11 lecciones de mentalidad y juego interno del Mundial Rusia 2018

Publicado en Jul 16 2018 - 3:57pm por Álvaro Bonilla

11-enseñanzas-mentalidad-juego-interno-mundial-rusia-2018

El mundial Rusia 2018 ha terminado, y cómo lo hice por allá en el 2010, me gustaría dar algunos puntos de análisis personal que he podido observar en este evento deportivo y que en lo personal me dieron muchísimos aprendizajes. Un mundial de fútbol, así como un campeonato mundial o una competición deportiva son extraordinarios escenarios para aprender sobre mentalidad -mindset-, sobre liderazgo, sobre estrategia, técnica y táctica, sobre las emociones humanas y sobre la actitud más o menos competitiva de los individuos y los equipos. El deporte en general es una metáfora de la vida misma, y la actitud y mindset de los grandes deportistas, campeones y técnicos nos deja muchos aprendizajes sobre aquello que necesitamos incorporar o transformar en nuestras vidas.

1-. Es fácil ser impulsivos a la hora de tomar de juzgar la experiencia: Usualmente no creemos en los procesos, y somos muy prontos a valorar las cosas por los resultados de un día. México lo vivió de varias formas: odiaron a Osorio por los resultados puntuales del proceso de preparación al mundial, luego lo amaron impulsivamente cuando fue capaz de ganarle a Alemania, y luego volvió a caer en desgracia cuando casi pierde el paso a octavos a manos de Suecia, resultado que lo llevó a enfrentar a Brasil y perder. El estratega incorpora algo importante en su mente, que se denomina prospectiva, y es la capacidad de estimar cómo será un comportamiento en el futuro, observando patrones, por ello siempre espera para tener información suficiente que le lleve a tomar mejores opiniones. Lo que el mundial nos mostró es que Osorio no era tan desastroso como se pensaba antes del mundial, pero tampoco era tan genial como se pensó después del partido contra Alemania, es más, lo que el tiempo mostró es que México pudo ganar también en virtud a los muchos errores del seleccionado Alemán, y que incluso un equipo como Corea pudo ganarles por más goles.

2-. Es diferente jugar a ganar que jugar a no perder: hay una discusión interesante en términos de estrategia y táctica en el fútbol y tiene que ver con los estilos de juego ofensivos y los defensivos. Una de las cosas que vivió Colombia, y también México, fue que en sus partidos de octavos no salieron con la actitud de ganar el partido, sino llevarlo de tal forma que se propiciara un empate. Esta actitud en el caso de Colombia fue demasiado mezquina e hizo que se perdiera ante un equipo inglés ganable. Y esa falta de jugar de forma ofensiva es muy perjudicial en la vida, donde tienes que tomar las cosas de forma directa, la forma llena de rodeos, de juego disimulado sólo aplica en situaciones donde estás en una clara desventaja y donde el entorno favorece ese juego disimulado. Por ello antes de enfrentar un reto deberás tener muy claro qué buscas, ganar o salvar los muebles. Por ejemplo, en Fórmula 1, es frecuente que se sepa que hay cierta carrera que no se puede ganar, en ese caso se buscará disminuir las pérdidas (en ello es experto Fernando Alonso). En una fase de grupos puedes enfrentar un partido muy difícil con una actitud de jugar a no perder, pero porque tienes más oportunidades, en una fase de eliminación directa no puedes darte ese lujo.

3-. Tu orgullo puede esperar: Me impactó la salida del técnico de España a tan solo dos días del inicio del mundial. Entiendo que su discurso tuvo contradicciones y que los dirigentes deportivos se sintieron traicionados por su contratación por parte del Real Madrid. Sin embargo, en toda decisión debes sopesar elementos: por una parte un proceso de años con una selección en una oportunidad que se presenta cada cuatro años, y por el otro lado el deseo de hacer justicia y dar un mensaje de integridad. En toda decisión, o dilema, es necesario negociar y hacer conciliaciones, y en este sentido la decisión de prescindir de su contrato antes del inicio del mundial me pareció impulsiva y emocional. Era necesario introducir mentalidad en el equipo para que el tema no los saque del mundial, continuar con el entrenador para cerrar el proceso de años de entrenamiento y preparación y luego del mundial dar todas las lecciones de justicia e integridad que quieras. Es lo que personalmente hubiera hecho. Para mí no fue sorpresivo el pésimo mundial de España con un nuevo entrenador a días de iniciar el certamen, era algo lógico y algo que debió presupuestarse.

4-. Actitud de irrespeto frente al poderoso: Las sorpresas de equipos chicos que ganan a selecciones de muchos quilates se debió a que entraron a desafiar el orden establecido con una actitud de irrespeto a la historia, a la tradición. El futbol de hace unas décadas se basaba en que enfrentarte a Brasil, Alemania, Italia te llevaba a perder por muchos goles, porque así había sido siempre, y cada goleada sólo aumentaba el relato que hablaba de los que siempre ganan y los que siempre pierden. Hoy día eso ha cambiado, y hemos visto muchas sorpresas: Japón ganando a Colombia y casi ganando a Bélgica, México ganando a Alemania, Rusia ganando a España. En el entrenamiento mental es importante desafiar lo que la historia ha dicho, y aterrizando este principio, si tu historia es siempre ser rechazado por cierto tipo de mujeres, necesitas irrespetar esa tendencia, ponerte la armadura y batallar contra esa realidad, o si nunca logras ganar más de cierto dinero porque tienes un techo histórico de lo que pueden ganar personas con tu profesión o experiencia, necesitas irrespetar eso y jugar a romper la historia, definirla nuevamente en tus propios principios. El irrespeto no es simplemente una actitud arrogante, es una actitud de trabajo y entrenamiento mental donde tú logras entender que estamos en una nueva edad de oro: estamos en la época donde suceden muchas cosas improbables. ¿Cuál es tu situación improbable? Trabaja muy duro y llega a irrespetar la tradición y la historia que te dice que es lógico que pierdas.

5-. Si eres poderoso y quieres conservar tu poder apela a la jerarquía: Si eres un equipo, empresa grande y quieres conservar el status quo de ganar, de dominar un mercado, necesitas apelar a la jerarquía, a la creencia de que si has ganado en el pasado seguirás ganando y que ese lugar no te lo quita nadie. No puedes confiarte, necesitas trabajo duro más la actitud de imponer respeto, miedo a tus rivales, intimidarles física, emocional o intelectualmente. Es preciso trabajar tu arrogancia y mostrar tus quilates. Un equipo que refleja esto es el Real Madrid en la Champions League. Aunque no lleve un futbol tan espectacular sus rivales sienten que ganarles es como escalar el Monte Everest, un desafío supremo. Este miedo, esta intimidación del poderoso los lleva al error y terminan perdiendo más por la suma de sus propios errores que el rival capitaliza de forma oportunista que por virtudes y excelencia del poderoso. Si eres fuerte y poderoso necesitas la humildad de saber que también debes entrenar y prepararte para tu reto como si enfrentaras a un equipo más fuerte que tú, subestimar a un rival tiene un alto costo y aumenta la probabilidad de la vergüenza de la derrota.

6-. La mente es fundamental para ganar: Se puede tener la habilidad técnica, pero si la preparación mental es deficiente no se podrá ganar. Es fácil observar cómo la mente cambia cuando empiezas ganando y cómo cambia cuando empiezas perdiendo, cuando tienes todo a favor y todo en contra. Lo que sigue a un gol, es una desconcentración masiva del equipo, que generalmente es aprovechada por el equipo contrario para incrementar sus ataques. La mente colectiva del equipo e individual de sus integrantes es fundamental para que a pesar de un resultado adverso se crea posible un empate o una remontada. Vimos un ejemplo de ello en el partido de Bélgica contra Japón por los octavos de final. Japón irrespetó la condición de favorito de Bélgica e irrespetó su posición de seguro perdedor. En un punto del partido iban 2-0 a favor de Japón, sin embargo la mente japonesa estaba mal preparada para la victoria, mientras que la mente Belga estaba muy bien preparada para la adversidad, por ello lograron empatar y voltear el marcador. La mente de Croacia es semejante a la Belga, en muchos partidos empezaron perdiendo, pero lograron voltear los marcadores y llevarse la victoria. ¿Cómo eres tú cuando estás ganando? ¿Cómo eres tú cuando asoman las dificultades? ¿Acaso te derrumbas y abres espacio a que se sumen más desgracias? ¿Acaso eres resiliente y combativo y decides darlo el todo por el todo para lograr lo que aparenta ser esquivo?

7-. ¿Qué tan inofensivo o peligroso eres? Esta reflexión la tuve mientras veía los partidos por octavos de final entre Colombia – Inglaterra y México – Brasil. Los colombianos y mexicanos teníamos en común que no lográbamos acercarnos al área de gol y cuando lo hacíamos los remates eran muy débiles, desviados, pases imprecisos, centros que las defensas interceptaban. Pero cuando llegaban al área los brasileños e ingleses la potencia y precisión de sus remates exigían el máximo de los defensores y del arquero. Algo parecido ocurre con las relaciones y la seducción, algunos dan muchos rodeos para acercarse y muestran inseguridad al mostrarse vacilantes e indirectos, son leídos por las mujeres como “no amenazantes”, en el sentido en que no suponen una emoción de excitación o de deseo, por lo cual fácilmente son catalogados como buenos conocidos o amigos. En cambio, otros mantenemos un enfoque mucho más rápido, de pocos pases pero largos, de proyección, y de “ataque” frontal y directo, con lo cual manifestamos rápidamente un espíritu coqueto, mostramos el deseo e “incomodamos” al mostrar nuestra intención sexual, por ello somos vistos como “peligrosos”, en el sentido en que saben a las claras que acercarnos significa que buscamos un desenlace romántico o sexual rápido. Las mujeres leen esto y catalogan a hombres así como coquetos, sexys, seductores y atractivos. Es fácil que permitan el desarrollo de la tensión sexual y esperan de nosotros una actitud directa.

8-. La fe es para los que no se han preparado: La fe en nuestras culturas es asociada a “esperar un milagro”, sin embargo omite elementos objetivos como el talento, el estado físico, la precisión táctica y la estructura estratégica. En nuestras culturas cuando el resultado es adverso invocamos a la fe, como una suerte de talismán emocional que nos lleva a un optimismo desmesurado. A veces pareciera que la fe está de nuestro lado, y milagrosamente aparece una individualidad que define, o un grosero error del rival que nos da la victoria. Sin embargo, esto es más una casualidad que una causalidad. La fe es un engaño fácil que nos aleja de darnos un feedback realista y crudo. Es preciso en ciertos momentos perder, para vernos en nuestra justa dimensión y hacer los ajustes necesarios. Seguramente el baño de realidad que tuvo la selección alemana al ser eliminada en primera ronda los lleve a volver mucho más peligrosos para Qatar 2022. Y recuerdo lo que decía Chicharito Hernández ante las preguntas que señalaban el pesimismo frente a la selección mexicana: “imaginemos cosas chingonas”. Es maravilloso imaginarlas y visualizarlas, sin embargo sin talento, sin trabajo fuerte, no hay muchas cosas chingonas que pasen en la realidad. Lo que Chicharito hizo fue un acto de fe, sin embargo México quedó donde siempre queda.

chicharito-imaginemonos-cosas-chingonas

9. Ascender requiere muchísimo trabajo duro, no hay atajos: Era más probable que la final la ganara Francia que Croacia. Porque ya han sido campeones mundiales y eso ya entró en su ADN de equipo, en su mente. Si pasó, volverá a pasar. Croacia lo tenía más difícil, y allí es donde la jerarquía y el pasado pesa. Para muchas selecciones el ascenso representa una o dos generaciones de trabajo duro, no es muy diferente de la realidad. Para que alguien suba uno o dos estratos quizá necesite dos generaciones, los resultados no los verá concretados sino en sus hijos un poco, pero sobre todo en sus nietos. Por ello insisto es que nuestra proyección es individual pero también generacional: nuestros cambios interiores serán el escalón sobre el que se levantarán nuestros hijos y nietos. El éxito de la noche a la mañana requiere cantidades descomunales de trabajo, delegar en otros, toda vez que será imposible para un solo individuo, y una mente única que se ha transformado y ha despertado. Los ejemplos en la historia son muy pocos, justamente por eso. Y el fútbol nos lo enseña, los procesos largos en general logran cambiar las mentalidades individuales y de los equipos y los lleva a mejores lugares, a mejores resultados. Pero es un proceso. Quienes odian los procesos suelen buscar los atajos, son los que se enriquecen ilícitamente, los que venden humo, sus resultados parecerán llamativos pero a la larga la falta de proceso se notará en que sus espectaculares resultados del corto plazo son resultados mediocres en el largo plazo. Colombia y México tuvieron la oportunidad de dar ese salto, México pasar a cuartos, Colombia superar los cuartos, pero la mente no les dio para ver el impacto que ese salto representaba generacionalmente, el hito que ello representaría, sería un antes y un después, sería un motivo de orgullo, sería ganar jerarquía, pero lo jugaron a la defensiva. Personalmente me entristeció.

10-. ¿Sólo le ganas a los equipos pequeños y fáciles? Hay dos mentalidades en el proceso, aquellos equipos que le ganan fácilmente a los equipos pequeños y aquellos que pierden siempre con los grandes, porque los enfrentan intimidados. En teoría de la motivación hablamos de un concepto, se llama “Desafío Optimo” y es que para aumentar tu confianza y tu auto eficacia necesitas empezar a enfrentarte a grandes. Sería fácil ganar siempre si te enfrentas e equipos (retos) fáciles, y ello no aumentaría tus capacidades, estarías en zona cómoda. En seducción ¿acaso eres bueno con mujeres inseguras de sí mismas y con problemas de autoestima y eres pésimo y miedoso con mujeres bellas, fuertes y seguras de sí mismas? Es curioso, pero algunos equipos pequeños muestran increíble fortaleza mental al quedar en grupos muy difíciles y resultan sorprendiendo. Otros equipos fuertes parecieran relajarse al saber que están ante partidos supuestamente fáciles, ganables y predecibles, sin embargo se pueden estrellar, como le pasó a la todo poderosa Alemania.

11-. Clave de liderazgo: Sí eres líder debes instalar en tu equipo de trabajo la ambición, el deseo de hacer historia, el marco de triunfo, el deseo de revertir la historia y la realidad y lograr lo improbable. Eso deberás acompañarlo mostrando específicamente cómo se va a lograr y entrenando las habilidades una y otra vez, para que logrando memoria muscular puedas hacer que esas habilidades se expresen de forma rápida e inconsciente. El mejor líder para mí en el mundial fue el técnico Croata, que cultivó estos atributos en su equipo y los llevó a estar muy cerca de un campeonato mundial. El peor líder sin duda fue Sampaoli, que dejó que un jugador estrella determinara su agenda y construyó un equipo alrededor de sus requerimientos para perjuicio del juego colectivo. Por grande que sea el talento de alguien en un equipo siempre deberás pensar en fortalecer al equipo como un todo y hacerlo autónomo y ganador cuando el jugador más talentoso no esté presente.

Estas lecciones son muy personales y en los comentarios me gustaría leer las lecciones que el mundial dejó para ustedes.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

—–

Si deseas cultivar y aprender a tener una mente determinada, motivada y ganadora, por favor escríbeme un mail a naxxxos@gmail.com con tu intención y te hablaré de mi plan de entrenamiento en mentalidad poderosa.