Patologías de la seducción Parte 1: Las histriónicas

Publicado en Dic 17 2008 - 5:09am por Álvaro Bonilla

Antes de continuar con la serie sobre el desarrollo del poder personal, que en realidad me está demandando un poco de trabajo al intentar poner en palabras las ideas que tengo, quiero empezar una serie sobre las patologías que pueden encontrarte en las posibles elecciones de pareja.

¿Por qué hago esto?

Porque el éxito en la vida y en la seducción está dado por algo llamado PRECISIÓN, es decir, dar el blanco, en el punto. Muchos de mis clientes están aferrados a algún prototipo de mujer que siempre buscan, y resulta que ese prototipo es una persona llena de conflictos y problemas sin resolver, que los ata, los manipula y de alguna manera hace que su vida se vuelva más angustiante, llena de más preocupaciones y que su juego interno se deteriore cada vez un poco más.

Y acá va un punto interesante: para mantener el juego interno es necesario estar rodeado de personas que también manejen un buen nivel de juego interno. Si uno está rodeado de envidiosos, resentidos, perdedores, quejumbrosos, pesimistas y toda clase de personas destructivas el juego interno y la energía personal se van desgastando como las baterías.

Quizá una de las cosas más difíciles que tuve que hacer a la hora de iniciar mi camino y mantener la energía personal y el nivel de juego interno fue alejarme de algunas personas, que lo único que hacían era justificar sus fracasos y alentarse a seguir en el mismo camino de destrucción y derrota. Simplemente me alejé de ellos, porque empecé a pensar de otra manera, a ver las cosas de un color diferente y a manejar otro tipo de temas y retos que ellos ya no compartían. En esas circunstancias conocí a tres clases de personas con virus mentales de las cuales te sugiero te alejes lo más pronto posible, o quizá, si eres uno de ellos caigas en la cuenta de lo odioso y sin sentido que puedes ser y cambies tu apreciación de las cosas:

1. Los Resentidos: Se dedican a sabotear a cuanta persona se les pasa por el frente y que tiene éxito en alguna esfera de la vida. Estos resentidos son expertos en leer, leer y devorar información, sin embargo no pueden tolerar que alguien les lleve la delantera, les hace falta práctica y éxitos verdaderos, y por ello en vez de culparse a ellos mismos siguen culpando al mundo, y especialmente a las personas que salen adelante, a los que estudian, a los que practican. Siempre los andan cuestionando y les quitan el mérito por sus logros legítimos. Generalmente se esconden tras la máscara de “amigo sincero”, pero la verdad es que en el fondo sienten una gran envidia.

2. Los Depresivos: Viven tristes con su existencia, con el lugar que ocupan en el mundo, con el estado de las cosas, con lo que sea. Generalmente visten de negro y su apariencia es descuidada, son tímidos, introvertidos y callados. No salen de la esfera de sus propios pensamientos, se quejan de las cosas y terminan por contagiar tu mente con creencias negativas, con prejuicios, o quitándote energía que empleas en sacarlos adelante y motivarlos, cuando en realidad ellos no son capaces de hacer algo consigo mismos.

3. Los aprovechados: Son aquellos que esperan que tú hagas el trabajo duro, el trabajo de campo, las pruebas, los ensayos y se adhieren a ti para sonsacarte todos tus conocimientos. Ellos van en un sitio de comodidad, esperando que tú tomes la iniciativa, que tu arriesgues el pellejo, que tu recorras el campo minado primero y luego ellos la pasan suavecito. Sin aportarte nada, simplemente esperando y copiando.

Ahora sí entremos en materia. Hoy quiero hablar de estilos afectivos que podemos encontrar en algunas mujeres (sí, claro también hombres, pero ya saben que acá se habla de mujeres directamente). Un estilo afectivo es una manera de procesar la información afectiva, es una manera de sentir, de evaluar y de incorporar las emociones a la vida entera. El estilo afectivo se puede comparar con el ADN o el RH emocional, marca el carácter con el que uno se relaciona con los demás.

La gran mayoría de los fracasos afectivos tienen que ver con que damos o buscamos a personas con estilos destructivos. Y acá vamos a entrar a definir algo que he visto en el 70% de los seductores con los que me he encontrado (es decir, 7 de cada 10) son impresionantemente emocionales, les cuesta ponerle cabeza fría a las cosas, por eso en sus inicios las derrotas les pegan más duro y las victorias los elevan a la estratósfera perdiendo el principio de realidad y caminando, literalmente sobre las nubes.

¿Qué pasa si eres una persona demasiado emocional?

Pues que si das con personas equivocadas te vas a involucrar demasiado y vas a terminar lastimado. He visto muchos seductores disfrazados de machos alfa que sucumben a la primera mujer con que tienen éxito y bailan a su melodía en la relación. Como títeres. Manejan muy bien el juego interno en la seducción, pero en la relación se queman. Además tienden a perseguir un prototipo en especial que es destructivo para ellos, enceguecidos por las promesas de bellas mujeres fiesteras y con cuerpos esculturales desean demostrar sus éxitos mostrándose, a manera de pasarela, para así dar a conocer que están triunfando. Y sí, lo están haciendo, no lo niego, pero si no sabes con quién te estás metiendo vas a terminar lastimado, y el juego de la seducción se trata del éxito más que de la fama.

Claro, yo lo entendí a los golpes y a las patadas. Pero si puedo ahorrarte eso te aseguro que será ganancia para ti. De hecho la psicología ayuda mucho a conocer la gente sin tener que pasar años con ellos, y hacerse a una idea de lo que pueden ofrecer o no ofrecer, y yo creo que hay personas muy parecidas y que la experiencia permite anticiparse para evitar relacionarse afectivamente con cierto tipo de personas, para evitar perder el tiempo, y cargarse con historias emocionales que lo llevan a uno a perder energía.

Hoy quiero hablar del prototipo más perseguido y sin duda el más engañoso: las histriónicas o teatrales. La palabra histrionismo viene justamente de las artes dramáticas y señala a una persona que le encantan las poses, la actuación, se mueve de una emoción a otra como si fueran montañas rusas.

Son mujeres que buscan ser el centro de atención, se guían por un exceso emocional, se ríen locamente, lloran como magdalenas, se enojan y odian con pasión. Todo es como si el mundo fuera un gran teatro y ellas fueran las protagonistas de la obra. Tienen un cuidado excesivo por su físico, de hecho muchas modelos están dentro de ese perfil. Son dramáticas, buscan impresionar, siempre andan metidas en historias complicadísimas. En un principio son muy distantes y etéreas, pero si tienes la astucia de encontrarles el punto son las más intensas del mundo. Generalmente este es el perfil ideal para aplicar el método Mystery, les funciona de maravilla (¿será porque Mystery también es un histriónico? Seguramente…)

La trampa de este tipo de mujeres es que al seductor principiante le queda la sensación de un gran triunfo. Algo así como “uy, me levanté a la mujer más buena del planeta”, y quedan felices. Y es un triunfo legítimo, no son un objetivo fácil pues tienen mucha demanda. Sin embargo el precio a pagar en tranquilidad y paz es bien alto. Al principio son las más enamoradas del mundo, están casi fuera de control. Nuestro amigo seductor novato siente que es el rey del mundo.

Sin embargo al poco tiempo empieza a demandar tiempo a montones, atención, aprobación hasta que la relación se vuelve una carga agotadora. Te llena la vida de dramas que no tienen nada que ver contigo, además de una superficialidad abrumadora. Como son tan exhibicionistas y buscan ser el centro de atención entonces nunca te sentirás seguro con ella, en las fiestas será la que más mire, la que más busque las miradas de otro, la que más muestre, la que más se mueva. Podrás sentirte afortunado porque los demás te envidiarán, pero poco a poco eso se desgastará porque ella actuará con complacencia ante esos admiradores, incluso frente a tu cara, y cuando le reclames se va a armar el drama.

La mujer histriónica se mueve en dos extremos: por una parte si no le prestas atención creerá que no es nada, y se deprimirá; por otra parte cuando tiene aprobación se siente el ser más maravilloso y deslumbrante del universo, que cautiva a todo el mundo, fácilmente se cree la Reina y tú ahí, mirando su exhibición. Incluso, hasta contigo puede volverse petulante. La fascinación por ti acabará pronto a menos que la tengas consentida, cautivada, extasiada, y generalmente eso se da con cantidades industriales de tiempo, eventos sociales, fiestas y regalos. Y no te estoy hablando de un enamoramiento de meses, te hablo de un par de semanas para que muestre sus síntomas histriónicos.

Pero aún no he llegado al centro de la fatalidad con las mujeres histriónicas. Entre más el incauto seductor busca satisfacerlas más rechazo obtiene, pues llega un punto donde el vacío emocional empieza a emerger y te dicen “tu amor y tus detalles no me bastan, no sé qué pasa, pero siento que necesito más.”

Su estilo afectivo es como un triángulo: en un vértice está el deseo de llamar la atención, en otro vértice una emotividad y expresividad, y en el otro la insatisfacción afectiva que hace que sean un pozo sin fondo. Su lógica es algo así como: “cada vez que me dan amor es porque valgo la pena y soy una persona maravillosa, una estrella brillante. Cuando más me amen, me sentiré más satisfecha, por lo tanto necesito más para sentir que valgo la pena y que soy maravillosa, y que soy una estrella brillante y que estoy satisfecha.” Es un absurdo círculo vicioso.

Algunas detestan el silencio, andan preguntando siempre “¿en qué piensas?” Necesitan siempre halagos y atención que nunca permitan el silencio que las confronta con sus vacíos. Ruido, ruido y más ruido en sus vidas. Recuerdo el ejemplo perfecto de esta mujer, y se encuentra en la película Alfie interpretada por la hermosa Sienna Miller. Alfie la comparaba con una estatua impresionante, que de lejos es deslumbrante pero al acercarse está llena de imperfecciones que espantan. Son sólo apariencia, sentimentalista, impresionista, frivolidad, superficialidad.

Hay ciertos puntos que uno puede aprender de las histriónicas, y son los puntos débiles que propician que uno busque estos prototipos y que se pueden resolver con juego interno. Son tres creencias débiles que señalaré y que deben replantearse si las tienes:

1. La necesidad de una relación que no les complique la vida: tienen como mandamiento fijarse en la apariencia sin reflexionar que hay adentro, sólo por impresionar y por dar de qué hablar, así que caen en las redes de las histriónicas. A los seductores frívolos y superficiales estas mujeres les caen como anillo al dedo, pues son del estilo de pensar poco y sentir mucho. Sin embargo algunos con naturaleza profunda desean incursionar en el mundo superficial y esos sí que se caen más duro, pues luego empiezan a pedirle a la histriónica que piense elaboradamente y ahí no hay de dónde.

2. Necesidad en los tímidos de encontrar alguien más extrovertido: buscan compensar. Si uno tiene algún déficit uno debería arreglar eso solito antes de meterse con alguien intentarlo disimularlo con las aparentes cualidades de los otros. Algunos tímidos caen con mucha facilidad en eso de admirar a las extrovertidas y a las que son el centro de atención. Y se pegan unos golpes fatales, porque a ellas no les van los tímidos (a menos que sean muy serviles) y porque tu puedes pensar que son mucho para ti por lo cual no te atreverías, por lo cual idealizarías y por lo cual terminarías enamorado eternamente de la mamacita de tu universidad o trabajo.

3. Autoestima pobre y necesidad de valoración: Algunos seductores muy bien disfrazados por fuera pero con un juego interno insuficiente, entonces se van con sus trajes a conquistar y las mujeres histriónicas son muy buenas devolviendo halagos, entonces si tú les das ellas te adornan de halagos y sientes que pareciera que las conoces de toda la vida, te agarran de la mano, se ríen contigo y tú te sientes reconocido. Las histriónicas son mujeres que activando el punto indicado te dan mucha cuerda, y te dicen cosas como “esta es la noche más feliz de mi vida”, “te quiero y eso que hasta ahora nos conocemos, pero te quiero tanto”.

4. Necesidad de aparentar: Una mujer hermosa para mostrar y demostrar masculinidad. La belleza no debe estar de pelea con la profundidad y con el equilibrio, pero si buscas solo apariencia eso vas a tener.

Para sobrevivir, si es que se puede, pero digamos, para intentar tener un papel digno con este perfil de mujer te recomiendo lo siguiente para tu juego interno, partiendo de la base de que no te las recomiendo para nada:

*No aceptes su manipulación, en ninguna circunstancia.

*Demarcar claramente tu territorio y tu espacio personal.

*Defiende tu derecho de no estar siempre dando halagos o siendo complaciente.

*Confróntala cuando ella sea muy exhibicionista e intente llamar la atención en público irrespetándote.

*Buscar más allá de la superficialidad.

*Equilibrar lo emocional con lo racional.

Lo difícil de este perfil es que si le retiras la atención activas una bomba de tiempo. Así que la proporción de sobrevivencia es poca. En próximos post te mostraré más patologías de las que debes cuidarte.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!