Códigos de Autoridad Vs. Códigos de Cercanía

Publicado en Ago 14 2014 - 4:25pm por Álvaro Bonilla
Este es un post que te dará información no sólo para el contexto de la seducción, con las mujeres, sino en general para cualquier tipo de interacción social. Así que lee detenidamente.
En este breve post concluiré el tema de la seriedad y hablaré de dos códigos que es importante tener en cuenta cuando hablamos de interacciones con personas, y son dos formas de ser, entre las cuales es posible moverse y con las cuales atraes a diferentes personas, enviando diferentes mensajes.
Por una parte, como mencioné en el post anterior, es importante que sepas que la seriedad de por sí no es un defecto, ni nada por el estilo, es simplemente una forma de ser como cualquier otra, que favorece en algunos casos a la vez que perjudica, es imposible darle gusto a todos. Por ejemplo, no todas las mujeres la llevan bien con los extrovertidos, para algunas son fantoches, para otras payasos, para otras simplemente personas de desconfiar, otras prefieren energías mal calmadas. Cada mujer te puede contar una historia absolutamente diferente de lo que le gusta y mal harías al apostarle a todas, en lugar de definir muy claramente tu personalidad y atraerlas desde tu esencia.
Al presentarte a las personas puedes emitir tres clases de mensaje y dos tipos de código. Los mensajes son:
1. Transmites autoridad, poder en perjuicio de la cercanía que podrías transmitir a las personas.
2. Transmites cercanía, confianza, sin embargo para cosas serías tu no eres la persona.
3. No transmites nada, eres absolutamente invisible, ni siquiera las personas se acuerdan de quien eres, de tu nombre o que estuviste en cierto lugar con ellos.
Los códigos son, entonces, autoridad vs. cercanía. Y cada uno de ellos posee la tanto valoraciones positivas como negativas, puedes transmitir autoridad y caer bien, o transmitir cercanía y caer mal. Así que el código y el mensaje pueden ser valorados de diferente manera de acuerdo a tu esencia.
¿Cómo transmites autoridad? Principalmente con estilos conservadores, tradicionales y posturas serias e intelectuales. Naturalmente encontrarás que eres de esta forma, y al transmitir autoridad generarás una distancia, como si estuvieras un peldaño (o varios) por encima de las demás personas. De acuerdo a tu esencia eso puede generar admiración o antipatía, admiración por aquellos que te ven como un modelo a seguir, y antipatía si transmites arrogancia. Ahora bien, transmitir autoridad no es otra que transmitir poder. Cuando transmites poder no necesariamente implica que sea en términos materiales, implica, más bien, que transmites “algo” que dice a las personas que llegarás lejos, que serás grande, que tienes futuro, que eres alguien con el cual vale la pena rodearte.
Cuando transmites autoridad el nivel de aceptación depende del público, si te juntas con personas de perfil bajo en cuanto a aspiraciones será más la antipatía que generarás, y de hecho notarás esa sensación de “no encajar”, si el público tiene aspiraciones más amplias lograrás jalonarlos. Lastimosamente he visto cómo muchos hombres que transmiten autoridad terminan por nivelarse por lo bajo, escondiendo lo que los hace únicos, solamente por complacer alguna mujer que ni siquiera les da la talla.
Y es allí donde por seducir, acostarte con alguien u obtener validación de una mujer terminas perdiendo lo que te hace auténtico, único y orientado al éxito. Es allí cuando en seducción terminas perdiendo tus principios.

Ahora revisemos el código de cercanía, cuando la transmites implica que tu estilo es más espontáneo, tu forma de vestir es más relajada, lejos de la formalidad, no tienes el orden escrupuloso que expresa el hombre serio en su vestuario, incluso en su forma de peinarse. El código de cercanía inmediatamente crea conexión, es “uno más de los nuestros” no crea la ruptura del código de autoridad (donde las personas sienten que llegó alguien “diferente”). El código de cercanía escala naturalmente hacia la confianza en sus interacciones. Como mencioné antes la persona cercana no necesariamente cae bien, depende el contexto, en ciertos espacios puede percibirse como “demasiado normal” y como una persona no muy apta para grandes responsabilidades, incluso como una persona sin muchas aspiraciones.
Cada código tiene sus fanáticos  y sus detractores, por lo cual debes saber calibrar cuándo es propicio transmitir autoridad y cuándo transmitir cercanía y poderte mover entre los dos rangos.
Imagina una línea horizontal, el centro de ese línea está la neutralidad, no transmites nada, y conforme te vas al extremo izquierdo transmites más autoridad, y conforme te vas al extremo derecho transmites confianza. En general tu personalidad te lleva a irte a alguno de los extremos de la línea.
Cuando transmites autoridad puedes generar confianza, sin embargo esta se construye en el largo plazo. Cuando transmites cercanía también puedes transmitir autoridad, sin embargo también lo haces en el largo plazo, conforme pasa el tiempo y las personas se permiten conocer otras formas de ser diferentes en ti. Es un juego más extenso en duración.
Hay ciertos contextos en los cuales las personas INTENCIONALMENTE deciden que código usar, y cuando hay habilidades sociales avanzadas, las personas pueden moverse de un lado de la línea a otro. Por ejemplo, una persona que tiene un estilo descomplicado y que naturalmente transmite cercanía, puede optar por vestir de manera formal, adoptar una postura seria y expresarse de manera distante cuando va a una entrevista de trabajo o cuando está en su oficina. Pero cuando llega el viernes y el sábado y sale con sus amigos vuelve a ser quién es, una persona cercana, espontánea y divertida. 
Este movimiento no resulta tan fácil para las personas que naturalmente transmiten autoridad, a menos que estén con algo de alcohol en la sangre, sin embargo pueden trabajar en que su primera impresión no sea tan distante, es decir, matizarla un poco, bajarle de un 8 a un 6, y con ello lograrán mucho. Una de las cosas clave está en el vestuario, si eres de los que viste demasiado formal, pueden buscar un estilo de vestir un poco más relajado, puedes jugar un poco con eso hasta que logres mover tu línea de comodidad. Y precisamente de este punto, la línea de comodidad hablaré en el siguiente post.
Atento porque grabaré un nuevo video donde te explicaré el concepto de autoridad y cercanía y lo vincularé a los estilos de vestuario y los mensajes que estos transmites. Seguro te identificarás con alguno de ellos y esto servirá para que tengan una mayor idea de lo que transmites con tu primera impresión.
¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima!