¿Ya sabes de qué va la vida o sigues creyendo que éste es juego es fácil?

Publicado en Ene 28 2019 - 6:00pm por Álvaro Bonilla

ya-sabes-de-que-va-la-vida-o-sigues-creyendo-que-este-juego-es-facil

Empezaré diciendo que he adoptado una serie de cambios en mi vida personal que obedecen a un razonamiento: la generación de nuestros padres y abuelos eran claramente más enfocados, productivos y abundantes de lo que somos nosotros.

¿Por qué?

Porque su vida era más simple y sencilla.

Tenían menos estorbos.

La tecnología ha traído increíbles avances, pero también es cierto que nos ha vuelto sus esclavos. No es sino salir a la calle para que veas que las personas caminan mirando su móvil y a duras penas mirando para no tropezar o no morir atropellados. Ve a un restaurante y observa cómo las personas no se dirigen la palabra por estar mirando sus chats de WhatsApp. Los hogares están cada vez más separados porque la atención y devoción que se debían mutuamente ya está en manos de las pantallas: la televisión, los computadores, las tablets y los celulares.

Ciertamente somos esclavos.

Hemos entregado nuestra atención a las pantallas.

La mayor parte de nuestra vida consciente estamos delante de una pantalla, ya sea por trabajo, ya sea por entretenimiento.

Creemos que descargando algunas aplicaciones manejaremos mejor nuestro tiempo.

Creemos que por estar conversando a través de redes sociales estamos teniendo algo de acción.

Creemos que por tener interacciones en Tinder estamos cortejando a una mujer y que de allí saldrán nuestras relaciones.

Con muchos de mis clientes es sorprendente ver que las personas no tienen ni idea de cómo y dónde socializar, los tiempos que corren hacen que sea más fácil refugiarnos en el entretenimiento en casa y no salir.

Tenemos video juegos, las mejores consolas, muchos se entreteniendo consumiendo horas de pornografía, entonces, ¿para qué salir y hacer una vida social como la tenían hace 60 o 30 años?

La comodidad nos ha perjudicado.

Hacer parte de una generación que sólo reclama derechos sin pagar el precio.

Creer que el mundo, las mujeres, les debe algo sólo porque eres tú.

Creerte el centro del mundo sólo porque recibes un montón de “likes” que no representan en la práctica nada.

Somos parte de la generación más maleducada, nihilista, delirante y malcriada.

¿Qué tenían las generaciones anteriores que ahora no tenemos y que los llevaron a tener logros extraordinarios?

  • Menos distracciones
  • No tenían cosas como la música o la televisión 24/7
  • No estaban llenos de pantallas por todos lados
  • Sus relaciones eran reales simplemente porque salían más
  • Un cuaderno y bolígrafo y organizaban y planeaban grandes cosas
  • No todos tenían calculadora y manejaban mejor sus finanzas
  • Escasa posibilidad de acceder a la pornografía y tenían mucho más sexo
  • Se enfocaban en el mediano y largo plazo y no en lo inmediato
  • Eran más racionales y menos emotivos
  • Tenían un carácter más fuerte, forjado por situaciones durísimas en lo económico y en lo social, no se movían porque un pendejo en redes sociales te hacía un mal comentario.
  • Tenían una ética del trabajo basado en sacrificio buscando beneficios de largo plazo, ahorro y dedicación ardua.
  • Tenían filosofías de vida más claras y criterios fundamentados, el relativismo no eran tan amplio y por ello disponían de referentes y criterios claros que inspiraban sus vidas. Tenían norte.

Hoy día, sólo consumimos y deseamos una vida basada en el hedonismo:

  • Pornografía y pajas diarias y al gusto
  • Los más jóvenes creen que la vida ideal es ser influencer en redes sociales y que vas a conseguir grandes marcas que te patrocinen por decir estupideces
  • Otros creen que van a pasar la vida viajando por el mundo
  • Otro piensan que la vida es tener a una súper modelo (o varias) y que la lograrás seducir con algunas frases de entrada y técnicas de seducción rata, así de fácil
  • Se quiere trabajar lo mínimo y descansar, dormir y viajar la mayor parte del tiempo
  • Quieren ser millonarios, cuando ser millonario no garantiza tu estabilidad financiera, lo único que lo hace es ser muy millonario, por eso ves a gente de Hollywood quebrada, porque el millonario compra y no siempre puede mantener su nivel de ingreso, pero eso son cosas que no te enseñan los gurús de “haz dinero mientras duermes”.

Lo que entendían las generaciones anteriores es que un estilo de vida necesita cómo sostenerse.

No es gratis.

De alguna parte debe salir el dinero.

Y el dinero sale trabajando muy duro, y cuando trabajas muy duro sabes que aunque sueñes viajar como los blogueros y youtubers viajeros necesitarás tener un hogar y necesitas financiar tus viajes, que no siempre serás joven y que necesitas preveer que no siempre se tiene salud de roble y que los imprevistos suceden y que no vas a tener patrocinadores para pagártelos.

No quiero dañarte tus sueños.

Sólo quiero darles perspectiva.

Y esa perspectiva es lo que la gente no te cuenta.

Pocos te dicen que han enfermado, que han tenido pérdidas, que se han equivocado en decisiones, que ha habido días donde no hay nada en la nevera, que has perdido dinero buscando crecer y has hecho una mala inversión.

Todos te venden la vida fácil.

Algunos, incluso, te muestran que todo es como chasquear los dedos, y llega el dinero y las mujeres.

Y si eres joven, ese marco mental, es demasiado superficial.

Hace poco terminé haciéndole terapia a un chico que asesora a otros a tener chicas, y lo asesoré porque me buscó porque una mujer lo volvió trizas. Pero el vende eso de cómo ser un super macho alfa con las mujeres.

Y aunque vende que vive una vida de lujo, me contó que tenía las cuentas en saldo rojo y por eso tardó en pagarme.

Es un chico que decidió volverse youtuber y no estudiar una carrera profesional, que porque Steve Jobs y Mark Zuckerberg no lo habían hecho y que no era necesario. Es un chico cuyos padres son inmensamente pobres, una historia muy difícil, pero decidió perseguir chicas en lugar de invertir sus ganancias en construir una vida mejor para sí mismo y para su familia. Un montón de chicas caprichosas no te van a pagar las cuentas y eres tú, quien necesita proveer en primer lugar para vivir una vida digna y luego para invitar a otras personas a conocer y compartir esa vida digna.

Ese chico no es ni Jobs ni Zuckerberg, es un niño que decide gastar todo lo que gana en fiestas para grabar videos con mujeres, que decide invertir su tiempo en salir y hacer daygame creyendo que será siempre joven.

Sólo quiero que seas pragmáticos, y entre más joven pienses de forma pragmático tendrás mejores resultados en el mediano y largo plazo.

Ser idealista es ser un hombre bueno.

El orden de las prioridades es:

Primero tu vida digna.

Segundo la vida digna de quienes te educaron y criaron, ayudar a tus viejos y más si han sido pobres y se han partido la espalda para que sacarte adelante en tu niñez y adolescencia, asumir tu responsabilidad con ellos.

Tercero, las mujeres y tus círculos sociales, invitarles a compartir tu mundo y tus cosas.

Y para el juego largo de la vida, porque el juego es largo, requieres tener habilidades sólidas, hay resultados que verás ahora, otros que verás en 5 años, otros que recibirás en 20. Por ejemplo, si fumas tendrás unos resultados diferentes en 30 años, si te ejercitas tendrás otra clase de resultados.

¿Qué decisiones para simplificar mi vida he tomado yo desde hace algún tiempo?

  • Tener el estilo de vida que a mí me gusta, no el que le gusta a otros.
  • Evitar los amigos que les encanta vivir una vida superficial basada en gastos de apariencia, porque al entrar en esos círculos terminas arruinado.
  • Preferir el cuaderno o una agenda a las aplicaciones de organización
  • Establecer tiempos de desconexión obligatoria de las pantallas
  • Privilegiar el ahorro sobre el gasto descontrolado
  • Evitar acumular, buscar reducir

A los que están sin pareja mi recomendación: Prefieran una mujer trabajadora a una que sólo piensa en tener a alguien que financie su estilo de vida narcisista y un nivel de gasto desmedido.

No te sirve la mujer que sólo quiere viajar y bailar, te sirve la que también se paga sus gastos y que trabaja.

Ser adulto es darte cuenta que eres un campesino moderno que debe trazar surcos en la tierra para sembrar y recoger. Que el exceso de entretenimiento no te deje viviendo en un mundo de ilusión.

La modernidad nos da muchos beneficios, pero tenemos que ganarlos, para que sean sostenibles y no solo la distracción a una vida sin propósito.

Mi amigo, no serás joven para siempre.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

——

Posdata 1: Recuerda seguirme en Twitter, estoy como @naxxxos, y en Instagram, estoy como @alvarobonillab