ocasiones es valido pelear por lo que es tuyo ? o es mejor hacerse a un lado? Te pregunto esto, porque en estos momentos me encuentro en una situación complicada de mi vida en donde si decido pelear por mis derechos mi madre puede salir muy perjudicada o inclusive poner en riesgo su salud y su vida. La verdad no se que hacer.

    Naxos, me ha pasado que cuando veo películas tipo Corazon Valiente o series como Espartaco, siento que recorre en mi una fuerza que mi impulsa a ser un héroe, un guerrero, pero después entra en acción mi parte razonable, y pienso, pero como voy hacer eso, eso es una película, es una serie, son actores, eso no es verdad, la sangre llama a la sangre, y poco a poco ese deseo de ser un guerrero se va diluyendo y termino como al principio siendo un cobarde. Naxos recomiendas este tipo de películas y/o series como posibles herramientas hacia el objetivo de lograr encontrar nuestra masculinidad?

    Ya por ultimo el primer comentario anónimo me llamo mucho la atención y me gustaría que ya fuera naxos y el mismo anónimo comentaran más al respecto ya que mi padre generalmente estuvo ausente en mi niñez, solo lo veíamos en las tardes, pero me doy cuenta que efectivamente me cuesta trabajo relacionarme con las personas y con las mujeres no se diga, eso sin mencionar que efectivamente he tratado de ser buen hombre porque no quería repetir los mismos patrones de maltrato de mi padre hacia mi madre, de hecho tengo una relación muy estrecha con mi madre y con mi padre mi relación es fria, distante y hasta me siento incomodo con su presencia.

  • Anónimo

    profundo, directo, revelador, Tremendo…
    simplemente Bravo…!!!

  • Anónimo

    Saludos maestro.

    Interesante post, yo no me iré al rollo vs. las feminazis, por suerte, no he tenido la oportunidad de toparme y discutir con una.

    Una vez una amiga me dijo que era un adolecente tardío por dejarme el cabello largo despues de los 25 años. Yo en lugar de ofenderme, abracé mi masculinidad y con picardía le dije: te equivocas, no soy un adolecente tardío, simplemente no he superado mi adolecencia; y sabes qué? espero nunca hacerlo. Aquí con comicidad, autocritica y al abrazar mi masculinidad y estar orgullosa de ella la desarme, ya no siguió con eso y perdió toda fuerza.

    Dejando ésto de lado, si quiero reconocer que me he dicho los cuando tú quieras”, “como tú te sientas cómoda”, “cuando sea tu momento”, “no quiero parecer egoísta”. Vi mi reflejo en ese punto y no me gustó. Trataré de reconectarme con esa parte dominante de mi.

    Comprendo tu punto con éste post, no se trata de sacar la espada y empezar a cortar cabezas feminazis, se trata de reconectarnos con nuestro lado salvage, primordial; eso que nos hace hombres. ¿Primitivo? claro, ¿salvage? por supuesto, pero autentico y que aunque usemos traje, corbata y perfume, dentro haya una fiera dispuesto a pelerar por lo que considera justo y que consiga sus deseos.

    Reconectemos con ese macho primigenio, no tengan miedo a la palabra macho, macho no es machista, ni misogino, ni aquel que golpea mujeres (macho tal y como se entiende ahora en México). Macho es un hombre en toda la extensión de la palabra, un hombre que completa a la mujer y viceversa, ellas no son el enemigo, son el complemento y ambos nos necesitamos.

    Saludos.

  • Anónimo

    Yo creo que respecto al movimiento MGTOW es cierto lo que comentas en la mayoria de los seguidores pero hay personas y cosas realmente valiosas alli, yo personalmente me siento bastante feliz solo, claro que salgo a citas y con amigas pero, con la diferencia de que no me planteo volver a compartir una vida en pareja como tal (noviazgo formal o matrimonio), no todos los mgtow somos femi-conspiranoicos solo es una opcion de vida que me va muy bien y no tiene que ver con ningun resentimiento oculto ni nada por el estilo, exclente post naxos.

  • Anónimo

    Pertenecemos a la cultura de la violación solo por el hecho de ser hombres, cargamos en nuestras espaldas eso y hay que empezar a aceptarlo y corregir.

    https://eldemonioblancodelateteraverde.wordpress.com/2014/08/18/la-cultura-de-la-violacion-guia-para-el-caballero/

  • Anónimo

    Ja asi es, yo también veo a mucho miedoso, no amiguitos no, si a mi una loca se me acerca en plan de dar ostias yo le meto un puño en el pulmón ehh, no quiero ofender ni nada pero es mi punto de vista y el de mis derechos civiles como ciudadano, ahora no lo voy a hacer a menos que sea en defensa propia que quede claro por que despues van a pasar que soy un un golpeador, no no, a mi da lo mismo si es un anciano loco o una mujer loca, mis puños van a sus omoplatos si tratan de agredirme, OJO que yo soy muy tranquilo y todo pero esque en la vida hay personas de todos los colores.

    No se intimiden my friends, las feministas son minoria, no caigan en la trampa de los iluminatti de hacernos creer que son mayoria, salgan a la calle y se daran cuenta.

  • Anónimo

    Gran post, le falto ese toque que tenia el anterior como dicen alguno de mis compañeros aquí pero muy conciso y entendible. like!!

  • Anónimo

    Genial este post y el anterior gracias Naxos son tremendos!!

  • Anónimo

    Hola Naxos, mira siempre te leo y sinceramente estoy de acuerdo en el 90% de las cosas que has escrito, ahora leyendo leyendo, leyendo tus post siempre me termino dando cuenta que en la vida y sobre todo con las mujeres el tema es de carácter, ponerlas en su lugar, no faltando el respeto CUIDADO pero si tener las pelotas suficientes para decir lo que no te gusta, y siempre me acuerdo de una frase que dijiste que me quedo grabada, COM LAS MUJERES SE TRATA DE CARÁCTER, si no tenes carácter te van a "forrear" viejo y te van hacer la vida a cuadritos, es impresionante como uno empieza a tomar confianza con el maravilloso NO , o da su opinión cuando no le gusta algo, o cuando te preguntan algo y le decis lo que realmente pensas, es como qué empieza a fluir tu masculinidad y ya no te vas a babosear por ver una mina qué este buena, y hasta de echo ( lo hago bastante seguido) ignoras o tratas de igual manera a este tipo de mujer que tiene a todos agarrados de hocico, eso lo aprendí de vos, y es verle la cara qué hacen viendo como la tratas, (no mal cuidado) pero si de igual a igual, te puse un ejemplo, y terminó con esto. Saludos.
    Daniel el Uruguayo

  • Anónimo

    Simplemente Excelente! Gracias por compartir.

  • Anónimo

    Gracias Naxos, es algo que siento que debo comenzar a alimentar en mi. Esa masculinidad, ese caracter que me falta, y no ser tan… como decirlo, muy infantil.

  • Anónimo

    A ver, veo mucho miedo, veo algunos comentarios de hombres realmente asustados, amedrentados. Y a eso va el post, no podemos vivir una masculinidad desde el miedo al extremismo, así como no podemos vivir con miedo a los ladrones todo el tiempo. Ser hombre es ser razonable, argumentado y también un guerrero que defiende su lugar y sus cosas frente a cualquier amenaza y no sale a esconderse debajo de la falda de mamá. Es lógico que hay posturas extremistas y violentas, con las cuales no se puede dialogar. El tema no es ese, el tema es construir tu propia masculinidad no lo que pasa en las noticias. Aún veo que les cuesta agarrar el punto a esto. Tampoco el tema es vomitar odio, eso es seguirle el juego a los extremistas y violentos y deja ver una tremenda inmadurez.

  • Anónimo

    si naxos si, te reto a que digas este discurso enfrente de una orda de feminazis apestosas, es muy facil decirlo pero cuando las ves de frente es cuando surge el miedo, son una plaga y son malignas, rusia apuñalaron a un taxista con eso te digo, yo digo que hay que actuar de otras maneras no solo con discursitos, que si, son muy inspiradores pero se te olvidan cuando vez a una machorra sin playera que viene hacia ati con un bat.

  • Anónimo

    Un saludo para ti Alvaro. Esto es algo que nesecitaba! Muchas gracias por la enseñanza. He descubierto que necesito trabajar profunda y decididamente mi masculinidad desde ya.