Mandamiento fundamental de la seducción: adaptarte creativamente a una situación

Publicado en Mar 13 2017 - 4:01pm por Álvaro Bonilla

invitar-mujer-tragos-beber-seducir

Hoy quiero hablarte de dos actitudes clave para la seducción y que son fundamentales para que puedas convertir una situación negativa, o con pronóstico incierto, en una circunstancia a tu favor:

1. Capacidad de adaptarse creativamente a una situación y

2. Capacidad de vencer tus propios prejuicios sobre una mujer.

Con las personas con las que he tenido el privilegio de trabajar como coach siempre busco darles un abundante feedback para que, a partir de sus experiencias, puedan enriquecer su visión y, sobre todo, puedan aplicar y actuar de forma masiva. Recientemente tuve la oportunidad de comentar una situación que le ocurrió a uno de mis clientes de Transformación Profunda, ya vamos por la mitad del proceso y ya está aplicando su conocimiento en salidas y encuentros reales con mujeres. En una de sus salidas con un grupo mixto, de hombres y de mujeres, una mujer le pidió que la invitará a una botella de whisky. La reacción de mi cliente fue cortarla.

¿Cuál fue el feedback que le ofrecí? Sencillo: la seducción es la capacidad de comunicarnos de forma creativa en cualquier momento y convertir cualquier circunstancia en algo a nuestro favor. Y para ello tenemos que estar al control, liderando, construyendo, en este caso, puentes y no muros (ya que está tan de moda la frase). Y para ello hay que estimular la capacidad de ser creativos con una situación semejante entendiendo la mente de nuestro interlocutor.

Déjame decirte algo antes: no somos seductores o persuasores, o líderes, cuando las personas no lo ponen fácil. Los mejores momentos persuasivos se dan cuando las personas son difíciles, cuando las cosas no salen como esperábamos, cuando algo desafía lo que ya tenemos planeado y presupuestado. Es allí cuando nos vemos forzados a ser creativos, y es cuando se dan los mejores procesos de seducción y de cortejo.

Entendamos la mente femenina que pide un trago. Conocí esta mente cuando empecé a salir de mi lugar de comodidad, por allí por 2003 y empecé a darme la oportunidad de salir de mi casa e ir, en ese momento de mi vida, a discotecas. En aquel entonces iba acompañado de un buen amigo, Alejandro, quien lastimosamente nunca logró los objetivos que nos propusimos en aquel entonces, ni siquiera ahora ha logrado una relación estable que dure algunos meses siquiera, era bastante inflexible. Pero esa es otra historia. El caso es que algunas mujeres nos decían “oye, pero invítame una botellita de guaro” (Guaro es una palabra coloquial para referirse al aguardiente). Al principio nosotros caíamos, corríamos a la barra y comprábamos la “media de guaro”, que estas mujeres se encargaban de administrar.

¿Qué recibíamos a cambio? Absolutamente nada. Estas mujeres luego se iban con la “media de guaro” a tomársela completica y a capturar a otros idiotas.

Tras analizar la situación nos dimos cuenta que debíamos pedir algo a cambio: Sin embargo cuando la cosa funcionaba siempre nos dejaba la sensación que aquellas eran mujeres demasiado fáciles y que no podíamos confiar en ellas. Si nos daban besos por trago esa no era la idea que yo tenía para un proceso de seducción, porque sentía que estaba pagando por esos besos. Eran besos con sabor a licor.

Luego, descubrimos que otra opción era simplemente mandarlas a volar, hacerles el quite e irnos hacia otras mujeres. Sin embargo, me quedaba la impresión que esa no era la mejor opción. Que debía rebuscarme una forma más creativa de lidiar con eso.

Debería haber una mejor salida.

Debería haber un mejor escenario.

Debería haber una forma de lograr con ello un ganar ganar.

Mi amigo Alejandro tuvo una enorme disonancia cognitiva, pues para él el tema del alcohol era un tema algo inmoral, su lógica era ¿por qué todo tiene que ver con el alcohol? ¿Por qué estas mujeres son tan borrachas? Para mí la disonancia cognitiva se resolvió con una máxima personal:

“El comportamiento de una persona no se reduce al comportamiento que sostiene en un espacio. Así como una mujer que va a la Iglesia no es necesariamente una santurrona, tampoco la mujer que va a una discoteca y bebe es necesariamente una ebria”.

Y me permití comprobarlo.

Lo que empecé a hacer fue utilizar lo que ocurría como una forma de conectar basado en el humor. Lo primero en lo que trabajé fue en quitar de mí la rabia que me producía verme utilizado por una mujer. Esa emoción no me era útil y me hacía comportarme como una persona reactiva y hostil. Lo segundo que hice fue proponerme como objetivo amplificar mi conexión con ellas: ¿Cómo podía usar su interés por el licor como una forma de conocerlas más y mejor? ¿Cómo podía incluso divertirme en el proceso?

Comprendí que para muchas mujeres (y hombres, por supuesto) el alcohol es un catalizador social. Es una forma de incrementar su energía y su grado de compromiso con la experiencia sensorial que supone un evento social como una fiesta, un asado o incluso un cumpleaños.  Muchas de ellas tenían la imagen aún del hombre proveedor que es el que proporciona el licor. Claro, muchas de ellas se aprovechan de ello y van detrás de hombres que ingenuamente les proporcionan el licor. Muchas de ellas actúan de una forma interesada y manipuladora, eso es claro, muchas de ellas van detrás de una borrachera fácil, muchas de ellas incluso van detrás de otras sustancias, y es posible ver a muchos hombres débiles pagar con licor y drogas presencia femenina.

Eso es algo demasiado perdedor.

Ahora bien, ¿Cómo distinguir unas de otras? ¿Las mujeres que valen la pena de aquellas que sólo buscan usarme? Por su forma de responderme.

¿Qué hacía entonces cuando me pedían licor?

Forma 1 de respuesta: Humor

  • “Bueno, ven acá. ¿Qué clase de licor le gusta a la señorita? ¿Prefiere cosecha 12 años o uno de 24 años?”
  • “¿Tan temprano y ya te quieres emborrachar? Tú que te veías tan buena chica. ¿Tu mamá sabe que le pides licor a desconocidos? Qué mala eres. ¿Así eres con todo?”
  • “Una mujer dominante. ¿Qué más solicita de mí la dama?” En este caso no le darás gusto, sólo harás ironía de su actitud.
  • “Y a ti qué te hace pensar que le invito trago a desconocidas”. Mirada de arriba abajo. Seguramente ella se pondrá seria. Luego le puedes decir algo como: “(Risa) Deberías ver tu cara. Seguro te dan gusto en todo ¿verdad? Tus encantos no son suficientes… aún… para seducirme. Quizá necesites esforzarte más”.
  • “¡Ah no! Qué pereza las mujeres pobres.”
  • “A la señorita no le basta un trago sino que quiere la botella entera. ¿Te la pido con embudo o sin embudo?”
  • “¿Cómo así yo financio la bebida y tu sólo te la bebes? ¿Cómo funciona eso?”
  • “¿Te has dado cuenta lo extraño que suena eso?” Ellas usualmente preguntan ¿Por qué? o ¿Qué es lo que suena raro? Tu le puedes decir: “Imagina que yo te digo “(Nombre) ¿Me puedes invitar a motel?” Ella te dirá que no es lo mismo. O se reía. Insiste en tu punto y saca lo máximo de él.

Forma 2: Persuasión para introducir una idea de seducción

  • “Ajá. Ya sé lo que pasa aquí. Quieres tomar valor etílico para seducirme. Wow. Ya me había dado cuenta que me mirabas insistentemente pero no pensé que fuera para tanto. Soy todo tuyo.”
  • “Ya sé lo que quieres. Quieres emborracharme y luego llevarme a un sitio. Asaltarme sexualmente. Y luego al otro día echarme toda la culpa.”

La idea es que continúes bromeando con esta posibilidad.

Forma 3: Siguiendo el paso del proveedor.

Este paso supone que comprarás el licor por la única razón de que en verdad es una buena idea y te hará pasar un excelente rato a ti.

  • “Genial. Estupenda idea. Pero como yo compro yo administro ¿está bien?”

Es claro que la actitud de pedir que compres trago no es algo que me parezca de lo más simpático en una mujer. Sin embargo, lo puedo entender como un rasgo de malcriadez y es algo que necesito explorar para confirmar si es algo que nos permita acercarnos más o es simplemente que me están viendo la cara de estúpido.

Me he dado cuenta que las manipuladoras y aprovechadas quieren todo fácil y rápido, y se desesperan con tus juegos lingüísticos, se ponen demasiado sensibles. Las que valen la pena simplemente captan tu humor, se la toman suave, facilitan la conversación y se dan cuenta que tienes nivel para algo más serio. Ven que eres un adulto.

Cualquier forma que utilices debe ser empleada con un humor y usando el poder de la sonrisa, para que no quedes como alguien que se toma las cosas demasiado en serio o como alguien sermoneador. La idea es aprovechar la situación para que logres conversar, reír, vincularte más con esa mujer en particular.

Recuerda: la idea es tener buenas y maravillosas historias que contar, y para ello, tú eres el responsable de moldearlas, de hacer que encajen en tu marco de realidad.

Como ya te he dicho, pienso que tu actitud y tu marco mental construyen realidad. En mi caso personal, a partir de haber adoptado esa mentalidad la proporción de mujeres manipuladoras aprovechadas es mínima, comparada con la de mujeres que sólo quieren pasar un buen momento. A las personas prejuiciosas, reactivas o con expectativas demasiado románticas les ocurren la mayor cantidad de inconvenientes, ellos se encuentran a todas las manipuladoras, interesadas y locas.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

———

La mejor invitación que puedo hacerte es a hacer parte de mis programas de coaching. Es la mejor forma de que veas un real avance y no te quedes acumulando y acumulando información. Haz clic aquí.

  • OjoDeAguila

    Gracias, jaja

  • King Luiso

    Fabuloso, gracias por el aporte, Naxos. Y no me ha pasado, pero seguro un día me pasará. :p

  • Oscar

    Buen post, en realidad uno bastante práctico. Sin duda muchos nos hemos enfrentado a mujeres así, y que bueno que dismitificas eso de que si te encuentras a una mujer en una discoteca no vale la pena. Gracias por quitarme esa tonta creencia.

    Saludos maestro.

  • mestizapelimorada

    Tengo 36 años, saliendo a lugares publicos, por ahi desde los 14. Jamas en la vida he pedido un trago gratis. Incluso no me gusta que invadan la mesa o la conversacion entre amigas porque viene con ellos una botella de licor!! Pero muy interesante punto. Lo que podemos hacer por compañia

  • Jesus David Torreblanca Peña

    En toda interacción a veces hay alguien que lo contradiga. La mejor manera de aprender es con ejemplos.
    .

  • OjoDeAguila

    Alguien que me diga si es posible estar enamorado de más de una mujer al mismo tiempo

    • Felipe GR

      yo he estado enamorado de 4 a la vez

      • OjoDeAguila

        Jajaja Excelente

  • glasko

    No se que te ha pasado naxos, pero creo que te estás quedando corto en tus ultimos post, muy basicos, espero pronto leer al viejo Naxos que estábamos acostumbrados, saludos.

    Me atrevo a decir que en estos últimos 3 años las mujeres han cambiado notablemente su forma de pensar y actuar ante situaciones que ya sabemos.