¿Eres tierra mala? Cómo mejorar tus resultados este año

Publicado en Ene 9 2018 - 8:57pm por Álvaro Bonilla

tierra-mala-como-obtener-resultados-masivos-este-año

Este no será un post fácil de digerir.

Si eres de los sensibles que necesita palmaditas en la espalda para hacer las cosas, mejor no sigas leyendo.

Seguro, es por tu bien.

Hoy traigo la artillería pesada, y espero que funcione en ti.

Año tras año empezamos con propósitos de cambio, cada año la misma historia de ilusionarnos con vivir una vida mejor a partir de enero, compromisos, diálogos más o menos sinceros con nosotros mismos, algunas mentiras a nosotros mismos.

Sin embargo, las cosas siguen igual, llega marzo y poco es lo que hemos logrado, llega julio, la mitad del año, y nos empezamos a preocupar y nos alentamos diciendo que aún lo podemos lograr.

Llega octubre y sabemos que ya el año está sentenciado y volvemos al mismo ciclo de auto complacencia, generosidad excesiva con nosotros mismos, y volvemos a otro enero lleno de ilusiones.

Ahora te pregunto, has encontrado lo siguiente en tu vida:

  1. Perseverancia de hábitos dañinos en tu vida, con la consabida dificultad de moderarlos y de cambiarlos por nuevos. Me refiero a procrastinación, pereza, masturbación crónica, obsesión con el porno, aislamiento social, crítica, negativismo.
  2. Ansiedad y depresión, entendidas como un exceso de diálogo negativo crítico, perfeccionista, victimizado o catastrofista, imaginar los peores escenarios, castigo y juicio constante dirigido hacia sí mismo. La depresión comprendida como un estado emocional generalmente de tristeza, melancolía, nostalgia, aburrimiento e inconformidad con la propia vida. Tanto la ansiedad como la depresión conducen a que no te sientas con la energía necesaria para ponerte en acción, es como una especie de bancarrota emocional y motivacional.
  3. Falta de disciplina, incapacidad para durar siquiera un par de semanas haciendo algo de forma repetida y constante. Dificultad para cumplir horarios, para establecer acciones consecutivas, para planear y ejecutar.
  4. Bajo umbral de atención, dificultad para concentrarse, para sentarse durante una jornada o un par de horas a hacer algo hasta avanzarlo, dificultad para concentrarse en una sola cosa a la vez, necesidad constante de distracción en redes sociales, videos, etc. Aburrimiento constante.
  5. Comportamientos autodestructivos, eres tu principal enemigo, haces lo que debes evitar, y evitas hacer lo que en realidad te conviene. Hábitos nocivos con el dinero, el alcohol, la comida, el cigarrillo, el sexo, que te enferman o después de sentir placer se acompañan depresión o sensación de vacío existencial.
  6. Estar fuera de forma física, no te sientes satisfecho con lo que ves en el espejo y los intentos por trabajar en ello (acondicionamiento físico, bajar de peso o trabajo de musculación) no logran darte una satisfacción, por la falta de disciplina o la ansiedad.
  7. Desierto emocional, no has consolidado una relación que te llene de bienestar, te conformas con lo que hay, te prometes agrandar tu círculo social pero luego terminas atrapado nuevamente en soledad y satisfacción individual.
  8. Mediocridad constante, sabes que no estás dando lo mejor de ti, estás esperando que algún momento mágico o especial o una vivencia particular te haga despertar, mientras tanto vives insatisfecho y avergonzado porque no puedes confiar ni en tus propias promesas.

Si te has identificado con lo descrito lo que te diré no sonará agradable, pero no eres tierra buena. Si tu cosecha año tras año es mala, significa que no tienes la estructura psicológica, mental y emocional para que haya buenos frutos y una cosecha abundante.

Necesitas crear en tu vida las condiciones necesarias para que puedas crecer y tengas una cosecha abundante. Las buenas intenciones, los días de aparente revelación, ciertas excepciones a la regla y rachas de corta duración no van a hacer una diferencia. Necesitas entrenamiento, necesitas ayuda.

Y éste es el punto de este post. La tendencia al fracaso, a vivir una vida de miseria, carente, aburrida, repetida durante años, no se va a revertir a menos que hagas algo muy radical. Y eso radical implica empezar a entrenar, dejar tu ego a un lado, ese ego que te dice que igual podrás, que de alguna manera te las arreglarás, que algo pasará, que esta vez sí será. Ese ego que te dice que puedes sólo. Tu tendencia demuestra que necesitas apalancarte en la experiencia de otra persona y entiendo que aceptar eso no es nada fácil.

Quizá no te has dado cuenta, pero estás viviendo tu vida en círculos, en un ouroboros: la serpiente que se mueve la cola, el eterno repetir de una vida llena de ilusiones que no se concretan. Necesitas técnica, necesitas supervisión, necesitas una retroalimentación honesta, necesitas un impulso y un plan de trabajo. Verte a través de los ojos de otra persona que te permita ver tus puntos ciegos, que te vea desde otro punto de vista y te permita crear recursos y fortalecerte, en pocas palabras, empezar a ganar.

Si no tenemos un mapa es probable que nuestra vida empiece a definirse por la frustración, la cual lleva a que tu mente, tu cuerpo y tus emociones entren en guerra entre sí: emociones contradictorias, a veces de ánimo y aliento, otras de catástrofe y depresión, tus pensamientos batallan en una guerra de diálogo interno de reproche, culpa y vergüenza, tu cuerpo enferma y se hace débil. Estas son señales inequívocas de la necesidad de un cambio. Necesitas incorporar a un experto que le dé orden a tus pensamientos y emociones, que te ayude con un programa razonable de cumplimiento.

Si eres de los que dice que la ayuda profesional no sirve para nada, que usted puede sólo porque es muy inteligente, pero conservas los síntomas descritos arriba, la realidad es que estás alucinando, tienes un punto ciego gigante en tu carácter que está saboteando tus posibilidades de hacer algo radicalmente diferente. Su visión de usted mismo está lastrando su posibilidad de logro. Si a eso le añades la desviación de recursos financieros en alimentar malos hábitos, en lugar de invertir en adquirir nuevos alineados a sus objetivos vitales, usted está realmente perdido, sus patrones mentales le han jugado en contra de forma tramposa. Heráclito decía: “el carácter de un hombre define su destino”, y su carácter terco, orgulloso y arrogante está labrando un destino de pobres cosechas.

Anota esto: El orgullo es el hermano mellizo del fracaso.

Los amigos usualmente no tienen la sinceridad brutal que necesitas para despertar, para tomar impulso y empezar las cosas por el inicio, por los fundamentos y las columnas, es decir, por un trabajo de reinvención personal de la forma en la que ves el mundo y te relacionas con la realidad. Los amigos no tienen ese marco, a menos que sean expertos en la conducta humana.

Si te resulta insoportable la frase “buscar ayuda” cámbiala por “tomar impulso”, “apalancarse”, “entrenarse”. Cambia la estructura del lenguaje y del pensamiento hasta que comprendas que al fin y al cabo es buscar la manera de convertirte en alguien que logra cosas, no sólo alguien que las intenta.

Nadie va a venir en tu rescate con la fórmula secreta de lo que le hace falta. Nadie te va a iluminar con un par de consejos. Esto no se arregla en una tarde de cervezas. Nadie se lo va a regalar. No es gratis. Sepa lo que quiere lograr. Conoce el precio de cambiar tu vida y asume que tendrás que pagarlo. Trabajo, sacrificio, dolor, lo que sea.

Mi intención es ayudarte a despertar, si te interesa de forma seria y comprometida mi ayuda, escribe a naxxxos@gmail.com. Allí te daré los pasos a seguir para iniciar un proceso de acompañamiento personal y empezar a ganar.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

  • Claudia arias González

    Hola a todos, gracias por jalarnos las orejas, aunque tus palabras un poco duras pero necesarias para mejorar y ser mejores día tras día no por unos cuantos días sino que sea por siempre, todos necesitamos ayuda

  • Theodorán Nadaud

    Gracias por la sinceridad y señalar los puntos de naufragio. Confío en alcanzar mis metas este año, es tremendo imperativo para ser feliz e ir a más. Precisamente, las estoy diseñando usando herramientras que nos compartiste otros años.

    Un gran saludo!!

  • Mauro Cuesta

    Este es un post que tendría que haber leído hace 5 o 6 años atrás, me hubiera ahorrado mucho trabajo. Me costo mucho darme cuenta que por más que leas y leas información en Internet de como ser tu mejor versión, hay zonas oscuras en uno de las cuales es muy difícil salir solo.

  • marcos

    Es el mejor post de los últimos años, Naxos. Para los desorientados nada mejor que mirarnos con honestidad brutal. Un abrazo.