6 claves de las habilidades sociales para conectar

Publicado en Abr 21 2015 - 9:14pm por Álvaro Bonilla
Hoy hablaré sobre el tema de la calibración o lo que es lo mismo la búsqueda del equilibrio en lo que haces. Muchos tienen un gran afán por conocer cuánto es mucho o cuánto es poco en la relación con una mujer y es muy sencillo conocerlo cuando antes has logrado comunicarte de forma eficiente contigo mismo.
La clave de toda comunicación con otros es un muy buen sentido de lo apropiado contigo mismo. Para muchos el reto de comunicarse bien con las mujeres es exactamente el mismo reto que deberían tener para comunicarse bien con ellos mismos. Si no te entiendes será muy complicado entender a los otros.
Las personas que se sienten incómodas con otras son personas que se sienten incómodas consigo mismas, se sienten inadecuadas, se sienten raras, sienten que no encajan. Muchos de ellos optan por actuar de forma friki y subnormal para compensar esto. Sin embargo pensaré que eres más inteligente que ellos y que simplemente deseas conocer algunas claves para conectarte más genuina y auténtica, considerando el mandamiento número 1 de la seducción inteligente:
Respetarás tu esencia y harás todo lo posible para llevarla a su mejor y máxima expresión.
O dicho de otra forma: no serás quien no eres.
La esencia es tu naturaleza y lo que eres, y lo que hacemos en Seducción Inteligente es trabajar para pulirla, para expresarla de forma segura y confiada y sobre todo, evitar hacer algo que simplemente no seas tú. Entendiendo también el concepto de potencia y es que puede estirar tu gama de comportamientos hasta donde desees siempre y cuando respetes la esencia. Pongamos el ejemplo del águila, su esencia es volar, sin embargo haríamos poco si lo educas como paloma, pero tampoco lo puedes educar como en delfín. Su entorno es el aire no el agua, en el agua se ahogaría porque no está respetando su esencia. Al águila hay que enseñarla a volar más alto y durante más tiempo, no a nadar.
Uno de los aspectos que expanden la esencia es que sepas que sabes cómo actuar en situaciones sociales. Este es el fundamento de las habilidades sociales: la conciencia y confianza de que sabes cómo reaccionar a las generalidades de cualquier interacción social. Cuando no sabes que sabes cómo actuar pues te sientes inadecuado y te sientes mal y tu confianza se va. La meta de las habilidades sociales es que se reduzca este sentimiento de inadecuación y que simplemente te rejales y fluyas.
Ejemplo: estás en una reunión invitado y no conoces  a nadie y ello te intimida bastante. Llegas al sitio y te sientes realmente incómodo, sientes ansiedad y ello hace que actúes de forma extraña, que no seas tan buen conversador porque estás aún comprendiendo la nueva situación, que por estar nervioso intentes ser divertido sin serlo.
Cuando empiezas a aprender te das cuenta que no estás sólo y que en esa reunión muchos se sienten raros también por diversos motivos, sabes que existen convenciones para presentarse y para romper el hielo, como lo conoces lo aprovechas y ya tienes algo preparado, como te sientes tranquilo por saber “lo que viene” eres capaz de improvisar creativamente y ser divertido en el camino. Pues ver a tu alrededor y ver a personas más extrovertidas, pero también a otros más introvertidos que no están incómodos, y por ello no te sientes solo, ni mucho menos te sientes raro.
¿Qué cosas puedes aprender a calibrar con habilidades sociales? Es un tema extenso, pero te mostraré a continuación seis de ellas para que empieces a tomar conciencia de algunos elementos en tu propio comportamiento:
1. Controlar tus comportamientos no verbales: ¿Eres capaz de establecer contacto visual adecuadamente? ¿Sonríes cuando alguien dice algo positivo de ti? ¿Sonríes cuando conocer a alguien y te presentas? ¿Miras a sus ojos y no a su boca u otras zonas de su cara/cuerpo? Brian Phillips teórico de habilidades sociales tiene un concepto bien interesante y es el de conexiones frías y conexiones cálidas, las primeras te hacen ver malhumorado, distante y sin interés, las segundas te muestran agradable, cercano e interesado en otros. Si quieres aparecer agradable necesitas calibrar tu mirada y tu sonrisa, esto es mantener una expresión facial abierta, así como una postura abierta con tus brazos sin cruzar (las piernas en este contexto no tienen mayor importancia).
2. Monitorea lo que dices: Necesitas ser consciente de lo que dices y evitar la imprudencia, que es decir cosas en el momento no adecuado o a la persona no adecuada. Esto implica hacer un estudio previo muy rápido de lo que en el grupo es aceptado y adaptarte a ello. Si hablas con una persona extremadamente religiosa y puritana tus comentarios eróticos serían repelentes para ella. Si estás con tus suegros probablemente sea inconveniente decir groserías o vulgaridades. El conocimiento de ciertas convenciones es fundamental y la forma de hacerlo es interactuando con diversos grupos y tomándote tu tiempo para estudiarlos y ver cómo otros se comportan y qué tan exitosos son en ello.
3. Mantener tus límites: Ser consciente del espacio personal de otros, tanto el físico como el psicológico. Es decir, acercarte cuando recibas permiso no verbal de hacerlo y cuando la otra persona te abra su confianza. Y respetar su espacio psicológico, por ejemplo, si ella no te ha permitido tratarla con confianza o ponerle un apodo es probable que si lo haces sin la confianza emocional necesaria te ponga un freno que será bastante incómodo. Si tratas a alguien con mayor confianza de la que te ha permitido hasta ese momento estarás invadiéndola y serás rechazado.
4. Activar tus sensores de emociones: Las habilidades sociales implican tener una capacidad básica (ojalá avanzada) de leer el comportamiento no verbal de otros, no sólo estar pendiente del tuyo y proyectar atributos positivos con él sino ver qué te dicen los demás de sí mismos. Por ejemplo, la calibración emocional te permite ver si es tiempo de moverte y dar un paso como subir la temperatura hacia algo más sexual o aún debes trabajar más la conversación y la presencia. Algunas personas también pueden ser tímidas y tener aspectos inexpresivos de sí mismos, por ello necesitas desarrollar la capacidad de conexión genuina, y de ello ya trabajaré porque es un post aparte. Por ejemplo, muchos creen que hacer espejo es simplemente imitar la postura de otros para básicamente manipular tu nivel de ser agradable, pero la realidad es que hacer espejo te permite conectar con lo que la otra persona siente, es básicamente ser por un momento esa persona y conectarte con las pistas que su postura te muestro.
Por ello insisto que enseñar lenguaje corporal sin enseñar inteligencia emocional es simplemente adiestramiento para perros.
5. Manejar tus emociones: las habilidades sociales implican la forma en que controlas tus sentimientos y tus emociones. Necesitas controlar tu propia excitación, tu nivel de enojo e ira, sin reprimirlos pero tampoco sin estallar. Necesitas controlar tus niveles de decepción, de rabia y sobre todo saberlos denominar, saberles poner un nombre y saber qué mensaje te envían. Hace poco trabajaba con un cliente que tras un año de terminar su relación de pareja aún no podía dejar de pensar en su ex pareja, tuve una aproximación emocional a su situación y lo primero era buscar que el le diera un nombre a la emoción que sentía, tras conectarse con lo que sentía y “aislarlo” en un término me dijo que sentía culpa, esa denominación nos permitió adentrarnos en observar por qué la sentía y básicamente era porque sentía que se había aprovechado de ella de varias formas y que aún necesitaba estar pendiente de ella para saber si estaba bien, estaba asumiendo aún un papel de cuidador. Fue genial ver cómo a partir de ello él pudo conectarse con algo de sí mismo que aún desconocía y pudo ver la clave, lo que yo llamo el driver, de su apego.
Otro elemento es buscar que tus emociones no afecten tu comportamiento, por ejemplo, que tu gusto o atracción no afecten tu forma natural de ser y que puedas seguir siendo quien usualmente eres mientras sientes atracción y deseo, y que estos sentimientos y sensaciones se amplifiquen en tu comportamiento natural y no que te hagan demasiado evidente y obvio cuando aún no es el momento (timing y puntos 3 y 4) o inhibiéndote porque observas demasiado lo que haces y te desconectas por la ansiedad.
6. Poner las piezas juntas e integrarlas: Es importante que descubras lo que te hace genuino. Por ejemplo, ya he mencionado que ser serio y distante aparta a las personas, incluyendo a las mujeres, pero puedes ser serio y trabajar la forma de conectar de una forma más cálida. La solución no es ser un payaso y salir gritando como loco por la calle para llamar la atención, la idea es que seas serio, pero comprendas cuándo puedes pasar un límite físico y psicológico con una mujer, que sepas leer sus emociones y conectar con ellas, ello generará en tu seriedad un importante matiz (nuevo comportamiento desde tu esencia natural) y generar atracción y cercanía. Como ves la cosa no va de ser lo opuesto a lo que eres, sino de enriquecer tu esencia con variedad de comportamientos.
Ya seguiremos trabajando las habilidades sociales.
¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!
¡Hasta la próxima!