Metaprogramas 1: Tamaño de la información

Publicado en Abr 26 2012 - 7:48pm por Álvaro Bonilla

Hoy voy a iniciar una serie de 30 entregas sobre metaprogramas. Los cuales te ayudarán a relacionarte de una forma más precisa con las personas, y también te ayudará a buscar información en categorías para “leer” a las personas de una forma más rápida, pero sobre todo más profunda.
Los metaprogramas son una serie de filtros con los cuales las personas perciben la realidad, imagina unas gafas con las cuales cubres tus ojos y tienen diferentes aumentos, lentes, colores y marcos, ellos hacen que veas la realidad de forma subjetiva y personal. No todos vemos lo mismo, y la precisión en la comunicación descansa en poder reconocer cuál es la forma en que la otra persona percibe la realidad para así poder hablar en su mismo “idioma perceptual”.
El concepto de metaprograma es un concepto que ha sido desarrollado por la PNL, y que descrifra las diferentes formas de relacionarse con la realidad que tienen los individuos.
¿Cuál es la utilidad de esta nueva serie? Pues bien, con ella pretendo que tu comunicación sea mucho más precisa y que desarrolles una mirada aguda al comportamiento humano, con las categorías que te brindaré tendrás criterio para saber qué está pasando por la mente de las personas, cómo analizan la información y en qué elementos reparan así como cuáles ignoran.
Si eres vendedor, conocerás mejor a tus clientes, podrás reparar mejor en su análisis, si buscas mejorar tus habilidades de seducción, conseguirás entender por qué las mujeres dicen lo que dicen, por qué hacen lo que hacen, y cómo cada persona es diferente, pero también sigue ciertos patrones que tú puedes tener en mente a la hora de relacionarte con ellas y ellos.  Con este conocimiento podrás:
1. Cómo piensa y se comporta una persona. Cómo habla, actúa, se comporta y se relaciona3. Qué procesos y patrones describen el estilo de la persona4. Qué sistemas mentales usa esta peresona para recordar la información y cómo puedo usarlo para generar una mayor recordación en ella.5. Qué software humano (ideas, creencias) usa esta persona para pensar.6. Qué le gusta y en qué “empaque” debe estar aquello que le gusta.
En últimas, vamos a ver marcos mentales, así que prepárate para el viaje detallado que vamos a hacer. Porque será muy profundo, pero de una utilidad inmensa si tu deseo es conocer cómo se comportan las personas, que en últimas es el rasgo de aquellas personas que tienen éxito en la vida: son expertas en el comportamiento humano.
Iniciaremos, con los metaprogramas mentales: el de hoy se denomina “Tamaño de la información/Estilo de razonamiento”, y básicamente define el tamaño de la información que las personas prefieren procesar cuando piensan, se comunican, aprenden, etc.
* Los deductivos, inician pensando globalmente y luego buscan detalles, no les gustan los detalles inicialmente pues los catalogan como “rodeos”, y dicen cosas como “ve al grano por favor”. Miran el bosque no los árboles. Suelen ser más abstractos, teóricos.
* Los inductivos inician por los detalles y luego arman una idea global, les interesan las precisiones, las minucias.A veces son tan detallados que pierden en hilo de lo que están hablando.
* Por último, los abductivos usan metáforas para expresarse. Suelen hablar mucho al contar una historia, narrando los más mínimos detalles.
En la figura se ilustra de forma metafórica, una persona sube escaleras, desde los detalles hasta la idea global (inductivo), otra desciende la escalera, desde la idea global y luego pide los detalles (deductivo). Y otra simplemente se sienta en la escalera, pensando en metáforas o ejemplos de la historia (abductivo).
Por ejemplo, cuando escoges un libro o piensas en ir a un lugar, a qué le pones atención primero, a la gran imagen, a la portada, o a detalles específicos, haces que te abran el libro, miras el índice, lees algunos párrafos. O es suficiente poca información y sólo la portada te hace comprarlo.
Cuando oyes algo nuevo, qué deseas saber, de una vez la información, o deseas todos los detalles de lo ocurrido. Te aburren los detalles y te generan más emoción. Cuando hablas piensas constantemente en comparaciones, diciendo frases del estilo “es cómo”, “es como cuando”, “es parecido a.”
Imaginas hablando con alguien y que se aburra con lo que dices, quizá estás hablando demasiado, y tu interlocutor es una persona de pocas palabras. O quizá algo que tiene mucha tela de donde cortar lo cuentas demasiado rápido y agotas el tema cuando tiene mucho impacto, podrías ser más detallado con esa persona. Es posible también que en tu comunicación uses más ejemplos, metáforas. Sólo podrás saberlo prestando más atención a cómo hablas, a qué te interesa y a cómo hablan los demás y qué les interesa.
En el próximo escrito continuaré con el estilo de clasificación de relaciones.