Teoría del Coqueteo III

Publicado en Jul 23 2007 - 8:06pm por Álvaro Bonilla

En los dos post anteriores he revisado qué hacer cuando estás coqueteando, estudié la realidad de estas situaciones, plantee dos clases de coqueteo y luego, te di 10 claves para optimizar tus recursos y tu desempeño. Ahora quiero hacer un post breve, a modo de conclusión y cierre de esta serie del coqueteo, y quiero hablar ahora de 5 errores que he detectado en las personas que coquetean, son los errores más comunes y los que estropean todo el trabajo, y que te garantizan resultados iguales a cero.
1. No dependas de otros para hacer que las cosas pasen: Este es uno de los errores más frecuentes. Yo lo llamo el “factor pereza”, y es cuando los hombres esperamos que sean otros los que hagan el trabajo de presentarnos a las personas, así que siempre se quejan diciendo “es que no conozco personas nuevas, hace mucho tiempo no conozco gente interesante”.

Pues nada, conocer personas nuevas es cuestión TUYA, tú puedes ir a un sitio y acercarte a una persona desconocida, y empezar una conversación. Si tú mismo no tomas acción, nada pasará. No puedes esperar que tus amigos te presenten mujeres, porque generalmente si eres alguien que no toma iniciativa, te rodearás de personas que tampoco tienen iniciativa y que tampoco conocerán a personas nuevas. ¿Puedes descubrir el tremendo círculo vicioso que estás emprendiendo?

Tampoco puedes esperar que ellas se acerquen a ti y te pregunten cómo te llamas. Ese es TU trabajo. Coquetear es algo que te corresponde a ti. Así que toma al toro por los cuernos y haz que las cosas pasen. Cuando no tomas las decisiones, la vida decide por ti, y cuando lo hace te toma a las malas.

2. No mientas: Nunca ofrezcas más de lo que en verdad tienes. He visto muchos hombres que coquetean y dicen que tienen de todo, han hecho de todo y prometen esta vida y la otra, luego se sorprenden cuando resultan involucrados con esa mujer ante la cual mintieron sobre sus posesiones y estatus, y pierden enormes oportunidades porque no exageraron demasiado la verdad.

Si no estás buscando una novia, no insinúes que estás buscando una relación estable. Esta clase de actitudes son “negociar contra uno mismo”, es decir, te pones en límites que van en tu contra. Por ejemplo, tenía un amigo que solía decir que era muy tranquilo, y que le gustaba quedarse en la casa juicioso, que le gustaba cocinar los viernes, y lo dijo porque estaba coqueteando con una chica que a todas luces era una intelectual, pues bien, resultó que la chica le puso más cuidado de lo que él esperaba, empezaron a salir, y a hacer planes los fines de semana en las respectivas casas, alquiler de películas, cocina, ver televisión, y pues la verdad es que mi amigo era un rumbero empedernido, antes de conocerla iba a fiestas y eventos desde el jueves hasta el sábado. Evidentemente, y con el dolor de su alma, tuvo que ser sincero con esta mujer, y al poco tiempo terminaron su relación, pues ella evidentemente no era una chica de rumbas, y al intentar meterse en la realidad de mi amigo simplemente no aguantó el voltaje.

3. Tómala suave: Si te va muy bien, no te ilusiones de a mucho. Personalmente creo que jamás deberías esperar nada de nadie. Nunca. Saben a qué me refiero. Esperar sólo produce decepción, lo mejor es ser generoso y si te llega algo de vuelta tomarlo como una sorpresa. Es mejor así, dejas la puerta abierta a la sorpresa.

Si te va mal, si crees que te equivocaste y pasaste un mal rato haciendo el ridículo, no armes un gran problema por eso. Lo que pasó es cosa del pasado, pasado no es igual a futuro, simplemente aprende tus lecciones y sigue intentándolo. No seas de los que se sientan a criticarse a sí mismos por ser estúpidos, idiotas, tímidos, feos porque tuviste un mal momento, o porque cometiste algunos errores. En Batman Begins había una frase que la tengo anotada en mi cuaderno personal y dice que “nos caemos para aprender a levantarnos”.

4. No te aferres: Algunas veces cuando finalmente encuentras a la mujer que te gusta, y te corresponde tendemos a aferrarnos a ella. Empezamos a rondarla, a revolotear a su alrededor, la seguimos, la llamamos, la saludamos en el msn, y sobre todo en nuestra mente ella está ahí, de primeras. Los expertos en marketing llamamos a esto “Top Of Mind”, y es cuando te preguntan por una marca de gaseosas, por ejemplo, la primera marca que mencionas es la marca “Top Of Mind”, la segunda marca entra como algo llamado “Otras Menciones”. El punto es que ella se convierte en tu Top Of Mind, cuando no debería ser así a menos que ya tengas una relación estable con ella. Si notas que te estás obsesionando, sal con otras personas, conoce otra gente, trabaja un poco más, OCUPATE, HAZ ALGO PRODUCTIVO, y por favor, no dejes que tu mente se arme cuentos, o ideas. Como dice arriba, jamás esperes nada de nadie.

5. No metas mano. Ok. Ok. Sé que puedo sonar a tu abuelita que va todos los días a la Iglesia a misa de 6:00 de la mañana y le ayuda al cura a ponerse la sotana, y canta con voz chillona y se le salen lagrimitas cuando pasa la procesión de viernes santo por el frente de su arrugada carita.

Lo que quiero decir es que te hagas un favor: no empieces a manosear a tu chica cuando apenas coqueteas con ella. Es algo distractor, pues ella estaría concentrada en tu inquieta mano que no se sabe a dónde va, o que le estorba porque la tienes puesta en un sitio que la pone nerviosa, y no en ti y en lo que le dices. Las personas confiadas no manosean, ya te he indicado cuál es el kino indicado para primeras veces y es bien sutil. Y lo digo porque lo he visto, hay hombres que se van entusiasmando de a mucho y empiezan a meter mano, sobre todo en fiestas, y se ven demasiado necesitados/urgidos por sexo/inquietos/confianzudos/ nada bueno. Por regla general, JAMÁS metas mano a menos que ya se hayan dado un buen número de besos (bien profundos por demás).

Con estas prevenciones y los dos escritos anteriores ya verás como tu coqueteo será óptimo.

¡Que comience la cacería!

Hasta la próxima!