Los Fundamentos 4: La Tonalidad

Publicado en May 4 2007 - 7:57pm por Álvaro Bonilla
Hay un pequeño pero muy importante aspecto del cual tienes que cuidar cuando haces una aproximación: tienes que tener mucho cuidado con la tonalidad y el manejo de tu voz.


Recuerdo hace tres años una situación en la que quise aproximarme a alguien que estaba mirando ropa en un almacén, ya había roto el hielo, pero cuando quise preguntar su nombre lo hice en una voz demasiado baja, en ese preciso instante el vendedor ofreció sus servicios en un tono de voz que enterró mi incipiente frase y la dejó perdida en el olvido. Fue tanta mi frustración que no seguí hablando y tome la decisión de manejar esta variable. Con la práctica hice unos cuantos descubrimientos que hoy quiero compartir contigo.

La tonalidad de voz hace referencia al volumen, proyección y tono de tu voz. Muchos hombres descuidan este aspecto por estar poniendo toda su atención en LO QUE VAN A DECIR. Pues hoy te digo que la MANERA EN QUE LO DICES, es quizá lo más importante. Los hipnotizadores ponen más atención a su tonalidad que incluso a las mismas órdenes que dan. No importa cuán poderosa sean tus Aperturas, Intrusos y tu conversación, si tu tono de voz es deficiente no lograrás el efecto que deseas.

El sonido puede hacer la diferencia entre una experiencia estupenda y una situación incómoda y aburrida. Así que tienes que ser CONSCIENTE del tono de voz que estás utilizando en cualquier momento que hablas para acostumbrarte a ser consciente cuando hablas con una mujer. Te voy a dar dos razones para esto:

1. Ser consciente del sonido de tu voz te ayuda a controlarlo y manejarlo a tu antojo.
2. Cuando puedes controlar tu voz, tú puedes jugar con tu voz para provocar cierto efecto en los demás, puedes bajarlo cuando quieras crear suspenso, elevarlo cuando quieras mostrar carácter y sorprender, hablar muy lento cuando quieras generar misterio. Puedes manejar pausas, tiempos muertos, lo que sea.
Recuerdo otra vez en que estaba con un amigo, por algún motivo se enojó demasiado y parecía una fiera a la que le han quitado una pata, el caso es que con la ira su voz se volvió tan delgada que parecía una niña, la voz le temblaba y su irá, que pretendía ser amenazante, se volvió ridícula y lamentable. Seguro él no era consciente del efecto que tenía su de repente “aniñada voz”, pero si lo hubiera sido habría sido más precavido con su tonalidad. Fue un caso lamentable.

¿Acaso utilizas una voz demasiado amigable?

¿No sería mejor desarrollar una voz con un tono profundo y sensual? Una voz que ellas no quieran dejar de escuchar.

¿Puedes imaginar las posibilidades?

Si aún no crees en el poder de la tonalidad, recuerda el poder que tienen las mujeres al manejarla, en efecto, los hombres se vuelven ESTÚPIDOS por la voz de una mujer, si les habla sexy, si les habla tierno se pierden a sí mismos. Ellas son conscientes de eso, y por tal razón, te piden favores y hacen una voz de niña, o si quieren mantener en suspenso un encuentro sexual te hablarán con voz sensual.

Entonces, ¿cuál es el tono más adecuado de usar la voz que puede tener un seductor?

Lo primero que debes tener en cuenta es cuál es el tono de tu voz, y cuánto resuena.

Las mujeres responden bien a los hombres con un tono de voz profunda (o los llamados bajos o de voz grave), no sólo porque su alcance es relajante para sus oídos, sino porque se asocia a confianza.

Supongo que muchos de los que leen esto no han sido bendecidos con un tono profundo de voz, así que haré una distinción entre VOZ profunda y TONO profundo. Y quiero que recuerdes que: puede ser tan atractiva una TONALIDAD profunda, como una VOZ profunda. Así que si no tienes una voz profunda, puedes trabajar en una tonalidad profunda y obtener resultados casi equivalentes.

Para desarrollar esta tonalidad deberás empezar a hablar por el DIAFRAGMA, más que por la garganta (o peor aún, por la nariz). Para saber si hablas por el diafragma puedes poner la palma de la mano extendida sobre tu pecho y enfocarte en sentir la vibración en esa zona. Si lo haces bien no tendrás problema en sentir esa vibración.

Otra cosa en la que debes poner atención es al VOLUMEN de tu voz. Recuerda que siempre tiene que ser FUERTE, ALTO y FIRME. Recuerda el ejemplo sobre lo que me pasó. No querrás sentir que una verdadera voz fuerte y firme aplaste la tuya como un zapato aplasta a un inocente gusanito que se asoma tímidamente en la calle en un día de invierno.

Te lo aseguro, te sentirás como un gusano. Como el más pequeño, miserable, sucio y nauseabundo de todos.

He hablado con muchas mujeres sobre esto, y TODAS, sin excepción asumen que la voz tiene que ver con el CARÁCTER de un hombre, si es suave, y cada rato te tienes que aclarar la garganta serás encuadrado como débil, así que hay que trabajar en proyectar firmeza y potencia en tu voz. No querrás ser de aquellos que hablan tan bajo que ella tendrá que pedirte que por favor le repitas lo que dijiste porque… no escuchó o no entendió. Lamentable… nuevamente veo la cabeza de ese gusanito pedir misericordia.
Si una mujer no puede oír lo que dices (y he visto mucho eso…. Los hombres por timidez hablar suave queriendo “no molestarlas”) estás haciendo que ella trabaje. Es demasiado aburrido escuchar a alguien que habla muy suave, al principio ellas vencen su pereza natural y se concentran para poder escucharte, luego se aburren, luego empiezan a sentir un hormigueo en sus piernas de desesperación, hasta que una oleada de ira santa (como de Palestino) desciende por su cabeza y quisieran gritarte que por favor HABLES COMO UN VARÓN.

De nada sirve si estás en un grupo y tienes estupendas historias que contar, que seas excelente conversador si por hablar suave o en bajo volumen no eres capaz de pedir la palabra. Las mujeres pensarán que tienes los testículos del tamaño de dos uvitas pasas.

Empezar a ser consciente de la manera en que hablas también te ayudará a concentrarte en tu VOCALIZACIÓN. Es decir, ¡que se entienda lo que digas! Para ello evita hablar demasiado rápido, cuando abordas a alguien y hablas con demasiada prisa, das a entender que lo que dices no es muy importante y que sabes que no eres impactante, por lo que le evitas la tortura de que te escuchen por mucho tiempo y por eso aceleras el ritmo. Habla más lentamente, como si lo que dijeras fuera relevante y como si fueras interesante.

No temas hablar FUERTE cuando te acercas a alguien. Un volumen alto da una sensación de fortaleza, carácter y confianza, cuando lo combinas con una buena tonalidad, estás enviando las señales correctas.

Te recomiendo que escuches los diálogos de la nueva película de James Bond “Casino Royale”, o alguna película de Mel Gibson, o a Jack Bauer en 24, o puedes ver a Russell Crowe en Gladiador. Trabaja en tu voz, sin importar cómo sea, puedes desarrollar una tonalidad profunda y ser mucho más impactante cuando pronuncies palabra. De acuerdo a Cliff’s List, a la gente a la que le gusta oír su propia voz tiene a tener más éxito con las mujeres, esto se llama la Teoría del Bocazas. Así que ponte pilas y empieza a jugar con los matices de tu voz y acostúmbrate a escucharte a ti mismo cada vez que hables con alguien, sobre todo con una mujer.

Hasta la próxima!
————–
Pueden escuchar el tercer audio de mi serie Las Llaves Del Seductor, en esta ocasión son casi 4:30 minutos de sólida información para que mejores tu juego. Pueden escuchar y descargar este audio acá: