Marco mental para seducir a una mujer tímida

Publicado en Ago 2 2011 - 5:58am por Álvaro Bonilla
Imagina la siguiente situación: eres una persona tímida, no eres muy sociable, más bien eres del tipo callado, ese ha sido tu temperamento y de alguna manera ha limitado tu acceso a mujeres, y llega una mujer que te encanta y te fascina, y resulta que esta mujer es casi tan tímida como tú, es más, es del tipo discreta, recatada. Y eso, justamente eso, es lo que hace que te guste más. 
Y te preguntas ¿ambos somos tímidos, cómo puedo acceder a ella?
Pues bien, déjame contarte que las mujeres tímidas son las mujeres con las que mejor se puede hacer un proceso de seducción, por lo general, su timidez construye una barrera que a muchos los aísla, muchos hombres prefieren a mujeres de más ambiente, más extrovertidas, más fiesteras. Así que si encuentras una tímida habrás encontrado una mujer por lo general profunda intelectualmente, con un mundo interior inmenso, y con la capacidad de establecer relaciones basadas en la seriedad y el compromiso. 
Advertencia: Si buscas una relación pasajera, pasar el rato o algo así lo más seguro es que la mujer tímida no sea la adecuada, por cuando ellas configuran el proceso de selección de forma lenta, les gusta ir a su ritmo. Esta es una regla con excepciones por supuesto. 
Contra advertencia: Las mujeres tímidas por lo general tienen una sexualidad que desean explotar y su fantasía es encontrar a alguien que las lleve al límite. Ese puedes ser tú. 
Muchas mujeres tímidas también quieren sentirse un poco libres y tener una relación sin compromiso, lo que sucede (y ésta es su debilidad) es que por lo general atraen a hombres sedientos de compromiso cuando a veces ellas sólo quieren divertirse. El trabajo de calibración consistirá en ver si es una mujer que tiene la fantasía de sentir algo pasajero sin más, o desea algo comprometido y serio. 
Las mujeres tímidas han construido una personalidad especializada en trampas, en pequeñas pruebas, son un objetivo complicado, pero los beneficios con ellas son inmensos, en la medida en que son excelentes confidentes, son especialmente amorosas y detallistas y estarán allí para lo que las necesites. Una vez ellas hayan abierto su corazón a ti tendrás una mujer única. 
A la mujer tímida no la seducirás con las tácticas agresivas, con el juego directo, esto es demasiado intrusivo para ella y terminará por espantarla y alejarla. Los temas sexuales son algo que ella maneja con discreción, así que una aproximación demasiado desinhibida será algo que generará indiferencia. La paciencia y, sobre todo, tener un manejo temporal adecuado para moverte, será la clave para acceder a una mujer tímida e introvertida. 
De hecho, las mujeres tímidas implican que aceptes dos cosas: 
1. La misión de seducirlas llevará más tiempo y esfuerzo, tienes que trabajar constantemente en la adaptación a su temperamento y aceptar las excentricidades que una tímida tiene. Por ejemplo, que quiera estar sola, que esté más callada de la cuenta. La idea es que no dejes de ser tú mismo, si eres extrovertido está bien, si eres tímido también, simplemente lo clave es no invadir su espacio personal, y hacerlo sólo cuando ella lo vaya permitiendo. Las tímidas odian los hombres intensos (y en general casi todas las mujeres, por si no lo sabías).
2. Tendrás que mantener tu mente ocupada en otras cosas y tener una vida. Si sólo estás pendiente de ella será un suplicio.
Las claves para que tu proceso de seducción sea exitoso se pueden resumir en los siguientes principios: 
1. Esmérate en construir una sólida zona de confort: Esta es tu misión principal, ella tiene que sentirse cómoda a tu lado. Tus movimientos deben ser lentos, nada de aproximarte agresivamente. Ella necesita sentirse segura y confiar en ti, esto es algo clave en su personalidad introvertida. Si deseas acceder al núcleo de sus emociones más profundas el espacio de confort debe ser sólido. Algo que lo facilitará será a ir a lugares tranquilos, no muy ruidosos, y no con más personas que ustedes dos. 
2. Aproximarse a estas mujeres es más fácil de lo que piensas: La aproximación debe ser sobre algo por lo general intelectual, una idea, una noticia, un concepto serán claves. Si ella está en tu universidad o trabajo un pretexto perfecto puede ser una charla temática sobre lo que estudian o hacen.
3. Halaga su personalidad: En estas mujeres encontramos de todo, desde las tímidas porque tienen alguna inseguridad, hasta las introvertidas cuya seguridad está en el intelecto, en su mente. Cosas como “me gusta como ves la vida” o “me gusta como piensas” resultan ser muy persuasivas con ellas. No se te ocurra utilizar los negas con ellas por nada del mundo.
4. Éstas mujeres aprecian mucho la inteligencia masculina: A menos que tenga la autoestima muy baja (que espero que no la busques así) estas mujeres se verán atraídas por el humor inteligente, el conocimiento (aunque sin extremos de ñoñez).
5. No te creas todas las barreras que te pone: No te espantes si te dice que no, si en algún momento la notas más tímida contigo que con otros, si esto ocurre puedes tomarlo como un indicador de interés.
6. Son muy auditivas: Escucharán cada una de tus palabras con mucha atención, y con ellas podrás tener las mejores conversaciones. Si eres un buen conversador tendrás la ventaja con ella.
7. No te obsesiones por sacar su lado más sexual: Aunque muchas de ellas tengan la fantasía de ser más desinhibidas y sexuales, muchas no lo son y por temas inconscientes muy profundos no lo serán ni tendrán deseos de serlo. No todas las mujeres tienen tendencias de estrella porno. Déjala ser como ella es, así de simple. Abandona entonces los movimientos agresivos inicialmente y no te apresures con el contacto físico o Kino.
8. Al inicio déjala tomar el control como estrategia para, a largo plazo, tomarlo tú: En palabras sencillas déjale su espacio, su tiempo, este no es más que una prueba que ella inconscientemente te pondrá, pero la conserva la certeza de que si la seduces ella te dará el control a ti. Pero eso sólo pasará si ella se enamora, antes no. 
La seducción se basa en una premisa muy sencilla: asegúrate de saber qué es lo que quieres y cómo trabajarás para lograrlo. Cada mujer exige una aproximación diferente y sobre todo demanda, que sepas lo que estás haciendo, por qué lo estás haciendo y qué es lo que buscas con lo que estás haciendo. 
Que comience la cacería!
Hasta la próxima!