Tímido o Perezoso social

Publicado en Ago 17 2016 - 6:48pm por Álvaro Bonilla

Timido o Perezoso social

Cada vez que trabajo con una persona tímida confirmo algo y es que aunque los rasgos de la timidez son una parte de la personalidad, también son una excusa poderosa para justificar lo que yo llamo “la pereza social”.

El tímido ha desarrollado un esquema bastante fuerte de excusas y autojustificaciones para culpar a varios actores de su pereza social. Culpa a su personalidad, culpa a ciertos complejos de infancia, culpa a cosas de su inconsciente, culpa a su historia, culpa a su mente y a su incapacidad de cambiar.

Como psicólogo soy muy consciente de que le hemos dado muchas explicaciones a la gente que utiliza para decir “¡con razón es que soy así!”, y no hacemos sino darles generosamente literatura, hipótesis, marcos explicativos con los cuales se identifican y con los cuales pueden decir “claro, hay una explicación para lo que me pasa”.

Y entonces entran en un bucle de investigar más e investigar más, cada vez profundizando más, en la búsqueda del tesoro, en la búsqueda del Grial que les expliqué por qué diablos es que son tímidos, por qué diablos les intimidan las relaciones, por qué diablos aunque lo intentan no lo logran en términos sociales.

Casi todas las personas con las que trabajo y con las que he trabajado tienen una hipótesis al respecto de lo que les pasa, y todos tienen una justificación supremamente elaborada, típica de nuestra época cuando en internet hay tantísima información que puedes casi sacar un título profesional a punta de recopilar información.

Sí la información sanara los psicólogos seríamos súper héroes y los médicos jamás enfermarían.

Una de las explicaciones más paralizantes y que muchos vende humo utilizan es: “hey, sin duda tienes un bloqueo inconsciente que está haciendo que no puedas soltarte o que está impidiendo el cambio”.

Wow.

Eso es una muy buena frase para ilustrar que no tienes ni idea de qué le pasa a la persona.

Y lo que es peor, no les estás dando ninguna herramienta.

Es casi como decirle: “mira, estás re jodido, doblemente jodido, la solución está en alguna parte de ti mismo que no tenemos ni idea”.

Claro, nuestro inconsciente es un mar profundo de recuerdos, vivencias y asociaciones, vive en un caos completo y seguro allí se encuentran las huellas de nuestros miedos.

Pero también el tema del “inconsciente que no permite” es una excusa muy grande para justificar el estar jodido.

El punto de este post es que la gran mayoría de personas tímidas ha enmascarado en su personalidad un tema que tiene que ver claramente con un asunto de actitud.

La timidez no es una enfermedad terminal, no tiene que ser algo incapacitante, a menos que TU lo conviertas en algo incapacitante. Y lo que la timidez genera en muchos es una insufrible pereza social, una tendencia inercial a permanecer solos, a decir que NO a cualquier cambio de planes, a quedarse en casa sin salir, a complicar al extremo el salir, hablar, buscarse un grupo social.

Es como que han mutilado un instinto social que los seres humanos tenemos de forma natural, y lo han vuelto un completo enredo.

En el 90% de los casos he encontrado que aunque tengas rasgos más callados y seas algo más introvertido, simplemente saliendo un poco más, simplemente estando más disponible, simplemente teniendo una actitud social de puertas abiertas vas a lograr incrementar tu número de conexiones sociales.

Otro caso, también muy frecuente, es que el tímido termina por venderse a sí mismo la idea de que es un ser especial, algo así como un ser superior, un incomprendido, un artista, un iconoclasta, un ángel que encarnó en humano, claro mecanismo de compensación frente a una carencia es creerse algo así como un nuevo Jesucristo incomprendido.

Si eres de los que cree eso es urgente que te bajes de esa nube y que te des cuenta que simplemente eres uno más que necesita aprender de los demás. Necesitas ver que con esa creencia lo único que haces es validar la idea absurda de que no debes conectar con otros porque son idiotas, inferiores, estúpidos o que no son dignos de tu maravillosa presencia.

El tímido convertido en la octava maravilla del mundo es un tímido con la puerta cerrada, un tímido que cuando logra conectar vomita un orgullo que hace que los demás le vean repelente. Esta es otra forma inteligente que tu mente ha encontrado para incapacitarte socialmente, para justificar tu pereza social.

Los pasos son sencillos, seguro los puedes hacer AHORA:

  1. Por favor no vuelvas a decir que NO o a despreciar una invitación.
  2. Cultiva la curiosidad con las interacciones que tienes, no te creas el sabelotodo que ya adivina las cosas, pregunta, indaga, no hagas suposiciones.
  3. Hazte el propósito de invertir dos días a la semana en actividades que involucren otras personas.
  4. No esperes a que te presenten a otros, ve tú mismo, saluda, mira a los ojos, sonríe y preséntate. Convéncete de que no necesitas un posgrado en habilidades sociales para lograrlo ni tampoco estar 5 años en psicoanálisis para encontrar la “cura” a tu timidez.
  5. Saluda a las personas con las que tienes contacto, llámese conductor de bus, dependiente del almacén, tu celador.

Deja las malditas excusas, deja de creerte un ser superior y entiende que ser tímido no es un problema, pero ser un jodido “perezoso social” es lo que está capándote.

Tú mismo tienes las tijeras y tú mismo te estás capando. La culpa no es de los otros, ni la sociedad te odia ni eres un maldito incomprendido.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

  • praetor2004

    Gracias por tus consejos, Naxos, seguiré de cerca esta versión mejorada de tu blog.

  • oscar

    Genial como siempre, a ver si te animas y escribes algo sobre como educar a nuestros hijos/as en el campo de la seducción.

    Un abrazo.

  • carlos

    excelente naxos …tengo una tijera esas de jardinero pero la votarr al tacho con este post

  • Ariel

    excelente soy un perezoso entonces, tomare en cuenta esto