No hables, actúa!

Publicado en Ene 11 2008 - 2:24am por Álvaro Bonilla

Ok. Hoy voy a hablarles sobre un tema que me han consultado mucho en correos, y consiste en algo muy simple: ¿hasta qué punto venderme delante de una mujer? Es decir, en qué medida cómo debo hacerle saber que yo soy un hombre que merece la pena, que tengo una gran cantidad de cualidades y ventajas que me hacen un buen partido o una buena elección para ella.

Pues bien, acá les doy una noticia: La mayoría de mujeres están más interesadas en experimentar tus cualidades que en escucharlas de ti mismo. Así mismo ocurren dos fenómenos interesantes: el primero de ellos es que las mujeres tienen un sensor de desconfianza instalado en sus cerebros que les hace dudar de aquellos que les pintan panoramas perfectos (la evolución es la responsable de esto, debido a que para la mujer es más costoso arriesgarse que para un hombre y esto en términos de la especie, pues el sexo puede implicar un embarazo del cual hacerse responsable durante al menos 9 meses, es esta la razón por la cual desde nuestros ancestros hasta hoy la mujer conserva este mecanismo de “desconfianza”), y segundo que las mujeres prefieren descubrir por ellas mismas los rasgos de carácter y observar un poco de misterio que alimente la relación de pareja.

La verdad es esta: Ganarás mayores puntos si encuentras maneras más creativas de mostrarle, no de decirle, aquellas cosas que te hacen valioso y único. Acá te doy algunos tips para que no caigas en la trampa de auto-promocionarte demasiado:

1. No presumas de tu trabajo: Las mujeres no desean escuchar mucho acerca de cuánto dinero te ganas o de los múltiples negocios que tienes y que te dejan cuantiosas ganancias. Los hombres presumidos de lo material suelen ser carentes en áreas emocionales (incluso sexuales), y para las mujeres esto es un tema bien claro. En términos generales parecerás inseguro y que es justamente lo material lo que te proporciona la seguridad que intentas proyectar. La idea para un seductor es ganar su afecto y su corazón mostrándole cuanto puedes enriquecer su vida a través del arte de la sorpresa. Lo que puedes hacer es involucrarla en tu estilo de vida, de tal manera que ella por sí misma conozca cuáles son las cosas materiales que ofreces y que ella misma saque sus propias conclusiones, realízalo poco a poco, no sea que en tu afán atraigas a mujeres interesadas que no te valoren por otra cosa que no sea tu dinero. Las mujeres siempre valorarán el dinero, pues esto les indica capacidad de proveer si en un futuro hay una familia, sin embargo no siempre buscan a un idiota con dinero.

2. No le digas acerca de tus rasgos de carácter: Hablar de tus características de buen humor, atletismo, creencias políticas, ética laboral, honestidad, lo que sea no produce los resultados que uno piensa. Tus buenas cualidades son definitivamente cosas para MOSTRAR, no para contar. No presumas mucho de cosas que luego te costará demostrar, seguro que les ha pasado que han intentado demostrar ante otra persona cómo pueden hacer algo (en el computador, en la cancha deportiva, en la cocina) y justo cuando se sienten observados son incapaces de hacerlo, o lo hacen con torpeza. Pues bien, eso mismo pasa cuando uno habla mucho de sus rasgos de carácter, si dices que eres muy gracioso de repente no le parezcas tan de buen humor y su nivel de calificación esté demasiado alto. Cuando dices cosas de tu personalidad te expones a ser probado al extremo.

La idea es que ella poco a poco vaya descubriendo tus rasgos de carácter y personalidad, ella las verá en la manera en que la tratas y en la manera en que te relacionas con los demás, deja que sea ella la que te diga “vaya… no sabía que fueras tan divertido.” Tu verdadera esencia siempre debe ser desvelada a lo largo del tiempo. Si cuentas todo ella podrá pensar que eres una persona no auténtica.

3. No le digas cuán deseable te encuentran las mujeres: Presumir del desempeño sexual y cómo tienes muchas mujeres detrás de ti es un verdadero repelente para las mujeres. Por una parte da la impresión de que eres un jugador más que anda detrás de subir su ego con una mujer más en su lista, también puede mostrar que eres egoísta y que quizá no estás muy conectado con tus sentimientos. Claro está, hay algunas mujeres a las que les gusta competir por la atención de los hombres, pero sería un poco estúpido de tu parte ponerla en esa posición de manera manifiesta y demasiado rápido. Si quieres que compita por ti que ella misma se dé cuenta de cómo son las cosas en realidad.

En lugar de ello refleja tus características y tu carisma en la manera en que te relacionas con las mujeres, que sea ella misma, con sus propios ojos, la que vea cuán atrayente eres (sin que vea que eres un jugador más). Algo que te dará puntos es que siempre presentes a las mujeres con las que te encuentras, ya sean ex novias o simplemente amigas. Recuerda que las mujeres siempre están mirando y que en muchas ocasiones tienen sensores en su espalda para saber cómo te comportas, así que no seas de aquellos coquetos o demasiado exagerados, sé encantador, pero hazlo con el arte de un mago: con sutileza.

4. No le digas cuán buen tipo eres: Si tú estás buscando estabilizarte y quieres mostrarle a una mujer que ya estás pensando en una relación a largo plazo con propósito o que estás interesado en conformar una familia, no es necesario que se lo digas. Lo que lograrás es que ella piense que quizá eres demasiado bueno, y no siempre captará el mensaje o la intención de que quieres estabilizarte, por el contrario parecerá que estás intentando ganarte su afecto con mostrarte “diferente a los demás tipos malos del mundo y de su pasado”. Créeme es un error mortal.

Si buscas algo serio simplemente dáselo a conocer con conversaciones indirectas, donde hablen de proyecto de vida, de planes a futuro, de posibles hijos y cosas del estilo, invítala a planes formales donde la presentes a amigos y familiares

En conclusión, no seas de esos hombres que buscan venderse como mercancía exclusiva y de última generación, no trates de ganarte el afecto o la atención de una mujer de esa manera. Lo que este blog y yo mismo intento con escribir acá es que empieces a creer en tus propias habilidades para seducir y atraer a través de tus acciones y de tu comportamiento. No debes parecer alguien que intenta vender un seguro de vida, debes parecer alguien que simplemente es como es, hace lo que hace y por ser y hacer las cosas de esa forma es atrayente.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

—————————-

PD1. Nuestro grupo de Facebook “La Estrategia de la seducción de Naxos” sigue creciendo, ya hay 12 tópicos y discusiones donde está participando la comunidad con sus opiniones, experiencias y conocimientos. Para aquellos que aún no se han escrito lo único que necesitan es abrir una cuenta en Facebook y buscar por el nombre del grupo, allí les saldrá nuestra comunidad.

PD2. Si te encuentras preguntándote por qué hay cursivas en diferentes palabras de este post, la razón es que estoy empleando un nuevo sistema de “órdenes encubiertas” en mis escritos. Es una estrategia de la PNL en la cual incluyo instrucciones dentro de una frase destacándolas en cursivas para ir creando un programa en tu mente, donde percibes el texto con tu parte consciente y a la vez percibes el “marqueo” que hago en cursivas a través de tu inconsciente. De tal manera que hago un trabajo poderoso en todo tu sistema, no sólo consciente sino inconsciente, para que puedas llegar a aplicar siempre lo que escribo y no solamente se te quede en un conocimiento intelectual o racional. Recuerden que el primer lugar donde vieron esto fue acá!