Consultorio: Seducción en la Oficina

Publicado en Ene 3 2011 - 6:01pm por Álvaro Bonilla


Hoy quiero compartirles una consulta de un apreciado lector, sobre un tema más que interesante: la seducción en el sitio de trabajo:

Hola, leo tu blog desde hace un año exactamente. Lo he recorrido todo y no encuentro algo que estoy precisando en estos días. Verás, tengo 30 años y trabajo en mi oficina con una mujer que me encanta, me gusta demasiado, y es difícil para mí pensar en qué debo hacer, sobre todo porque la veo como una mujer independiente, por lo que puedo escuchar es una mujer muy sociable y algo que me entorpece la mente es pensar ¿cómo me le acerco si es mi compañera de trabajo? Creo que sería más fácil si fuera una desconocida porque no tendría que volverla a ver si de casualidad me equivoco, pero imagínate tener que verla a diario si de pronto fracasamos como pareja o si me rechaza. Por favor necesito tu ayuda.

Apreciado lector, gracias por escribir. En verdad el tema de seducir a una compañera de trabajo es algo a lo que no le he dedicado un espacio y vaya que si es un tema interesante. Antes de ser muy prácticos con algunas cosas de procedimiento que debes tener en cuenta es necesario aclarar un par de temas en cuanto a tus creencias que no están bien ajustadas y que te pueden sabotear cualquier estrategia que yo te proponga:

1. Uno de los principales bloqueos a la hora de seducir consiste en pensar en lo que yo llamo EL MEJOR DE LOS MUNDOS POSIBLES. Es decir, muchos tienen una oportunidad IMPERFECTA y se ponen a pensar en cómo serían de maravillosas las cosas si la oportunidad fuera PERFECTA. Me refiero a que en tu correo dices “creo que sería más fácil si fuera una desconocida”, a eso precisamente me refiero cuando digo que muchas veces queremos que todo sea de acuerdo al MEJOR DE LOS MUNDOS POSIBLES, y mis apreciados amigos, eso CASI NUNCA ocurre. No se alinearán los astros para que seduzcas una mujer, ella no se aparecerá ante ti, ni te dirá que te desea mientras te sorprende desabrochándose la blusa para dejar al aire su enorme escote. La creencia que quiero darte es la siguiente: LAS OPORTUNIDADES HAY QUE ATRAPARLAS COMO VIENEN. La gran mayoría distan de ser oportunas, o en el lugar indicado, de hecho, algo curioso que me sucedía en alguna época es que las oportunidades de seducción se me daban cuando estaba enfermo y no me sentía bien físicamente (alguna gripa, cansancio extremo, temporadas de insomnio) y yo me sorprendía a mí mismo diciéndome “¿Cómo puede ser esta buena racha si ni siquiera estoy presentable como para salir a la calle? Pues la vida es así, las oportunidades llegar de formas que uno no es pera y hay que tomarlas.

2. Programación para el fracaso: Tienes otra creencia francamente incómoda en este camino: te estás programando para el fracaso desde ya. Y aunque es cierto que hay que ser realista es necesario si haces algo tomar el riesgo, cuando dices “si de pronto fracasamos como pareja o si me rechaza”. Cuando afirmas eso estoy seguro que tu mente se está imaginando sucesivos escenarios donde pelean, terminan una potencial relación, ella te rechaza, todos en la empresa se enteran, a ti te da pena que todos sepan que no pudiste, te fastidia el ego, te sientes humillado, ella se burla a carcajadas de lo estúpido que eres y lo bestia que eres, y en fin… Cómo ves es tan fácil armarse un infierno. Así que si emprendes algo, salir con una mujer, hacer un negocio, salir de viaje, no te imagines el peor de los escenarios, o como yo lo llamo EL PEOR DE LOS MUNDOS POSIBLES, sino que enfócate en creencias positivas, en tu imaginación visualiza cómo las cosas te resultan, como encuentras las palabras adecuadas, cómo puedes improvisar y adaptarte, cómo ella se siente fuertemente atraída hacia ti.

3. La trampa de ti mismo: Otra creencia que no mencionas textualmente pero que puedo leer entre líneas es que te importa demasiado el qué dirán. Y entiendo este tema como uno de los mayores obstáculos en el tema de la seducción. Muchos aprendices cuando salen con amigos de cacería no se atreven a más cosas porque les avergüenza quedar en ridículo, cuando les gusta una compañera de universidad les importa mucho que piensan los compañeros, cuando les gusta una persona del trabajo les preocupa qué pensarán los jefes, los colegas, incluso cuando están solos se avergüenzan de sí mismos. Es como si tuviéramos al frente un espejo que siempre nos acompaña y que tiene el poder de hacerlos ver desnudos. Pues te cuento, apreciado lector, que una de las primeras actitudes del seductor debe ser: NO ME IMPORTA QUÉ PIENSEN LOS DEMÁS, SÓLO DESEO LO MEJOR PARA MÍ GUSTELE A QUIEN LE GUSTE. No puedes dejar que los demás te limiten lo que tú te mereces o necesitas o deseas. Lo más interesante de todo es que la gran mayoría de cosas que nos asustan de los demás están sólo en nuestra imaginación y no en los demás. Así que escapa de la trampa de ti mismo.

Una vez revisadas tus creencias y tu programación mental, te daré algunas claves muy cortas para seducir a tu compañera de trabajo.

1. Trata de no presentarte a ti mismo como un “compañero de trabajo”. Ser un “compañero de trabajo” puede asustar a las mujeres y repeler la idea de salir contigo. Es lo mismo que te sucede a ti, justamente ella te asusta porque la has puesto en el lugar de “mi compañera de trabajo” y eso ya la aleja bastante del espectro. Es simplemente una mujer. ¿Cuál debe ser el marco de tu aproximación? La de un externo, tienes que desmarcarte del rol de trabajador de la empresa X, y mostrarte como una persona relajada, lejana de las ataduras de la rutina, una persona que disfruta lo que hace.

2. Los temas laborales son ideales para romper el hielo, pues es el tema que comparten y tienen en común. Sin embargo los temas laborales operarán como un pretexto solamente, tienes que llevarla a hablar sobre temas diferentes del trabajo, gustos, familia, pasado, deseos, etc. Si logras encontrar un punto en común aparte de lo laboral ya habrás entrado en la línea directa para pasar a un plano más personal.

3. Utiliza la ventaja de lo laboral. En el trabajo las personas usualmente están prevenidas, estresadas, presionadas, incluso insatisfechas, ante ello dos actitudes son clave:

*No te quejes en exceso por lo laboral, aunque interiormente lo sientas, a las mujeres en el sitio del trabajo les gustan los hombres optimistas. No quiero decir que hables maravillas de tu trabajo, sino que simplemente muestres alegría por la vida, por tus gustos, aficiones, metas, que tengas buen humor, etc.

*Utiliza el arquetipo del rebelde: en los sitios de trabajo la mayoría de mujeres se siente atraídas hacia los que desafían el estatus quo, hacia quienes se relajan, a quienes no se toman demasiado en serio las cosas. Ojo, no quiero decir que ello es ser mediocre, puede ser un trabajador eficiente pero que no se deja alienar, es libre, resuelto y hace las cosas a su modo.

*Muéstrate como una persona confiable. En el trabajo las personas son un poco paranoicas en relación a los competidores, hay muchos chismes y muchas luchas por el poder. Muéstrate como una persona alejada de esos temas, y habla con ella de la vida personal de cada uno, eso hará que ella se relaje y confíe en ti. Recuerda que una de las creencias más populares en los sitios de trabajo es: “yo vine acá a trabajar, no a hacer amigos”. La razón es que se siente que el trabajo está por un lado y lo personal por el otro, y que si se combinan será un fracaso. Pues bien, contra esta creencia, que seguramente ella tendrá, es necesario luchar, para ello te daré una sencilla estrategia de PNL, y es que cuentes historias imaginarias sobre cómo has trabajado en otros sitios y lo único que te ha quedado tras irte de ellos son las personas que has conocido. Por ejemplo un día le puedes decir: “Bien, hoy necesito salir temprano, vamos a tomarnos unas cervezas con un par de amigos de mi trabajo anterior. Los conocí en un momento muy duro de trabajo, pero han sido muy cercanos a mí, sobre todo Carolina (pon el nombre femenino que quieras)…” Y lo dejas ahí, es una historia inconclusa, pues no terminas de contar esa pequeña historia de insinúas sobre esa compañera, créeme que su inconsciente seguirá trabajando en esa historia inconclusa. Además el contenido encubierto de la historia es “es posible establecer una relación en el trabajo y que esta siga adelante.”

4. Aprovecha cualquier evento fuera de la oficina, fiestas de cumpleaños, reuniones, lo que sea para asistir. En esas ocasiones, especialmente si son fiestas, puedes aprovechar para acercarte más a ella. La ventaja de estas reuniones fuera del trabajo es que no se siente la presión de tendría una cita, y es posible ser espontáneo con ella y cultivar una amistad.

5. Conecta con ella tanto como sea posible, hazte amigo de ella por Facebook, mensajes de texto, mensajería de blackberry, cualquier cosa. Si vas tarde al trabajo, mándale un mensaje a ella para que te ayude a cubrirte. Haz lo posible para chatear con ella cuando no estés en contacto directo con ella (es por esto que la mayoría de empresas prohíben las relaciones entre trabajadores, porque entorpecen la productividad, pero qué se le va a hacer). Tienes que convertirte en su cómplice, su refugio de la pesadez del trabajo. Allí aprovecharás para profundizar tu trabajo de seducción.

6. En la seducción en el sitio del trabajo funcionan los mismos principios de cualquier otra seducción: básicamente, no seas intenso, no te muestres necesitado, no la busques siempre para hablar, cuando tengas confianza busca a otras personas para que ella vea que no sólo es con ella que puedes hablar, reír y divertirte; sé coqueto, juega intencionalmente con las miradas, con los malentendidos, por ejemplo, si hablas mucho con ella sin duda las personas hablarán, puedes aprovechar eso a tu favor, para coquetear más con ella y decirle cosas como “tú y yo ya parecemos novios ¿no? ¡Nos estamos volviendo taaan aburridos!”

7. Aprovecha para salir sólo con ella. Inicia con planes tipo PUB, salir a tomar cerveza, escoge un buen sitio, relájate y aprovecha la buena música y ambiente del sitio para hacer tu aproximación.

8. Prepárate para las objeciones que ella puede presentar ante una eventual relación: “es que estamos en el mismo trabajo”, “qué dirá la gente”, “qué pensará el jefe”, “y ahora cómo hacemos”. Piensa en ello antes de todo y prepara las respuestas para cuando esos momentos lleguen.

9. Aplica la discreción cuando inicie la relación: no digas, no cuentes, no muestres, así de simple. Entre más discreta sea más se disfrutará, aprovecha las emociones del secreto. Propón que mientras inicia todo mantengan las cosas “bajo perfil” (sí, utiliza justamente esa palabra) para que el entorno laboral no afecte la relación, y diseña una relación basada en el secreto y la complicidad. Las emociones que generarás serán únicas.

Las personas pasan un 70% de su tiempo en el lugar del trabajo, así que es más que normal que surjan sentimientos entre personas. Así que es una buena oportunidad para tener una relación con una persona importante para ti.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

——————-

Gracias a todos por seguir leyendo en este cuarto aniversario del blog. En verdad les aprecio mucho y espero cumplir sus expectativas en este nuevo año.