4 errores fatales con las chicas

Publicado en Ene 31 2007 - 3:34am por Álvaro Bonilla


El día de hoy quiero hablarles del modelo M3. Este modelo fue desarrollado por Mistery y se basa en un esquema de los momentos por los que pasa un hombre y una mujer desde su primer encuentro hasta que tienen relaciones sexuales. Para Mistery este proceso puede dividirse en tres momentos clave:

  1. Atracción
  2. Creación de confort
  3. Seducción

Es un modelo bastante completo y cada una de sus tres fases tiene sus respectivas 3 subfases, por lo que el modelo se extiende hasta 9 fases, cada una con sus propósitos, sus lugares y su duración. El planteamiento fundamental es que tu cabeza tiene que ser como una palanca de cambios, lista para pasar a otra velocidad cuando el motor y la carretera te lo piden. Muchos hombres tienen su caja de cambios un poco insensible y no son capaces de dar el próximo paso en el momento indicado, por esta razón fracasan a la hora de concretar una relación con la mujer que les atrae.

Trabajaré diversos rasgos de este modelo en otros post. Por ahora, quiero enfocarme en 4 errores que son cruciales para los hombres, y que terminan con sus posibilidades en el campo de la seducción:

Error 1: No justificar una atracción mutua. No puedes dejar que ella sepa que la escogemos basados en su apariencia física porque eso no les parece genuino y nos hace parecidos a los hombres típicos. No debes telegrafíar muy pronto tu interés sexual, OJO, esto no significa que seas inofensivo y asexual con ella, no evites los temas sexuales, juega con el doble sentido, malinterprétala, pero no te la quieras comer con los ojos, tienes que ser diferente, y la mayoría de hombres mandan sus ganas desde el mismo inicio y eso hace que ellas te vean como un necesitado o, cuando menos, como uno más que les tiene ganas.

Error 2: No te enfoques en crear confort antes de crear atracción. Las mujeres bellas son bombardeadas a diario por chicos amables, esto resulta ser bastante aburridor para ellas. si una mujer no se siente atraída cualquier intento de crear confort (es decir, hacerla sentir cómoda, en confianza, entendida, comprendida) terminará por aburrirla. Ella terminará creando una barrera (muy diciente y directa) para protegerse de semejante aluvión de aburrimiento. No seas iluso, las mujeres saben que si te les acercas y tratas de ser agradables es porque ella te resulta atractiva y quieres algo con ella, así que tienes que jugar muy bien tus cartas al inicio, rápidamente, para que ella no te despache. Atento a esto: Si no te tomas el tiempo para atraer primero a una mujer, no quieras darle una razón para que tenga una conversación contigo.

Error 3: Descuidar el confort. Si seduces a una mujer (lo que incluye pasar a la cama con ella) antes de crear suficiente confort (es decir, antes de crear confianza, comodidad y cercanía con ella), su atracción por ti se apagará. Hay que crear suficiente confort como para que la seducción no la incomode.

Error 4: Remordimiento del comprador. Ocurre cuando una persona compra algo en un estado emocional de capricho o de manera impulsiva, solo para después arrepentirse de su compra. Las mujeres que se sienten atraídas hacía ti pueden ser presionadas o llevadas lejos muy pronto (si… hablo de acostarse con ellas). Ella puede dejarse llevar por su atracción o por su excitación sexual, sólo para arrepentirse más tarde. Esto sucede porque no has creado el confort, no la has hecho entrar en confianza, no las escuchado lo suficiente, no han puesto puntos en común. Tienes que generar confianza, para que el proceso sea consistente y no sea para una sola noche.

Hay un quinto error, pero no quiero hablar de él en este instante, conduce a la ZONA DE AMIGOS. Sí, hablo de esa cárcel donde quedas atrapado de por vida, siendo su amiguito del alma y sin poder tener algo más con ella. Una verdadera desgracia. Prometo despejar este asunto pronto.

Antes de terminar, quiero dejarlos con un tip que funciona de maravilla, y que aunque no va al tema, es fundamental: Si quedas de llamarla para concretar reunirse, nunca seas predecible y la llames en horas en punto o en las horas y media. Hablo de que no la llames a las X en punto o a las X y media. Llámala a las X y 12 minutos, a las X y 37 minutos, a las X y 51 minutos. Aunque no lo creas esto da una imagen de espontaneidad y que no has esperado a que sean las X en punto o las X y media para hablar con ella. Da la impresión de que la llamaste cuando quisiste, no cuando consideraste oportuno.

Hasta la próxima.