Los horizontes de la sinceridad 4: La confusión y la seducción por misterio

Publicado en Feb 5 2014 - 4:36am por Álvaro Bonilla
Como lo prometí hoy traigo cuáles son las formas de comunicar que emplea un manipulador y cómo puedes desenmascararlo y ubicarlo, o también cómo pueden también caer en la cuenta que tu manera de comunicar es manipuladora. Empezaré indicando que la forma privilegiada que tiene el manipulador de ejercer control es a través del uso atípico de la comunicación, es decir, logra usar los principios de la comunicación de una forma indirecta y nunca clara, sin expresar de forma abierta lo que desea, lo que piensa, lo que opina de algo o lo que está sintiendo, de hecho su labor es ocultar y encubrir la forma auténtica en la cual puede llegar  a pensar o sentir.
Pienso que los manipuladores no nacen sino que se hacen, a través de mi vivencia con personas así (como Martina) descubrí que se desarrollan con base a dos principios:
* Reforzamiento: En el cual personas del entorno son tolerantes con sus estrategias, ya sea por ignorancia o porque directamente premian actitudes manipuladoras. De esta forma la persona manipuladora aprende que recibe premios y beneficios cada vez que manipula. De hecho, podríamos decir que nuestra sociedad en general premia a quienes manipulan para buscar su propio beneficio, y que en ocasiones malcría a ciertas personas a quienes les permite absolutamente todo.
* Rechazo y dolor: El manipulador también aprende que conseguir las cosas de forma directa y honesta es algo castigado, por lo cual opta como mecanismo de defensa por la manipulación como forma de influenciar y obtener lo que desea. Detrás de cada manipulador o manipuladora hay una gran debilidad, una personalidad rota en alguna parte y generalmente alguien con una profunda inseguridad.  Aunque parezca que está absolutamente seguro si sabes mirar a donde es descubrirás que a donde intenta manipular allí se encuentra su debilidad. Por ejemplo, si intenta manipular para seducir a una mujer sabrás que su confianza está debilitada en su rol masculino, que no confía en su forma natural de seducir y por ello aprende formas de lograr lo que quiere a través de la manipulación de la emoción de otra persona.
La persona manipuladora es especialista en encontrar personas con fuertes debilidades para ejercer su influencia y también tiene una mirada entrenada para descubrir tu debilidad, y justo allí encuentra su fuente de poder para manipular, si sabe que tu debilidad es el sexo, por allí te manipulará y te pedirá que hagas cosas para darte sexo, si se da cuenta que tu debilidad es el poder, te hará sentir líder y poderoso solamente para obtener un beneficio, si sabe que tu debilidad es tu carácter te sacará absolutamente todo basándose en que se ha dado cuenta que tienes dificultades para tomar decisiones y que eres influenciable.
Tu eres la fuente de poder del manipulador, y si le muestras una puerta entreabierta de inseguridad personal por allí se meterá y se hará poderoso con ello. El manipulador es una persona aprovechada por excelencia. Si le das la oportunidad te sacará ventaja. Ojo, la idea no es que andes por el mundo prevenido, simplemente aprende a convivir con los manipuladores y sobre todo a descubrir abiertamente sus estrategias.
Curiosamente los manipuladores son expertos comunicadores, por instinto, por arte o por estudio cuidadoso logran desarrollar estrategias comunicativas sumamente impactantes y que logran descalificar, mostrar desacuerdo, mostrarse vulnerables, mostrar vergüenza, con lo cual buscan un efecto de rebote en su interlocutor, para que se sienta intimidado, culpable, avergonzado, deseado, seducido, etc.

El principal beneficio de la comunicación no clara y no específica es que genera confusión. Al ser un mensaje impreciso no se compromete directamente con algo y lo deja todo a la mente de su interlocutor. Atención a este punto, porque es importante que sepas que en seducción a muchas mujeres les gustan los hombres indirectos y que se van con rodeos, y que esta estrategia frecuentemente funciona como una poderosa inyección de emoción. Así que debes saber que en seducción la estrategia del coqueto es manipuladora, puesto que da un paso adelante y otros atrás siempre creando incertidumbre sobre el sentimiento o lo que desea, y en la falta de claridad está su victoria, pues la mujer se empieza a involucrar emocionalmente tratando de descifrar qué pasa, a veces siente certeza y otras se le va.
El punto es que al hacerlo de forma muy intensa puedes generar una gran confusión emocional y literalmente estar jugando con alguien en quien descubres una atracción por ti. Mi recomendación: usar la confusión con moderación y consideración con la otra persona.  La cruda verdad del mundo del cortejo es que hay personas que les gustan los juegos y el tema tan directo las decepciona y no les motiva emocionalmente, es lo que se denomina “seducción por el misterio”. Así que ojo, no necesariamente ser directo te va a dar mejores resultados, y esto lo digo para los fieles creyentes de la doctrina Modo Uno, quienes indican que sí o sí hay que ser directo.
Evidentemente si extiendes demasiado la estrategia de la confusión generarás una gran inestabilidad y una gran dominación sobre la mente de la otra persona, que nunca sabrá a qué atenerse contigo, se volverá frágil emocionalmente. Créeme que hay maneras mucho más transparentes y constructivas de construir una relación de pareja, sin que caigas en los extremos de ser predecible o ser un manipulador que crea confusión sobre los sentimientos. Créeme que si caes en las garras de una mujer que use este estilo será un verdadero infierno, porque la emoción inicial de la conquista se transformará en tensión y ansiedad al no saber realmente qué siente en la relación
El experto en generar confusión trabaja con:
* Haciendo creer a los demás que él sabe más o tiene más información que ellos, he encontrado muchos de este estilo en oficinas, hablando de reuniones secretas en las cuales no puede revelar información. Una persona que no es manipuladora ni siquiera comenta que le han dado un secreto a revelar, pues esto inmediatamente dispara la mente curiosa y las preguntas de por qué él tiene un secreto o una información y no nosotros.
* Dejando un amplio margen de interpretación desde el cual pueden cambiar de opinión posteriormente dejando la imagen de que tú has sido quien ha malinterpretado la información. Por ejemplo tácitamente te harán sentir amado o querido, pero luego cuando te abandonen te dirán tranquilamente “nunca te dije que te amaba y el que esta relación llegará a este punto fue porque tú lo quisiste”, con lo cual te generan culpa y revierten la responsabilidad depositándola en ti.
* Saca venta de cualquier situación, siempre volteándola a su favor, victimizándose para hacerte sentir culpable, aprovechando un error tuyo para hacerte ver inferior y sacar un beneficio de ello. Es especialmente evidente ello en aquellos hombres y mujeres moralizadores y con ínfulas de “perfección”, que se valen de la admiración que generan para destruir la autoestima de sus parejas, mostrándoles que ellos son más maduros, más expertos, más sensatos, más racionales, con ello lo único que desean es que siempre se les dé la razón y hacer lo que se les da la gana.  Siempre les saldrás a deber.
¿Cuál es el arma para defenderte? La clarificación, pedirle que te diga que quiere decir con lo que dice, que te dé detalles, que le preguntes qué desea decir, invitar a que no de rodeos y que vaya al punto, y en última instancia siendo directo mostrando que con lo que dice trata de mostrarse superior, meter culpa en ti, hacerte sentir mal o aprovecharte de alguna necesidad o debilidad que tienes.
La próxima semana seguiré con el tema, porque eso de ser honesto, franco y sincero tiene muchas aristas más allá de decirle la verdad a la gente en la cara o decirle a una mujer que quieres acostarte con ella. Hay que pasar por encima de la inclinación de la manipulación y poner en perspectiva que no es un tema de blanco o negro, o eres manipulador o eres la verdad absoluta.
Que comience la acción,

¡Hasta la próxima!