Los Fundamentos 5: Aprendiendo a conversar

Publicado en May 19 2007 - 4:52am por Álvaro Bonilla

Por fin voy a escribir sobre el tema de la conversación. En este post voy a hacer un par de cosas: por un lado voy a darte estrategias para conversar y por el otro te voy a mostrar maneras para que tú mismo encuentres temas apropiados de conversación cuando hablas.

Comienza con pequeñas preguntas, solo unas pocas, por favor no caigas en temas trillados y populares (que para mí son una trampa) como la película favorita, o la última película que vio en cine, su grupo de música preferido, o qué música le gusta. Las mujeres padecen terriblemente una charla que empieza así, lee muy bien lo que te voy a escribir a continuación: TODOS LOS TIPOS EMPIEZAN CON ESOS TEMAS… UN VERDADERO SEDUCTOR DEBE SER LA EXCEPCIÓN A LA REGLA.

Lee esas líneas cuantas veces sea necesario: no debes hacer lo que los demás hacen.

Bien, continuaré. Comienza por preguntarle cómo estuvo su día y de ahí comienza a hablar conforme lo que ella te cuente. La mejor manera de aprender el arte de la conversación es con unas pocas reglas, la primera de ellas, si estás comenzando HAZ PREGUNTAS. Simplemente evita las que son de respuesta cerrada como Si /No. Cosas como “estoy seguro que en tu vida pasada fuiste la esposa de Nerón… ¿crees en la reencarnación?” Además de responderte, ella preguntará por qué dices semejante cosa.

Otra regla es que es más fácil encontrar temas en el momento en que hablas con ella que intentar memorizar temas de antemano, ambas cosas funcionan pero yo creo que no hay nada como lo espontáneo. Me ha pasado que preparo una lista de temas, y de repente cuando tengo el primer encuentro tengo que cambiar todo y responder a lo que ella me dice y seguir el curso espontáneo de la conversación.
Todo se resume en acción y reacción. Permanece tan relajado que puedas reaccionar a sus acciones. Es como un juego de beisbol donde ella lanza la bola, tú debes batearla y sacarla fuera del estadio. Como sea. Eso es lo que te corresponde. No te concentres en preparar temas, eso te quitará la frescura que necesitas.
Cuando percibo que me falta tema, trato de fijarme en los accesorios que lleva, aretes, cadenas, collares, prendedor, lo que sea… y pregunto. “¿Cuál es la historia detrás de eso?”, eso te permite que ella empiece a hablar, y seguro tendrá una historia interesante.

Ten cuidado de no caer en la trampa de volver esa cita un interrogatorio con preguntas del tipo: A qué te dedicas?/Qué carro tienes?/De dónde eres?/

Tienes que romper el patrón que hace de la primera cita una entrevista de trabajo, tienes que ser diferente y divertido. Tienes que sacarla de sus ideas preconcebidas, necesitas que ella empiece a pensar con la parte romántica de su cerebro, la parte que es entretenida y la parte intrigante. Si ella toca temas aburridos (porque quizá está acostumbrada a hacerlo) tu sácala de esos temas con ironía y humor.

Por ejemplo, si ella cae en el juego de preguntarte en qué trabajas, no respondas diciendo tu profesión. Haz una historia, algo así como : “Imaginate que cuando niño quería ser panadero, mis padres me seguían la cuerda, lo que nunca pensé fue terminar estudiando educación física, sabes? Me encanta hacer deporte, soy una persona competitiva y además de eso me gusta enseñar… ” Y sigues. ¿Ves la diferencia con responder que eres profesor de educación física? Aprovecha cualquier cosa y conviértela en una historia de tu vida. Aprovecha cualquier cosa y pregúntale a ella por la historia que hay detrás de lo que te cuenta (en otro post mostraré técnicas para crear historias).

La meta de tu conversación con una mujer es incrementar sus sentimientos de atracción (no apagarlos), mientras que tú te das la oportunidad de aprender de ella. No hay mejor manera de cumplir ambos propósitos que usar Preguntas Intrigantes. Este tipo de preguntas la hacen entrar en contacto con sus sentimientos positivos y ayudan a que te vincules con ella.

Mira este ejemplo que te doy en tres pasos:

Paso 1. Busca una excusa para hacer un comentario: “La otra vez estaba viendo un programa sobre parques de diversiones… ¡genial!, me pareció impresionante la ingeniería que involucran para diseñar las montañas rusas y las atracciones

Paso 2. Sugiérele algunos sentimientos. “Estaban hablando de cómo hacían las montañas rusas para que fueran terroríficas y peligrosas, pero también adictivas. Como las planean para que sea como si estuvieras en medio de una tormenta”.

Paso 3. Hazle una pregunta, pero introdúcela con una historia. “Suelo emocionarme mucho con las montañas rusas, siempre parezco un niño con un juguete nuevo, me parece genial poder sentir cosas nuevas, dime algo… ¿Qué cosas te emocionan en la vida? Si… se que suena profundo pero gusta buscar cosas profundas en las personas.” Si se queda sin respuesta, no es una persona muy cultivada así que busca algo más básico… si es que aún te interesa.

Estas preguntas son únicas y enganchan fácilmente. Muestran que ves más allá de su ropa y sus atributos para conocerla íntimamente. Es importante tener conversaciones naturales y divertidas con las mujeres, creando afinidad y múltiples temas. La idea es que cuando te vayas ella intente reconstruir en su mente la conversación que tuvieron, imaginando cómo disfrutaba contigo y anhelando tener otra charla contigo. Debe sentir que toda la charla fue genuina, que eras tú.

Mira, busca ser comunicativo. Si estás en un grupo habla con todos, no solamente con las mujeres. No digas directamente cosas espectaculares de tí, no presumas, no busques exhibirte. No busques comprensión, ni busques aprobación, tu piensas lo que piensas y punto. Recuerda que a ellas les gustan los hombres que están contentos con su mundo y su realidad. Tampoco te afane tener siempre la razón, no busques dar consejos ni tampoco que tu tienes la última palabra en todos los temas.
No soy amigo de pensar de antemano temas para hablar. Simplemente piensa una entrada, algo así como “acabo de ver a un perro de lo más de distinguido, era un…. Como se llama… un labrador… pero qué clase con la que andaba… siempre me han gustado los perros pero este tenía algo especial”, luego le preguntas el nombre que tiene su mascota, si tiene mascota le preguntas de dónde el nombre, si no tiene le preguntas si ha tenido alguna vez tortugas o algo, si te dice que no le dices “que mal… ya imagino que tus mascotas son tus novios…. Y yo que muerdo la mano que me da de comer…” Y te ríes.

¿Si ves?

Hasta la próxima!
————-
Hoy he dejado la quinta llave del Seductor, hablo sobre atracción, romance y afecto. Está impresionante, no querrás dejarla de escuchar.