Exceso de equipaje (Parte 2)

Publicado en Feb 27 2008 - 1:59am por Álvaro Bonilla

En el post anterior hablé de exceso de equipaje y te di algunos síntomas a los que debes estar atento. Te dije que tu misión consiste en no dormirte en los laureles sino estar un poco pendiente de esas cosas extrañas que invaden una relación. Y es que quizás a menudo estás buscando a alguien para empezar una relación, y quizá estás buscando solamente basado en criterios de apariencia, sin darte cuenta que puedes estar saliendo con alguien que ha sido “seriamente herida” en su pasado y que como consecuencia llevan secuelas psicológicas de daños y desbalances emocionales que aún no han resuelto.

Yo no digo que necesariamente tienes que alejarte de una mujer así, simplemente quiero que te informes sobre qué es lo que puede estar pasando y a qué debes atenerte con alguien así.

Me refiero a mujeres que han tenido que lidiar con experiencias negativas en su pasado, infidelidades, engaños, rupturas poco amistosas, incluso pueden haber secuelas de abusos sexuales, de drogas o alcohol. Como ves mirar hacia adentro puede darte más pistas de cómo son las personas en realidad.

Algunas mujeres necesitan tiempo para saber qué es lo que sucede, de repente necesitan sanar, algunas piensan que un clavo saca a otro clavo, y luego de semanas de una relación disfuncional ya se hallan metidas en otra, dejando asuntos sin resolver que empiezan a salir en su nueva relación.

Otras mujeres empiezan a sumergirse en un círculo de dolor y contradicciones, se encierran en sí mismas y no pueden formalizar una relación, dejando tras de sí una cantidad de hombres que han conseguido ilusionar. Otras empiezan un camino de alejamiento del sentido común, donde generalizan sus experiencias con unos cuantos hombres a toda la especie masculina y se convierten en rosas con espinas que hieren a cuanto incauto pretende seducirlas. Acá voy a terminar lo que empecé en mi post anterior y te daré algunas pistas que te permitirán saber que hay elementos emocionales no resueltos en ella:

1. Está sumergida en una montaña rusa emocional: Un día es tu mejor amiga, al otro día ni siquiera quiere hablarte, un día está emocionada, al otro está de un genio de los mil demonios. Un día es una amazona sexual, al siguiente día está más helada que Enero en Siberia. Y para ti no existe la más mínima razón que explique sus cambios de temperamento. Pareciera simplemente que es un poco variable en su carácter.

2. Constantemente te evade: Cuando empiezas a salir con ella se muestra receptiva, sin embargo, al pasar los días pareciera que vuelves a conocerla, saca excusas, te evita. Y puedes sentir como que por cada paso que das retrocedes cuatro. En un momento está cercana, y luego se vuelve totalmente no disponible. Y nuevamente, no hay razones aparentes, no se fue de viaje o algo así. Simplemente se desaparece y no vuelves a verla por días, incluso semanas.

3. Dice y no hace: Dice que te adora y que te quiere, pero al instante se desata una fiera llena de reproches, de generalizaciones y de miedos sobre todos los hombres y específicamente sobre ti. Dice que quiere comprometerse, pero de repente empieza a salir con otras personas. Dice que es una persona sensible y tierna, pero lo que empiezas a sentir es a una persona irritada con el mundo, con la vida y sobre todo contigo. El punto acá es que empiezas a notar una incongruencia, entre lo que dice sentir y lo que hace, y al final terminas confundido y sin saber qué esperar.

4. Está resentida con los hombres: Culpan a los hombres por sus problemas, al hablar de su pasado o de las relaciones de sus conocidas, amigas y colegas dice cosas como “es que con ustedes nunca se sabe”, “es que era de esperarse”, “es que no le veo futuro a eso”. Los hombres para ella son mentirosos y abusivos. En las empresas este tipo de mujeres son fácilmente reconocibles, son aquellas mujeres amargadas, que no toleran un error y que se la pasan regañando a diestra y siniestra, incluso visten de forma sexy, pero en su comportamiento son unas completas arpías. En algunas ocasiones son feministas fervientes, siempre armando discusiones.

5. Tiene rasgos de celotipia y paranoia: Empieza a crear historias sobre ti, nunca está segura de tu fidelidad, te pregunta hasta la saciedad por las mujeres con las cuales tienes algún tipo de trato. Tiene muchos de los rasgos que habíamos descrito en el post sobre los celos. Simplemente puedes intuir que ha tenido un pasado de engaños, o que es una mujer demasiado controladora.

6. Constantemente la ves triste: Este es un punto importante, de repente sientes que aunque es una mujer hermosa, que tiene muchas cosas a su favor y que no está sola, su estado de ánimo es de tristeza, la notas meditabunda, demasiado seria, no sonríe muy a menudo y logras detectar una tristeza que invade su ser y no la deja tener el entusiasmo que esperas. La ves lagrimosa constantemente.

7. Ella te dice que te hará daño: Bueno, ella te avisa, incluso en tonos fuertes, que si sigues con ella podrá hacerte daño, que no es la mujer para ti y que es un arma letal. Pues a veces son test de eliminación que buscan que si eres un debilucho te alejes, sin embargo en muchos casos encierran verdades, debido a que ella ha sido consciente de su propia herida y sabe de las muchas maneras hirientes en que puede actuar cuando tiene a un hombre o una relación a su lado.

8. Se aísla: De repente se encierra en su casa, en su habitación y no te da razón de nada. Simplemente no quiere ver a nadie, este comportamiento delata tendencias depresivas que deberás observar con cuidado.

La pregunta en este punto es la siguiente: ¿hay algo que se pueda hacer para establecer una relación exitosa con una mujer que tiene equipaje emocional? La respuesta es que depende de la profundidad y la extensión de la herida emocional. Tienes que estar abierto a la posibilidad de que la relación no funcionará hasta que ella haya trabajado en su herida emocional, y no serás tú quien deba decirle qué debe hacer.

Deberás escuchar cuidadosamente cuando ella exprese sus sentimientos, no caigas en la trampa de dar consejos a partir de la lógica, simplemente ten una actitud empática con lo que diga. Revisa tus intenciones con ella y la profundidad de lo que deseas, si crees que vale la pena sé paciente, lo que ella necesitará es comprender que puede confiar nuevamente en los hombres. Sin embargo, no permitas comportamientos destructivos orientados hacia ti, debes mantener una postura donde no recibas ataques desde su autoestima deteriorada. No puedes ser su saco de boxeo, listo para ser golpeado cuando un momento tenso o confuso llega.

No intentes ser el redentor de su pasado. Sé razonable con los alcances que puedes tener en su vida, y si realmente está muy destruida y herida lo mejor será dejar las cosas en los términos más amigables. Muchos han fallecido intentar ser redentores y la excepción a la historia de relaciones conflictivas y abusivas. No caigas en esta trampa. No puedes cargar con sus maletas, simplemente a veces podrás ayudarla a que cuando ella las cargue el peso se le haga más ligero.

Lo que he intentado a través de esta serie de “exceso de equipaje” es mostrarte que las relaciones se construyen con cosas más complejas, que no sólo es una apariencia física, sino que detrás de cada uno de nosotros se esconden personas complejas, con pasados más o menos complicados, con eventos traumáticos y felices, y que justamente una relación entre dos personas se construye en el diálogo.

A veces me da un poco de risa malvada ver cómo ciertos aprendices creen que por leer y saberse de memoria las rutinas de Mystery y demás, ya podrán controlar una serie de elementos incontrolables, una serie de manejos emocionales que necesita una relación sentimental. La seducción no es el arte de conquistar a una mujer en una discoteca, es mucho más, es convertirte en alguien con carácter, que sabe lo que quiere, y que también sabe algo de la psicología de las personas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!