La necesidad de validación Vs. El reconocimiento en tu relación de pareja

Publicado en Mar 2 2020 - 2:45pm por Álvaro Bonilla

la-necesidad-de-validacion-vs-el-reconocimiento-en-tu-relacion-de-pareja

Apreciado amigo:

Ve de a pocos

Entrégate de a pocos.

Date tiempo para ilusionarte.

Entiende una cosa fundamental: tus emociones son importantes y tomarlas de forma poco seria y descuidada tendrá consecuencias.

No tomes de forma poco seria tus emociones y las emociones ajenas.

Sé un caballero, es decir, se confiable, no actúes como un estafador con las emociones de otras personas, y no actúes como si creyeras que eres más fuerte emocionalmente de lo que eres.

Entiendo que deseas sentir profundas emociones con una mujer.

Entiendo que quizá llevas mucho tiempo solo y que ha llegado el punto en el cual ni siquiera entiendes qué es lo que ha pasado.

No sabes si es que eres desagradable, poco atractivo, un maldito, si alguien ha maldecido tu linaje o si simplemente la soledad es tu karma en esta vida.

No sabes que cualquier explicación es una mentira que intenta explicar algo simple: no te has expuesto a conectar emocionalmente con las personas y, sobre todo con las mujeres.

No sabes que el camino es interior y que los ajustes exteriores sólo deben amplificar lo que descubres adentro.

Debes saber, amigo mío, que no necesitas que nadie te valide.

No necesitas ser aprobado absolutamente por nadie.

Que ninguna mujer tiene el veredicto sobre tu identidad.

Que solo tú tienes la misión de conocerte y de descifrar quién eres, que sólo tu tienes que definir qué decides creer sobre ti mismo, y que sólo tu debes tener el veredicto final de ti mismo.

Muchos, que no tienen ni su mente ni sus emociones debidamente entrenadas, buscan en sus relaciones de pareja aprobación, y para lograrla pagan altos precios, se comportan de forma sumisa, se comportan como mansos hombres buenos, se dedican a construir pedestales para sus parejas, como si fueran monumentos a alguna diosa griega, y se dedica a temer diariamente ser abandonado, se dedica a obsesionarse, se dedica a imaginar que sigue sin ser suficiente y que su pareja le será infiel, y por ello, su mente desordenada, ansiosa y lábil, no deja ni un minuto de pensarla.

Entonces, resulta que aprendiste técnicas de seducción y habilidades sociales, solamente para hacerte esclavo de las mujeres.

Aprendiste todo ello para estar sometido una y otra vez a tu necesidad de calmar la ansiedad a través del sexo.

Aprendiste todo ello para hacerte vulnerable y ceder el control a una mujer.

Todo porque no te apruebas, porque no te consideras suficiente y necesitas entregar demostraciones para ser validado y aceptado.

Y necesitas hacer alarde de tu aprobación en tus redes sociales, porque ser aprobado con una mujer, y tomarte una selfie, te da la aprobación también de los hombres.

Y para ello sometes tus emociones, en un proceso de idealización, constante necesidad de búsqueda de aprobación, de anestesia sexual para calmar la ansiedad.

El camino que yo te propongo, en cambio es el siguiente: tu legítima búsqueda es por ser reconocido.

Reconocimiento es diferente a validación.

Reconocimiento es ser visto.

Reconocimiento es comunicarte con una mujer y verte a través de su mirada.

Reconocimiento es también reconocer a esa mujer y verte en ella y deleitarte en aquellas cosas que compartes.

Reconocimiento es esa atracción que nos une.

Reconocimiento es estar frente a frente y vernos y decir “allí estás”.

Reconocimiento es un proceso emocional, es dejarse impactar por el otro.

Reconocimiento es ver que lo que soy impacta la realidad del otro. Que lo que me gusta, que lo que define mi vida, impacta al otro. Reconocimiento es que eso tan raro que me gusta leer o que es un hobbie impacta al otro.

Reconocimiento es saber que hay una mujer allí escuchando.

Reconocimiento es romper la ilusión de la soledad.

El reconocimiento es ser visto.

La validación es depender de su aprobación para tener cierta ilusión de felicidad.

La validación es competir por su aprobación.

La validación es comprar su aprobación con sometimiento y obsequios.

La validación es cambiar una comunicación auténtica por sobornos.

La validación es escoger ser tiranizado por una mujer que has deificado.

La validación es desigual por excelencia, uno carga y lleva la relación, el otro es cargado y exige con altas demandas ser llevado.

En cambio, el reconocimiento surge de verse como iguales, donde cada uno debe trabajar por la relación.

En la validación entregamos nuestras emociones a la otra persona, buscamos abrir todos nuestros espacios recónditos, no ponemos filtros, nos entregamos por completo a la primera.

En el reconocimiento hay cierto disfrute por vernos poco a poco, hay cuidado mutuo, no hay prisas, entiendes que te debes dar de a pocos porque la confianza no se regala, la confianza se gana, y la moneda de cambio de las emociones y de la confianza es la reciprocidad y el interés.

¿Cuál es el enemigo del reconocimiento?

La vergüenza.

Pero de ella hablaremos en el siguiente post.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!