El poder de adoptar nuevas las perspectivas

Publicado en Ago 4 2016 - 4:32am por Álvaro Bonilla

El poder de adoptar nuevas las perspectivas

¡Y estamos de vuelta al blog! Después de pasar por vacaciones y también después de un tiempo enfermo. Para los que escribimos hay momentos en los cuales es importante escribir sólo para nosotros, y eso es lo que hecho, he empezado a trabajar en formas simples de acercar a las personas al éxito con las mujeres y al éxito en general. Frecuentemente demasiadas elaboraciones nos llevan a complicarnos demasiado. Y empezaré un equilibrio entre los análisis profundos que caracterizan mi enfoque y la necesidad de hacer que veamos con la sencillez necesaria los procesos de socialización y de seducción.Hoy quiero presentar un tema sencillo e importante: las perspectivas, o las formas en las que vemos la realidad y que para nosotros SON la realidad, independientemente de que efectivamente la realidad pueda ser otra.

Cuando uno trabaja en el desarrollo humano descubre algo que puede ser desconcertante y aliviador, según el punto de vista. Y es que CREAMOS nuestra propia realidad, nuestra mente, personalidad, historia y ego crean aquello que vemos. Y lo hacen a través de las PERSPECTIVAS.

Las perspectivas son un estado del ser, un estado en el que te encuentras. Si estás pensando en una aproximación a una mujer, en una cita y estás nervioso es porque has escogido una cierta perspectiva, y esta escogencia es inconsciente, y es una escogencia que opera por “defecto” en tu forma de comportamiento. Caer en cuenta de estas perspectivas inconscientes es parte de mi trabajo, porque operan “bajo el radar”, en piloto automático, y hacen que uno sea ciego a ellas. Es posible que puedas descubrir estas perspectivas y ver la ilusión que has creado o puede que otros te lo señalen. El descubrimiento en ambos casos representa una mezcla de asombro y de rechazo “¿Cómo así que he vivido sin ver la ABUNDANTE realidad que había allí” o “¿Cómo pude llenarme de tantas ilusiones sin fundamento?”

Aunque las circunstancias sean las mismas sin importar la perspectiva que tengas  la forma de percibir esas circunstancias tiene un profundo impacto en tu psicología, tu comportamiento y tus probabilidades de éxito.

Trabaja con lo siguiente: ¿Cuál es tu perspectiva respecto a las siguientes frases?

  • Estar soltero es…
  • Tener pareja es…
  • Aproximarse a una mujer es…
  • Si le pido salir a una mujer ella me responderá…
  • Respecto a una mujer hermosa yo me siento…
  • Si le hablo a otra mujer mi pareja pensará que…

La perspectiva es algo que damos por cierto, creemos que es verdadera, porque siempre hemos creído que es cierta. Frecuentemente tomamos lo que nos ha pasado en la historia como la perspectiva que debe ser. Y en ocasiones somos incapaces de plantearnos perspectivas diferentes. Y esto es lo que genera una mente flexible, requisito fundamental para un proceso de cambio.

Te pregunto algo: ¿Qué tan flexible te sientes para verte de una manera completamente distinta a la que te has visto? ¿Qué tan flexible te sientes para ver la realidad de una forma que desafíe tu historia?

La idea es preguntarse: ¿Por qué veo determinada situación de acuerdo a esa perspectiva? Es mirar a esa perspectiva y sentirte curioso a propósito de ella. ¿Qué evidencias tienes de que esa perspectiva es cierta? ¿Te está sirviendo esa perspectiva? ¿Te ayuda o te perjudica? Luego es importante apreciar y considerar otras alternativas que puedan llegar a ser reales. Nuestra tendencia es creer que nuestra perspectiva por defecto es real y que las demás son simples juegos mentales.

Solemos creer que no tenemos opciones, que estamos limitados, creemos que no podemos cambiar o no podemos escoger de otra manera. No estamos presos por nuestro destino o la historia de vida para escoger cierta perspectiva. Podemos escoger conscientemente otra cosa. Para tener la vida que se desea se debe escoger y saber lo que se ha escogido. De eso se trata vivir de forma consciente. De eso se trata el diseño de vida.

Las perspectivas son escogencias. La diferencia entre éxito y fracaso se basa en la perspectiva que hemos tomado en esa área concreta. Cada perspectiva es un mundo diferente, un universo paralelo que se abre delante de nosotros.

Aterricemos el concepto al acercamiento a una mujer: ¿Qué pasaría si en lugar de una perspectiva ansiosa escogieras una perspectiva de curiosidad donde el encuentro será glorioso, natural y placentero?

Una perspectiva ansiosa se reflejará en tu cuerpo: tensión en los hombros, sudoración, movimientos en las piernas. Ahora bien, cuando te conectes con una perspectiva diferente, permite que tu cuerpo represente esta perspectiva, permite incorporar esa perspectiva y creencias en tu corporalidad, relájate, respira.

Lo importante es que la situación en sí misma (saludar a una desconocida, por ejemplo) es completamente neutral. Es nuestra reacción a esa situación lo que revela nuestra perspectiva. Ésta nos da la emoción y el juicio y es lo que nos da el tono y la postura corporal. Una perspectiva más que ser correcta o incorrecta es cierta manera de ver las cosas desde cierto ángulo.

Por último pregúntate,

  • ¿En qué áreas o situaciones puedes incorporar nuevas perspectivas?
  • ¿Qué hábitos en tu vida pueden permitirte cultivar nuevas perspectivas?
  • ¿Qué hábitos te mantienen fijo a ciertas perspectivas que no te han resultado útiles?

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!