La confianza Parte 4: El Diario de la Confianza

Publicado en Mar 19 2012 - 11:30pm por Álvaro Bonilla

En este post quiero proponerles un ejercicio y algunas perspectivas para que continues tu trabajo sobre la confianza. Una de las mejores formas para iniciar tu proceso  de observación y monitoreo de tus niveles de confianza es llevar un Diadrrio de Registro de la Confianza, en ellas consignarás la percepción de tu proceso, de la relación de factores que influyen en tu nivel de confianza, y notarás las fluctuaciones que tienen éstos niveles.
Es muy útil que te compres una libreta, llevala contigo los próximos 15 días y anota en ella si un seguimiento a contextos, situaciones, personas y el grado en que tu confianza opera en ellas. Rastrear tus reacciones  te puede decir mucho cuando cuentes con los datos suficientes para saber qué está sucediendo. ¿Te has fijado que en las empresas y los diagnósticos que utilizan, o los deportistas de alto rendimiento que observan sus patrones de desempeño, o quizá los pilotos de fórmula 1 que realizan toda clase de mediciones (telemetrías) de sus vehículos en las formas más precisas disponibles? Pues bien, lo hacen por razones muy poderosas, y es que observando y registrando el comportamiento es la única forma de mejorar y lograr avances significativos. Tienes que establecer dónde estás para llegar a donde deseas ir.
Uno de los resultados del diario de registro es que estás entrenando tu cerebro para que atienda y rastree determinados fenómenos, de los que seguramente no habías sido consciente. De esta forma empezarás a agudizar tus sentidos, y te entrenarás para prestar atención a los detalles, que es una habilidad fundamental en tu camino de mejoramiento. Anota literalmente lo que sientes, piensas y haces, las personas, lugares, contextos, etc. 
También te puede resultar muy útil hacer una gráfica como la que sigue registrando en una calificación diaria del 0 al 10 (siendo 0 el nivel más bajo de confianza y 10 el nivel más alto de confianza). El gráfico tiene dos ejes: nivel de confianza y horas, la idea es que seas específico en marcar las horas del día y las fluctuaciones de la confianza. Te quiero pedir que no seas muy autocomplaciente, y que evites ponerte puntajes muy altos a menos que en verdad los hayas merecido, tampoco te castigues mucho poniéndote puntajes demasiado negativos, intenta ser lo más objetivo posible. Al cabo del día escoge si ha sido un buen día o un mal día de acuerdo a tu nivel de confianza.
Las compañías de las que nos rodeamos influyen en nuestra confianza, puedes preguntarte en este punto ¿qué impacto producen en mis niveles de confianza las personas de quienes me rodeo? ¿Me dejan donde estoy? ¿Me perjudican? ¿Me benefician?
Recuerdo es este momento a un cliente que tuve hace un par de años y vino a mi no por un tema relacionado con mujeres o seducción, sino porque en su oficina estaba sufriendo de algo llamado acoso laboral: sus compañeros inventaban rumores, otros se burlaban de él, su jefe lo humillaba y era demasiado agresivo a la hora de darle retroalimentación a sus fallas, era constantemente desautorizado en público, incluso delante de clientes. Este hombre tenía un nivel sobresaliente de confianza antes de llegar a esta empresa, y pensó poder manejar las circunstancias y construir una esfera que lo aislara de su entorno tóxico, sin embargo no lo consiguió, y atropello, tras atropello, tras atropello su confianza se fue deteriorando, poco a poco pero consistentemente, como la gota de agua que a base de caer insistentemente sobre la piedra termina horadándola.
Al final este hombre fue a mi consulta con dificultad para dormir, con problemas familiares, pues en este escenario enfocaba su ira reprimida en el trabajo, en fin, un hombre con mucho dolor, frustración y la creencia adquirida de que era inadecuado con base en meses de rechazos diarios. La decisión que tomamos en el proceso es que era mejor dejar su trabajo y enfocarse en encontrar un entorno laboral diferente, saludable y estimulante. Lo logró, y el trabajo de recuperar la confianza continuó, pues temía que en ese entorno volviera a pasar lo mismo. Con entrenamiento y un gran trabajo de su parte logró recuperarse.
Que comience la cacería!
Hasta la próxima!