¿Hacia dónde va la seducción?

Publicado en Abr 14 2008 - 9:24pm por Álvaro Bonilla

En algunos momentos es razonable, y diría yo que hasta es saludable, detenerse un rato a pensar en cómo evolucionan las cosas, cómo se han desenvuelto, y cómo se vislumbran a futuro, en el corto, mediano y largo plazo. Pues bien, ese ha sido el motivo de mi ausencia en las últimas dos semanas, necesitaba retirarme un poco, analizar el camino, y ver cuáles son los horizontes, perspectivas y limitaciones del mundo de la seducción.

Ya es un lustro en este camino, y han sido muchos los cambios que uno va viendo el esta ruta. Unos maestros han crecido, se han desarrollado, y se han desaparecido, otros aún seguimos por acá, otros han abandonado el terreno con más pena que gloria, y otros han sabido retirarse a tiempo.

La seducción es un asunto que se ha jugado desde el inicio de la vida, las células han buscado la manera de replicarse y reproducirse y para ello han buscado células con algún grado de atractivo y diferenciación. Detrás de la vida se encuentra la seducción, se encuentra el amor dirían algunos. El amor entendido como vínculo que genera que un organismo vivo busque a otro para reproducirse y propagarse. El amor entendido como una lucha entre organismos que compiten entre sí para mostrar su valor (genético, económico, social, lo que sea) y para sobresalir entre los demás y obtener el mayor trofeo evolutivo: dejar la genética y perdurar, aunque el mismo organismo esté muerto físicamente sobrevive en las células de otro organismo.

Bueno, ya nos estamos poniendo un poco filosóficos y trascendentales, pero la idea es poner las cosas en perspectiva. Después de todo la seducción es solamente un arma, un artilugio, una estrategia para lograr vincularnos, para lograr que otro deposite su confianza en lo que nosotros ofrecemos, que invierta energía emocional en nuestro ser. Eso es lo que, en últimas, busca la seducción, una unión de cuerpos, un intercambio de emociones, proyectos, fluidos, genes, pensamientos, lo que sea.

La seducción, como tendencia natural de los seres vivos, el pavo real que se pavonea, los chimpancés que muestran el rabo, los pájaros carpinteros que construyen nidos, en el ser humano se ha visto matizada por lo cultural, por la moda, por tendencias comerciales, que muestran qué debería ser seductor y definitivamente qué no es seductor. Los tiempos cambian, y con ellos nuestros gustos estéticos, nuestros conceptos de belleza y nuestros conceptos de valor. No más mirar las pinturas del renacimiento para apreciar el concepto del cuerpo femenino tan distinto del concepto contemporáneo.

Las personas siguen toda clase de extremos para llegar a seducir, las mujeres se operan, se hacen tratamientos e incluso retrasan su proceso de envejecimiento (hasta llegar a límites realmente ridículos) para lograr representar esa lozanía y esa salud que es tan atractiva. Nosotros los hombres también hemos entrado en esta estética del embellecimiento y de la moda, y modelos masculinos anglosajones del estilo David Beckam y Brad Pitt han llevado a muchos a tener costumbres que antes eran sólo femeninas.

Para algunos hombres es una infelicidad enfrentarse a los prototipos de belleza que venden los medios de comunicación, para algunas mujeres también es frustrante ver cómo nos paralizamos ante bellezas como Heidi Klum o Beyonce.

Al verdadero seductor esos prototipos de belleza le importan un carajo.

La razón fundamental es que el seductor ha aprendido a seducir con lo que tiene a la mano, con lo que la naturaleza le dio, y ha emprendido un camino de mejoramiento interior que le ha permitido ver aquello que es particular, único e invaluable en sí mismo. El seductor emprende el camino inverso a lo que comercialmente se muestra, su camino procede desde lo interior hacia lo exterior, jamás al contrario. De hecho, el seductor entiende que la mejor manera para embellecerse y hacerse más atractivo es desde su interior, esa fuerza inunda su exterior y su apariencia, y le hace tomar decisiones para ajustar lo externo, a lo interno.

Muchos caminos he visto, muchos maestros también, me he leído un montón de información, desde la más superficial, hasta la más psicológica, biológica, incluso he estudiado el cerebro, la evolución y las teorías psicoanalíticas. He visto cómo algunos maestros se centran en cambiar la apariencia, el empaque y programan a sus estudiantes para “simular”, para actuar delante de las mujeres, pero no los enseñan a desarrollar carácter o al menos un propósito de vida que les permitan encuadrar un concepto como la seducción dentro de un modo de ser y hacer que les sea útil en el largo plazo.

Otros maestros, no hacen otra cosa que copiar lo que han visto en otros, ni siquiera han desarrollado una teoría propia, incluso copian las páginas de alguien más famoso, o al menos más creativo y original. Algunos incluso escriben algún e-book con cositas más que obvias y con algunos desarrollos más o menos afortunados del método mystery.

No es un secreto que una de mis grandes inspiraciones ha sido David De Angelo, y saber que ha dejado el camino de la seducción me ha dejado pensando en que ha reconocido saber su tiempo, y se ha dirigido al trabajo con seducción a otras esferas: empresariales y gerenciales. Muy interesante.

Mystery sigue en las mismas, su último producto Mind Of Mystery, es más de lo mismo, mostrando a mujeres al lado del sillón para que respalden y asientan lo que él dice. Algunas cosas son ciertas, sirven, funcionan, pero el concepto en general a mí no me sirve. La vida afectiva es mucho más compleja.

La gente de Real Social Dynamics, Tyler, Jeffy y otros, han desarrollado modelos muy interesantes, Tranformations, Blueprint y el producto Jeffy Show son productos innovadores, con algo diferente o sobre todo con conceptos inspirados en la psicología, la sociología, la teoría evolucionista, la biología, etc. Sin duda la gente de RSD será polémica, pero sus productos y conceptos se dejan estudiar y se aprende bastante de ellos.

Style ha desarrollado una segmentación muy interesante, ha diseñado productos a la medida, ad hoc, ajustados a las necesidades de cada persona, y su abanico de soluciones es amplia y bastante profunda, es notable la asesoría de personas especializadas, y no solamente expertos en seducción.

Ross Jeffries aunque muchos lo han criticado ha mostrado y sigue mostrando la eficacia de la Programación Neurolingüística para crecer, comunicar y seducir. Se ha mantenido a pesar de todo y de todos.

Entre los latinos, no encuentro mucho, espero no ser injusto, solamente Mario Di Domenico ha intentado desmarcarse y profundizar en otros asuntos diferentes a lo que todo el mundo habla. Mario Luna, es Mystery español mezclado con un montón de cosas de todo lado, es como un crossover de cuanta teoría hay. Eso es lo que pienso, del resto ni comento, son simples copias de copias y de más copias.

De donde más he aprendido de seducción ha sido justamente de los no seductores, del marketing, de libros de gerencia, de neuromarketing, libros de estrategia de guerra, de psicología diferencial (aquella que estudia las diferencias entre hombres y mujeres) y por supuesto de escritos científicos que han tratado preguntas de la naturaleza humana, la evolución, el destino de nuestra especie.

La seducción es el camino del autoconocimiento, incluso cercano a la espiritualidad, cercano al desarrollo de un propósito de vida, es una ingeniería del mejoramiento humano, donde empiezas a pensar como un deportista de alto rendimiento, como un ejecutivo director de una multinacional, que busca dar lo mejor de sí, entrenarse todos los días en cuerpo y espíritu para lograr un uso máximo de los recursos y un potencial ganador, una mente clara de prejuicios y complejos y pensamiento y actitud ganadoras. Esa es la seducción, al menos ese es el punto del camino en el que estoy y es lo que espero transmitir. Por supuesto, hay y habrá tips, tácticas a modo de receta, siempre funcionan y si la vida puede reducirse a pocos principios manejables será útil para todos.

Otra de las cosas que he descubierto en este camino ha sido el de la seducción en la vida de pareja, y es que he visto muchos casos donde la seducción necesita ponerse en funcionamiento para crecer junto a una persona y en una relación, quizá en un noviazgo, un matrimonio, una reconciliación, y es que me atrevo a decir que ninguno de los más populares maestros de la seducción han trabajado cómo sostener la seducción dentro de una relación de pareja de meses o incluso años. Ese es uno de los horizontes de investigación más prometedores de la seducción, es quizá la labor más interesante para quienes quieran dedicar a profundizar en este camino.

Otro tema interesante es la seducción en ventas, en crear estrategias para desarrollo empresarial y de marca personal. Acá es justamente donde los libros de marketing y publicidad pueden ser de ayuda, pues como es claro la sobrevivencia depende de la capacidad que tengas de generar ingreso económico, así que todo esto sirve para ganarse negocios, cautivar clientes, desarrollar relaciones profesionales con colegas y con otras compañías.

El campo de la seducción lo llena todo, lo inunda todo, y una visión superficial sólo conduce a que veas los árboles y pierdas la visión de la enorme riqueza que tiene el bosque.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!