Horizontes de la sinceridad 5: ¿Puedes soportar la verdad?

Publicado en Feb 18 2014 - 9:37pm por Álvaro Bonilla
¿Es posible ser sincero todo el tiempo? ¿Qué implicaciones tiene la sinceridad como modo de vida? Deseo responder estos interrogantes para darle un cierre a esta pequeña serie, y con ello deseo concluir con algunas de mis apreciaciones hacia los seguidores del nuevo “método” de moda llamado El Modo Uno.
Empecemos respondiendo algunas preguntas que me han hecho a través de diferentes medios:
1. ¿Si he descubierto que soy manipulador hay algo malo en mí?
Mi respuesta: No es que haya algo malo en ti, no te sientas como un psicópata o algo por el estilo. La manipulación es un arma que aprendemos de niños y que nos sirve para adaptarnos. Manipulamos emocionalmente a nuestros padres, luego a los profesores, luego descubrimos ciertos “botones” que hacen que las personas sean susceptibles a la manipulación y en general, la desarrollamos, como un arma de combate en un mundo muy difícil y donde las intenciones de las personas son bastante intrincadas.
Si has descubierto que eres un manipulador debes responder la siguiente pregunta: ¿eres un manipulador por inseguridad o eres un manipulador por política? Allí hay dos diferencias bastante notables, pues debes saber que la manipulación es altamente utilizada por personas orientadas al poder, cuando hablo de poder, no me refiero a que desean ser presidentes del país necesariamente, me refiero, más bien, a que buscan ser reconocidos y ascender. No son trepadores, ni mucho menos, pero siempre miran quien está arriba, buscan relacionarse con él y seguir mirando para arriba. El manipulador orientado al poder sabe que el juego de la diplomacia y el juego del poder gira en torno al disimulo y a la venta sutil, por ello juegan y juegan despacito y poco a poco se van acercando a sus objetivos. Saben que un enfoque más directo podría provocar que las personas se aparten de él.
¿Qué carajos tiene esto que ver con la seducción? Pues ya verás que muchísimo. Con las mujeres ocurre algo semejante, hay quienes están dispuestas a recibir tu lenguaje directo y tus intenciones claras y seguirte la corriente en un juego de corto plazo donde nada más conocerla le dices que te gusta o le dices que la deseas. Muchas de ellas son abiertas frente al tema y con ellas tendrás éxito en el juego directo. Sin embargo, muchas otras están programadas para el juego a largo plazo, donde intervienen otros factores como el suspenso, la emoción de la conquista y el dar pistas poco a poco, como la estrategia del coqueto. ¿Son malas estas mujeres por eso? ¿Están equivocadas? ¿Deberías desecharlas? Pues no, de hecho, pueden ser mujeres muy valiosas pero están condicionadas y reaccionan a un juego a largo plazo. Si vas con ella a la forma rápida y directa las pierdes. Son formas de jugar, son formas de seducir y ser seducido. Como en todo, te equivocas si buscas “EL MÉTODO”, porque te encontrarás con que los métodos son relativos y ninguno te hará la tarea de adaptarse, tú tendrás que hacerlo y ver los diferentes matices que tienen diferentes mujeres.
El segundo tipo de manipulación se da por inseguridad, en este sentido descubres que no eres suficiente, no mereces o no tienes confianza y optas por acortar camino a través de diversas estrategias manipulativas. El tema acá es que estás poniendo un parche en un boquete interior demasiado grande. ¿Lograrás éxitos manipulando? La verdad es que sí, lograrás éxitos, y no quiero ser moralista y decirte algo que quisieras escuchar como que si eres manipulador eso a la larga de devuelve, o te van a descubrir, o cosas de esas. Hay excelentes manipuladores, podridos adentro y que tienen bastante éxito, incluso en el mediano plazo. Hombres y mujeres llenos de inseguridad que parecieran tener un radar inconsciente para encontrar a las víctimas perfectas. Así que si decides luchar contra la manipulación de forma consciente porque has descubierto que es un mecanismo adaptativo frente a debilidades interiores de confianza la única motivación que tendrás es la victoria privada, que en palabras del gran Steven Covey no es otra cosa que saber en tu interior que has podido dominar tus demonios y sentirte pleno por escalar un nivel evolutivo superior.
¿Ellas te felicitarán? ¿Conseguirás más mujeres por no ser manipulador? ¿Se enamorarán perdidamente de ti? Pues resulta que no. Lo que ellas piensen debería tenerte sin el menor cuidado. Y acá es donde hay una trampa más para aquellos devotos de la absoluta sinceridad y que todo lo que no sea decirte la verdad a la cara (con saliva incluida) les suena a demonio manipulador (Dios nos libre), y la trampa consiste en que creen en esta filosofía porque piensan que con ella conseguirán más mujeres. Es como aquellos que creen que para calmar su conciencia deben ser católicos, luego como no pueden se vuelven evangélicos, y luego como siguen sin poder encuentran en el budismo una forma, y luego se vuelven musulmanes, y andan paseando por religiones buscando ser dignos. Lo mismo ocurre con la seducción, la gente anda buscando métodos buscando la fórmula mágica para obtener mujeres, y la verdad es que ningún método la tiene completamente garantizada (así ellos te mientan para pasar tu dinero de tu bolsillo al de ellos).
Si buscar ser sincero para tener más mujeres, porque crees que ellas dirán “wow, que carácter tiene este hombre” o “me excita que me digas que quieres tener sexo conmigo” estás yendo por otro camino. Si adoptas el camino que busca la sinceridad debes hacerlo porque consideras que es un paso más en tu crecimiento personal, porque has descubierto que con él puedes ser un mejor ser humano y porque sientes que puedes expresar lo que sientes de una mejor forma.
Métete esto en la cabeza de una vez: las mujeres no son el fin último de tu vida. Las mujeres son una compañía maravillosa y te permitirán equilibrar tus emociones y sentir placer, entre otras miles de cosas, pero ellas no deben configurar la clase de hombre en la cual has decidido convertirte.
2. ¿Ser sincero y honesto significa que no puedo mentir?
Creo que significa más bien que reducirás la mentira para desarrollar más integridad. Y es acá cuando siento que los seguidores de tan famoso método Modo Uno, parecen una Iglesia fundamentalista, donde el demonio ha sido reemplazado por la “manipulación”, y te andan dando cátedra y moralizando todo el tiempo. Y la verdad es que ser sincero funciona, pero no funciona todo el tiempo ni todas las veces. Digamos, que hay una guerra y estás huyendo y te capturan, y te piden que reveles el paradero de tus padres o de tus hijos, o de alguien que amas en verdad ¿lo harías? Así que mentir tiene un valor de supervivencia importante, que no puedes generalizar hasta pensar que mentir es moralmente bueno todas las veces, no te me confundas. Simplemente no hay cosas blancas o negras totalmente, y el criterio te debe indicar cuando moverte hacia los matices grises. ¿Acaso le vas a contar toda tu vida, errores gigantes incluidos, cosas privadas e íntimas que incluso te avergüenzan sólo por ser honesto y sincero? Te reto a que lo hagas. Personalmente no lo hago y no lo haré, disfruto con ciertos secretos y todos deberíamos tener un espacio de intimidad importante, por eso usamos ropa y no salimos a la calle totalmente desnudos.
Otro punto importante es que la sinceridad no se te vuelva reactividad. En el podcast de la semana pasada te indicaba tres formas de ser reactivo, particularmente dos de ellas son formas de ser muy directas pero totalmente desconectadas de la inteligencia emocional. Entonces algunos seguidores del método Modo Uno, creen que ser honesto y sincero es sinónimo de agresividad, más o menos de “esta es la verdad y si te gusta bien y si no te aguantas”, y te repito, eso a veces funciona y otras no. Cuando eres así corres el riesgo de ser aislado. Pero Naxos, ¿acaso nos estás diciendo que lo que piensan los demás importa? No debería importarte para ser quien eres, pero recuerda que necesitamos de alguna forma la cooperación con otros para desarrollar proyectos y en general para convivir. Una forma de ser estilo Dr. House puede ser entretenida de ver, pero a la larga debes adquirir la habilidad de ser muy asertivo en la forma en que le dices las cosas a la gente. El punto de calibración cuál es: evitar volverte una escopeta de perdigones que cuando te encuentras con alguien le vas disparando y lo dejas herido. Debes desarrollar generosidad y una forma particular de enfrentar al mundo con sinceridad, algunas tendrás que ser firme y duro, otras tendrás que ser compasivo y amable.
3. ¿Cómo saber si soy una víctima perfecta para ser manipulado?
Sencillo. La persona manipuladora utiliza dos puntos para saber que eres una víctima perfecta. Si tu le muestras necesidad de algo, como por ejemplo, de ser aprobado, de salir con ella, necesidad de sexo, de dinero, de amor, de compañía, eso será utilizado en tu contra. Mostrarás que algo te importa demasiado y en las manos equivocadas esa información puede servirte para que se aprovechen de ti.
También la persona manipuladora puede descubrir un miedo particular, el miedo está muy relacionado con la necesidad, pues el miedo es la carencia de algo que te provoca mucho dolor y deseas aliviarlo con eso que necesitas. Si esta persona descubre que tienes miedo a la soledad, a la crítica, al abandono lo utilizará en tu contra y te llevará a sentir esos dolores y ella se posicionará como la solución a ellos, por los cuales te manipulará, si haces lo que ella quiere no tendrás dolor, si lo haces tendrás dolor y mucho.  Por ejemplo, te sacará dinero, en forma de invitaciones o regalos para darte su compañía, te manipulará retirando el sexo cuando hagas algo que no le guste.
Si deseas puedes escuchar nuevamente el podcast de la semana pasada, y descubrir un estilo de reactividad, llamado el “complaciente”, esta persona siempre es víctima perfecta de un manipulador.
Quiero darte cinco recomendaciones finales sobre el tema:
1. La mayor virtud evolutiva es la capacidad de adaptarte, así que no te vuelvas un fundamentalista y piensa que estamos en un mundo de intenciones y personas complejas y que debes sintonizarte con cada “metaprograma” o estilo. Créeme que esto es aún más útil si hablamos de desarrollo de liderazgo en una empresa.
2. Si vas a dártelas del Señor Sinceridad, tienes que pulirte muy bien, porque otros también serán muy sinceros contigo, si no estás preparado será peor.
3. Distingue muy bien entre una mujer que prefiere un juego a largo plazo de una que disfruta teniéndote en suspenso y que te está manipulando para recibir ganancias del juego de la seducción (invitaciones, regalos, etc). Saber que hay mujeres manipuladoras no es algo nuevo, como tampoco que hay algunas extremadamente sinceras y abiertas que para algunos pueden llegar a ser cantaletas y moralistas y absolutamente fastidiosas. 
4. No muestres necesidad ni mucho menos miedo. La única forma congruente de hacerlo es desarrollando suficiencia y no refugiándote en manos de la próxima mujer para matar tu soledad.
5. Los animales que sobreviven más tiempo son los más astutos, así que desarrolla estrategia y comprende que no a todas las mujeres les gusta ser seducidas “a secas”, sino que jugar el paso a paso también es una forma divertida de seducir.
Y por último
6. No siempre manipular significa aprovecharse de las personas, frecuentemente puede significar dosificar cierta información para mantener el suspenso y la emoción en otros. Si fuéramos radicales no volveríamos a ver una simple película porque sabríamos que todo en ella, sobre todo la música, está hecha para afectar nuestras emociones. Evita los extremismos y, sobre todo, evita ser un moralizador y un cantaletas. 
Por último, una reflexión de una de mis películas favoritas, y tú saca tus conclusiones: 
¿Puedes soportar la verdad?
¡Que comience la acción!
¡Hasta la próxima!