Sigue en pie, sigue caminando

Publicado en Abr 27 2015 - 9:00pm por Álvaro Bonilla


Advertencia: en este post no encontrarás respuestas. Pero te aseguro que está escrito desde el corazón.
Te hablo a ti…
Que piensas que tu vida sentimental ha tocado fondo.
Te hablo a ti…
Que sientes que por haber llegado a cierta edad has debido hacer muchas cosas que no has hecho, que sientes que otros te llevan la delantera, que sientes que es muy tarde para ti.
Te hablo a ti.
Que has caído en una profunda depresión, fruto de la insatisfacción con tu vida, de la tristeza de los resultados evasivos, de los planes que han iniciado una y otra vez sin ser terminados.
Te hablo a ti.
Que sientes que no puedes cambiar.
Que estás cansado aunque eres joven.
Que estás sin energía.
Que estás usando tus últimas fuerzas simplemente para seguir adelante, para seguir respirando al menos.
Que está asfixiado de su propia presencia al espejo.
Que está sorprendido de ser siempre el distinto.
Que está cansado de buscar qué pasa contigo mismo, saber por qué no estás viviendo la vida que quieres vivir.
Te hablo a ti.
Que por muchas razones no te sientes pleno.
Te hablo para decirte que no te canses.

Te hablo para que no renuncies a la travesía.

Para motivarte a seguir luchando por la respuesta que buscas, por la compañía que anhelas, por el éxito que deseas.

Para invitarte a que te sigas moviendo. Hay días en los que la salida al túnel simplemente no se ve, pareciera que no existe, como si caminaras sin rumbo.
Quiero que pienses que sí existe, que puedes retomar el control, que puedes motivarte al cambio, que puedes rehacer lo que sientes que está desecho.
Me preguntarás el cómo, el cuándo. No lo se. Sólo se que lo encontrarás. Que no existe un solo camino o una sola respuesta, mucho menos una salida rápida o mágica, eso creo que ya lo sabes. Sólo puedo compartirte lo que a mí me ha pasado.
Hace 15 años estaba igual. Sin respuesta, sin salida, sólo y sin saber qué hacer. Hasta que las cosas más inesperadas me fueron llevando al camino, me llevaron a las respuestas que buscaba. El optimismo no era fácil en esas épocas, hasta que mi cerebro poco a poco se fue reescribiendo, las personas importantes y trascendentales fueron apareciendo, el crecimiento se fue dando. No sin mucha tensión, dolor, incertidumbre. Desafiar la gravedad para tomar vuelo no es algo sencillo y no se da sin tener mucha resistencia.
Mirando atrás te digo: es posible y lo conseguirás.
Sólo sigue caminando.
Sigue dando oportunidades aunque seas escéptico y te digas “ya no va a pasar nada”, “ya nada podrá ayudarme”.
Predice sobre ti mismo, al espejo, cómo lo hice yo mismo “muy pronto resolveré mis cuestiones y muy pronto encontraré mi camino”.

Te dejo con una enorme canción que me inspiró en momentos duros.



¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!